Salchichas con alubias pintas

23066830386_bdc52b977f_z

Es la primera vez que hago salchichas. Sí. Tengo un libro de salchichas tradicionales (tengo varios, de hecho) y me he propuesto tunear recetas,  a ver si algún día hago una receta propia. Algún día. Bueno, alguna tengo aquí en el blog. De todos modos, tampoco es un tema que me preocupe, porque nadie nació sabiendo y yo he comenzado a cocinar en serio muy tarde. Cocinar algo más elaborado que abrir una bolsa de ensalada y pasarme un filete a la plancha, algo que no hago desde hace creo que cuatro o cinco años. Por supuesto, cuando voy a probar algo nuevo, una decide ir sobre seguro y la receta es de mi muy manoseadísimo Isa Does It, de mi nunca bien ponderada Isa Chandra Moskowitz. Si os apañáis con el inglés, este libro es imprescindible porque las recetas no tardan mucho.

Ingredientes para 8 salchichas tamaño catedral:

  • 160 gramos de alubias pintas cocidas
  • 450 gramos de caldo vegetal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • 360 gramos de gluten
  • 30 gramos de levadura nutricional o de cerveza
  • 2 cucharaditas de ajo en polvo
  • 2 cucharadas + 1 cucharadita de semillas de hinojo trituradas en un molinillo (sin hacerlas polvo)
  • 4 cucharaditas de pimentón ahumado
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • pimienta negra al gusto

23104133601_c0d327900d_z

Preparación:

Prepara el aparato para cocer al vapor. Y 8 láminas de papel de aluminio.

En un bol grande, machaca las alubias con un tenedor hasta que no quede ninguna entera. Agrega el caldo vegetal, el aceite de oliva y la salsa de soja y remueve bien. Añade ahora, por este orden y removiendo un poco cada vez, el gluten, la levadura de cerveza o nutricional, el ajo en polvo, las semillas de hinojo, el pimentón, el tomillo y unos toques de pimienta. Remueve con un tenedor hasta que todo se integre y luego amasa un ratito con las manos.

Divide la masa en 8 partes (cada salchicha pesa unos 140 gramos) y pon cada una de las partes en un trozo de papel de aluminio. Dales forma de salchicha (tampoco te preocupes porque queden perfectas, porque luego se expanden y además, es que como las industriales no van a quedar). Hazlas larguitas (de unos 13 cm. de largo) porque quedarán gordotas. Envuelve cada salchicha en papel de aluminio como si envolvieras un caramelo y cierra los extremos.

Ponlos en el cocedor de vapor y cuece 40 minutos.

Para comerlas, las puedes comer tal cual o freírlas un poquito para calentarlas con aceite de oliva o en una parrilla. Yo en la foto, como veis, les he puesto un poquito de salsa barbacoa (comprada, pero la tengo que hacer casera). Si las guardas en la nevera una vez frías, envueltas en papel film, durarán cinco días.

Esta receta congela muy bien. Para congelarlas, deja que se enfríen, desenvuélvelas y ponlas en una bolsa de congelación. Deja descongelar en el frigorífico durante toda la noche antes de calentar y servir. Duran un mes.

Hamburguesas de remolacha cruda

Receta de Isa Chandra Moskowitz, del Isa Does It, que para eso tiene recetas que no implican estar tres horas en la cocina. Aunque yo, cuando me meto a cocinar, tardo mucho. No sé si es que yo soy una tardona o qué, pero es alucinante lo que tardo en hacer un plato que, en teoría, está listo en un pispás. Está un pelín tuneada, eso sí lo voy a decir. Porque ya no tengo miedo de quitar y poner ingredientes.

La receta original pide pasta de almendras. Yo no tenía, pasaba mucho de comprarla y usé mantequilla de cacahuete de MyProtein, que me la regalaron y es 100 por 100 cacahuete y no tiene grasas hidrogenadas, sal ni azúcar. Además, la receta original lleva media cucharadita de sal. Pero la remolacha es dulce. Si las vais a hacer para ponerlas en pan de hamburguesas, con su ketchup y sus cosas, poned 1 cucharadita de sal, porque con media quedan, para mi gusto, excesivamente dulces. De todos modos, no hay nada como meter los dedos en la masa y probarla.

Ingredientes para 4 o 6 hamburguesas:

  • 255 gramos de arroz integral cocido y frío
  • 195 gramos de lentejas pardinas cocidas y frías
  • 110 gramos de remolacha cruda rallada
  • 60 gramos de pan rallado
  • 60 gramos de cebolla picada muy fina
  • 30 gramos de mantequilla de cacahuete (por favor, que solo tenga cacahuetes. Yo usé la de MyProtein). La receta original habla de mantequilla de almendras.
  • 1 cucharadita de tomillo seco desmenuzado
  • 1 cucharadita de mostaza en grano
  • 1/2 cucharadita de semillas de hinojo
  • De 1/2 a 1 cucharadita de sal
  • 2 dientes de ajo muy picados o rallados con un rallador Microplane

Preparación:

Hay que cocer las lentejas y el arroz antes. Y dejarlos enfriar. Lo podéis hacer por la noche. También hay que pelar y rallar la remolacha: yo tengo un rallador eléctrico que las deja muy finas, pero se puede hacer con una mandolina, que era lo que me tenía que haber comprado en vez del rallador, o con un rallador manual. O a cuchillo, muy pacientemente. Tiene que quedar muy finita para que se integre con la masa.

Pon la remolacha, el arroz y las lentejas en el robot de cocina o en la picadora y pulsa unas cuantas veces: lo justo para que todo se integre, pero que no quede un puré, que no queremos hacer hummus. Tiene que quedar con una textura parecida a la carne picada.

Ahora, pasa esta mezcla a un bol y añade todos los ingredientes restantes de la receta. Usa las manos (bien limpias) para mezclarlo todo muy bien. Puede llevarte un minuto o dos, pero verás cómo la masa se transforma en eso: en una masa compacta.

Pon la masa en el frigorífico para que se enfríe durante media hora.

Ahora, forma las hamburguesas. Yo usé un aro de emplatar, como muestra Isa Chandra Moskowitz en esta imagen:

Foto de la web de Isa Chandra Moskowitz

No te preocupes por las marcas de los dedos, porque desaparecerán cuando le des la vuelta a la hamburguesa. Si quieres, aplástalas un poquito con una espátula y desaparecerán del todo, pero yo no hice tanta floritura.

Ahora las puedes envolver en papel film y congelar. Cuando las vayas a freír, calienta una sartén (si tienes una de hierro, mejor que mejor) a fuego medio, añade aceite y pincela la superficie y pon las hamburguesas, desenvueltas y directamente del congelador, en la sartén. Tapa la sartén y déjalas 6 minutos por cada cara.

También puedes freírlas durante 6 minutos por cada cara una vez hechas y congelarlas ya fritas. Así luego, cuando las saques, solo las tienes que poner un poco en el microondas y están listas para comer. Las hamburguesas se te churruscarán un poquito y quedarán crujientes por fuera y blanditas por dentro.