Bacon de tempeh

Bacon de tempeh
Bacon de tempeh

Kristy Turner tiene dos libros imprescindibles en el mercado: uno es But I could never go vegan. Y de ahí saqué esta receta de bacon de tempeh. Lo bueno, está tremenda. Lo malo, da para una ración de las mías, de mi pauta dietética. Pero es mucho bacon, aviso. Y, aunque mi pauta sean unos 200 gramos de tempeh, lo cierto es que con un par de lonchitas bastan para una ensalada individual y luego se puede ampliar la parte proteica con frutos secos, con legumbres o con un paté vegetal de lentejas o lo que tengáis a mano. ¿Tiene algo que ver con el bacon de tofu? Pues sí, claro. Ambos saben a bacon: este de tempeh, ligeramente más dulce.

¿Cómo se puede tomar? Yo lo tomo en ensaladas casi siempre. Pero se puede usar en bocadillos, con lechuga y tomate (es un bocata americano muy típico, el BLT -bacon, lechuga, tomate-) o en una pasta carbonara con crema de anacardos (sí, es una sopa de tomate: mira más abajo, que está la crema) y mucha cebolla. Eso está riquísimo.

Bacon de tempeh
Bacon de tempeh

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 1 cucharada + 4 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de humo líquido
  • 1 y 1/2 cucharaditas de vinagre balsámico
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • Unos toques de ajo en polvo
  • Unos toques de pimienta negra
  • 225 de tempeh
Bacon de tempeh
Bacon de tempeh

Preparación:

Mezcla la salsa de soja, el sirope de arce, 1 cucharada de aceite de oliva, el humo líquido, el vinagre balsámico, el comino, el ajo en polvo y la pimienta negra en un bol. Ponlo en una fuente honda grande. Sí, grande: vas a tener que poner el tempeh en una capa y cunde mucho.

Corta el tempeh en láminas finas y agrégalo a la marinada. Dale unas vueltas para que se impregne bien. Ponlo en una sola capa, para que se impregne bien. Mételo 1 hora en el frigorífico. Yo lo tapo con papel film o aluminio o un gorro de ducha de los que dan en los hoteles.

Cuando lo vayas a cocinar, saca la fuente del frigorífico y prepara un plato con dos capas de papel de cocina. Calienta 2 cucharaditas del aceite restante en una sartén grande (si tienes de hierro, mejor) y pon todas las tiras de tempeh que te quepan en una sola capa, sin superponerlas. Fríela 3 minutos por cada lado y ve usando la marinada restante para desglasar la sartén (es decir, para echarla a cucharaditas y raspar un poco el fondo con una espátula de madera para que no se pegue).

Cuando el tempeh se haya caramelizado, pásalo al plato con el papel de cocina. Añade el resto del aceite y haz las tiras que te queden del mismo modo.

Deja enfriar y guarda en el frigorífico 3 o 4 días, pero también se puede congelar.

Variación: si quieres hacer trocitos de bacon, desmenuza el tempeh, ponlo en la marinada, deja marinar una media hora y luego, cocínalo todo junto en una sartén, removiendo de vez en cuando, durante 10 minutos, hasta que la marinada se haya absorbido. Y ya lo puedes usar desmenuzado donde quieras.

Aliño de curry y almendras

Aliño de almendras y curry
Aliño de almendras y curry

Mi aliño favorito para las ensaladas es la vinagreta de toda la vida: pelín de sal, vinagre (del bueno, sea balsámico -ojo, no reducción, que es azúcar puro-, de vino tinto, de vino blanco o de arroz o manzana o sidra) y aceite. A veces hasta sin aceite. Pero, como ahora como más ensaladas que nunca, también estoy buscando otros aliños, para usarlos de vez en cuando y no cansarme. Entre otras cosas, porque sostengo y mantengo que mi dieta (no la de perder peso, la dieta en general, el modo de vida, digo) es bastante más variada que la de un omnívoro español de los de toda la vida, de esos que comen de todo pero en realidad no salen de 10 recetas en toda su existencia y no han visto una verdura en la vida. Yo no he repetido (casi) ninguna en el tiempo que hace que tengo el blog, que son cinco años. La receta es de Let them eat vegan, que yo no sé por qué Dreena Burton no saca nuevo libro ya.

Ojo, que ser vegetariano o vegano no significa comer mucha verdura. Yo, de hecho, comía poca. Ahora como muchísima: en verano más, porque el litro de gazpacho diario no me lo quita nadie y a eso hay que añadirle los 250-350 gramos de verdura que como en las dos comidas principales. La mitad de ella intento que sea cruda.

Para las ensaladas compré un centrifugador. Concretamente, éste de Tupperware, porque me fío mucho de los artículos de la marca. El único problema es que tienen presentadoras y siempre quieren hacer presentaciones: pasa como con la Thermomix, y por eso compré la MyCook. Yo quiero comprar los productos y ya está. Sí, soy así de asocial.

Esto me ha permitido usar más lechuga de toda la vida, de la que venden en las fruterías. No he abandonado las ensaladas de bolsa, que me parecen lo más cómodo del mundo para no tener que salir a comprar verdura todos los días, pero ya es un paso. Es que las ensaladas náufragas no me van.

Así que, a una de rúcula y espinacas (sí, y nada más: soy así de sosa, creo que una ensalada con dos ingredientes está bien: y con veinte también), le puse este aliño… y qué rico.

