Misto di legumi con verduras

Misto di legumi (crudo)

¿Qué es el misto di legumi? Pues es una cosa que compré en Italia. Y es una mezcla de legumbres: hay judías borlotti (que son nuestras judías pintas), judías cannellini (que son las alubias blancas de toda la vida), lentejas verdes, lentejas rojas, black eyed peas (o, en español, carillas -las que tienen un ojo negro-), guisantes partidos y también tienen cereales, como la cebada perlada. Cada una de ellas tiene un tiempo de cocción y a mí se me ocurrió hacerlas a fuego lento… lo que implica que, con una olla rápida, hubiera tardado 20 minutos y así se tardan dos horas… o dos horas y media. Yo quité el fuego a las dos horas, porque a mí (y soy la única persona que conozco a la que le pasa eso) las judías blancas me gustan más bien duritas… Y porque ya estaba harta de esperar, todo hay que decirlo. ¿Os he dicho que para la cocina hay que tener paciencia? Pues yo no la tengo. Sobre todo cuando he desayunado a las ocho y son casi las cuatro y no he comido nada más. Pero, si no queréis invertir tanto tiempo, poned la olla rápida y listo. En teoría, hice para cuatro raciones, pero luego descubrí que sale tal cantidad de caldo que es suficiente para ocho personas.

Misto di legumi

Ingredientes para 8 raciones:

  • 1 nabo en dados
  • 2 zanahorias peladas y cortadas en dados
  • 1 cebolla en dados
  • 100 mililitros de vino blanco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo picados
  • 320 gramos de legumbres secas (misto di legumi)
  • sal
  • agua

Preparación:

Antes de comenzar a preparar el plato, el misto di legumi se prepara como todas las legumbres. Es decir, hay que ponerlo a remojo en agua durante al menos 6 horas. Luego se escurrirá para utilizarlo.

Calienta el aceite a fuego medio en una cacerola. Pocha el ajo durante 1 minuto. Luego, añade la cebolla y fríela, removiendo, de 5 a 7 minutos, hasta que veas que está transparente. Agrega ahora las zanahorias y el nabo. Rehógalas 5 minutos más, removiendo de vez en cuando. Agrega el vino, sube el fuego y deja evaporar. Esto te llevará unos 5 minutos, más o menos.

Añade ahora las legumbres, bien escurridas. Añade agua hasta que cubra las legumbres y las verduras al menos unos 3 centímetros. Sube el fuego y lleva a ebullición. Verás que se forma espuma en la superficie. Quítala con una espumadera y añade otro vaso de agua fría. Lleva a ebullición nuevamente, quita la espuma que se forme y agrega otro vaso. Haz esto otra vez más.

Tapa la olla y baja el fuego. Si usas olla rápida, sigue las instrucciones (generalmente, consisten en tapar, ponerla en el número 2 y esperar a que salga vapor) y tenlo unos 20 minutos, a fuego bajo (pero cuidando de que siga saliendo vapor: yo lo suelo poner en el 3 de la vitrocerámica). Lo puedes tener 18 y luego despresurizarla y terminar la cocción al fuego, normalmente, durante otros 10 o 15 minutos más, hasta que veas que las alubias están hechas. Si no usas olla rápida, tapa la olla, baja el fuego y deja cocer las verduras unas dos horas o dos horas y media (tendrás que ir probando, porque el plato estará listo cuando las alubias estén a tu gusto).

Sopa de verduras para las noches frías

Definitivamente, no sé calcular. En las recetas que escojo pone «para cuatro personas». Yo la hago y me salen seis tuppers. U ocho. Y mi congelador tiene tres cajones nada más, así que me las veo negras para meterlo todo, porque no quiero estar tres semanas seguidas comiendo exactamente lo mismo, día tras día, para vaciarlo. Así que aquí tengo diez raciones de una sopa de verduras muy suave porque se me olvidaron la mitad de los ingredientes y ni le eché hierbas ni le eché nada, solo las verduras, agua y sal… Pero está muy rica. Es decir, no es una sopa sabrosa sabrosa de estas de «oh Dios mío qué explosión de sabor en la boca». Es una sopa para esas noches frías en las que un caldito con verduras es lo que mejor sienta del mundo…

Ingredientes para 10 raciones:

  • 2 zanahorias
  • 1 nabo
  • 1 puerro
  • 1 coliflor pequeña
  • 1 ramita de apio sin los hilos
  • 1 cebolleta
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • sal
  • agua o caldo vegetal

Preparación:

Es mejor tener las verduras preparadas con antelación. Ni que decir tiene que le podéis echar las verduras que queráis (un par de tomates vendrían muy bien, por ejemplo, y alguna hierba aromática, como perejil o albahaca o romero si es que os gustan).

Limpia y trocea el puerro y ponlo a pochar en una cacerola, a fuego medio, con la cucharada de aceite. Pela las zanahorias, córtalas en juliana, y añádelas cuando hayan pasado unos cinco minutos. Agrega el nabo, pelado y en cubitos. Lava la coliflor, sepárala en ramilletes y añádelas a los cinco minutos también. Hay que ir removiendo las verduras en el aceite para que no se quemen.

Trocea la cebolleta, añádela a la cazuela y dale unas vueltas durante 3 o 4 minutos. Luego, agrega el apio cortado en trocitos pequeños. Agrega sal al gusto (yo le puse algo más de media cucharadita de las de café) y agua o caldo vegetal hasta que cubra las verduras. Sube el fuego, lleva a ebullición y deja que cueza. Una vez que haya roto a hervir, tapa la olla, baja el fuego, ponlo a fuego bajo y deja cocer unos 20 minutos. Apaga el fuego y deja reposar la sopa para que se mezclen bien los sabores antes de servir.