Hummus con zaatar

El hummus puede ser una de las preparaciones más versátiles de la cocina. Este lo encontré en El gran libro de cocina vegana francesa, de Marie Laforet, del que podéis encontrar una reseña de Gastrocenicienta aquí. Yo lo único que tengo que añadir es que la traducción la ha hecho alguien que no está familiarizado con los términos de cocina ni con los ingredientes veganos. Puré de sésamo blanco, le dicen al tahini sin tostar. Cosas así.

Este hummus me gusta casi tanto como el del Candle Café, que ya sabéis que está en el top del hummus mundial.

Ingredientes:

  • 200 gramos de garbanzos cocidos (de 60 gramos de garbanzos secos)
  • 4 o 5 tomates secos en trozos pequeñitos
  • 1 diente de ajo picado
  • 45 ml de agua o del líquido de cocción de los garbanzos
  • 2 cucharadas de tahini
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de zaatar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • pimienta

Preparación:

El hummus no tiene ciencia alguna. Se trata de mezclar los ingredientes en un robot de cocina y batir hasta que quede la textura que a ti te guste. Luego se tapa, se deja enfriar en la nevera y se come con verduras crudas (crudités) cortadas en bastoncitos o con pan. El hummus dura en la nevera al menos 5 días (más no lo he tenido) y se puede congelar perfectamente.

Puede que con estas cantidades te quede más espeso de lo que te gusta. Pero eso tendrás que comprobarlo después de enfriarlo, porque cuando está recién hecho, está mucho más líquido de lo que luego se queda al final.