Es un aliño que se puede usar también para mojar crudités de apio, pimiento (si usáis de eso), calabacín…

Ensalada con aliño de almendras y curry
Ensalada con aliño de almendras y curry

Ingredientes para un bote de unos 400 gramos:

  • 85 gramos (1/2 taza) de almendras crudas
  • 2 y 1/2 cucharadas de vinagre de sidra
  • 1 cucharada de sirope de arce (la receta original pone 2, pero así ya queda bien. Se puede hacer sin él, ojo. Que yo adore el sirope de arce y lo mantenga no significa que no sepa que es azúcar).
  • 120 ml (1/2 taza) de agua
  • 1 diente de ajo sin el germen pequeñito
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado (yo esto ya no lo mido: corto un trocito pequeño de jengibre, lo pelo y así)
  • 1/2 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/8 cucharadita de curry
  • pimienta negra recién molida
Aliño de almendras y curry
Aliño de almendras y curry

Preparación:

Usa una batidora potente. ¿No tienes una batidora potente? Pues tendrás que poner las almendras a remojo en agua una media hora. Luego tiras el agua y tienes paciencia batiendo y parando el motor y ya está. Eso sí: quedará algo de textura, pero no importa: va a estar rico igual.

Pon todos los ingredientes en la batidora y bate muy  bien. Yo uso la MyCook: pongo los líquidos primero, luego los sólidos y luego el cestillo dentro del vaso para que no me salte todo. Lo pongo 1 minuto a velocidad 7-10, paro la máquina, saco el cestillo y raspo sus paredes y la base (ahí se quedan muchas almendras) y lo vuelvo a poner un par de minutos para que quede megacremoso.

Prueba. Puedes añadir más curry.

Ahora viene la parte de tomar decisiones: ¿lo vas a usar para poner en sándwiches o para mojar verduras crudas? Déjalo así. En el frigorífico, bien tapado, se espesará. Puedes añadir más agua después.

Si la usas como aliño de ensalada, lo querrás más líquido: créeme: a mí me gusta todo como pa enfoscar. Pero lo vas a querer más líquido. Añade agua, fría, un chorrito pequeño cada vez, dale vueltas con una cuchara y ve añadiendo hasta que quede con la consistencia que a ti te guste.

Yo lo guardo en la nevera bien tapado y lo consumo como máximo en dos días. Estas cosas se pueden congelar también. Luego, si se separa, se bate un poco y listo.

Coles de Bruselas caramelizadas y ahumadas

Coles de Bruselas
Coles de Bruselas

Las coles de Bruselas, que yo solo había probado en menestra congelada y que, en teoría, odiaba, saben amargas a veces. Un fin de semana que había comprado un kilazo a mi grupo de consumo, me dije que no las iba a volver a hacer al horno, sino que iba a probar otra clase de preparación. La idea de añadir un toque dulce (sí, el azúcar añadida, cuanta menos, mejor: ya lo sabemos. Ahora, dejadme usar un poco de sirope de arce) la vi en no sé qué libro, así que no puedo decir de dónde he sacado la inspiración. Debería tener menos libros de cocina. Claro que luego voy a Portugal y me compro esto:

Mis primeros libros de cocina vegana en portugués

No tengo remedio. Libro vegano que veo, libro que compro.

Pero yo iba a hablar de coles de Bruselas.

Para que las coles de Bruselas no amarguen, es mejor hervirlas unos 5 minutos y luego pasarlas corriendo a un bol con agua muy fría: es decir, con hielos dentro. Eso lo dice Harold McGee. Si no queréis hacer este paso, se puede añadir un pelín de sirope de arce.

Virginia García (es decir, Gastronomía Vegana y CreatiVegan) escribió un artículo sobre cómo cocinar coles de Bruselas.

Cuando llevaba una hora picando un kilo de coles de Bruselas, cortándoles el rabito, quitándoles las hojas del exterior y eso, harta de las verduras, que llevaba el fin de semana entero picando verduras, mi amiga Claudia me dijo: «¿Y la MyCook?» Y mi respuesta fue: «Pero yo por qué no pienso». Usad los aparatos de cocina, no seáis como yo. Pensad. ¿Cuarenta minutos de tu vida picando coles de Bruselas o 10 segundos en un robot?

Composición de las coles de Bruselas

Ahora que venden salchichas con potasio y cereales con mucha azúcar y muchas vitaminas, yo diré que, según el Cron-O-Meter, 100 gramos de coles de Bruselas tienen Omega 3, un poquito de proteínas (con todos los aminoácidos: cistina, histidina, isoleucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano, tirosina y valina). También tienen vitamina B1, B2, B3, bastante B5, colina, ácido fólico, y vitaminas A y C como para parar un tren. Y vitamina K como para parar un avión. Y minerales: también tiene minerales, como el zinc, el sodio, selenio, potasio, fósforo, manganeso, magnesio, cobre, hierro y calcio.

Confieso que no sé para qué sirve absolutamente ninguna vitamina ni ningún mineral, pero tienen nombres chulos y de los pocos que he buscado dice la Wikipedia que son esenciales para la vida. Así que comed coles de Bruselas.

Coles de Bruselas aromáticas
Coles de Bruselas aromáticas

Ingredientes:

  • 500 gramos coles de Bruselas, ya limpias y picadas
  • 1 cucharadita de sirope de arce
  • 1 cucharadita de humo líquido
  • aceite de oliva

Preparación:

Calienta una sartén grande con aceite de oliva (yo cubro el fondo con una capa finísima; es decir, 1 cucharada o cucharada y media). Cuando la sartén esté caliente, añade las coles de Bruselas y remueve. Las coles tardan poco en hacerse: si son muchas, unos 7 minutos: si son menos, menos tiempo. A mí me gusta que crujan un poco y que queden enteras, porque además una cocción prolongada acaba con su color. A mitad de cocción, cuando lleven 3 o 4 minutos, añade el sirope de arce y el humo líquido y dale unas vueltas. Finaliza la cocción y listas.

Les puedes añadir frutos secos, o después o en la misma sartén donde las haces.