Muffins de limón y semillas de amapola

Muffins de limón y semillas de amapola
Muffins de limón y semillas de amapola

Estos muffins aparecen en todos los libros de cocina veganos y omnívoros americanos que en el mundo han sido, en varias versiones: en magdalenas, en bizcochos… Huelen maravillosamente bien. Una recomendación: hay que rallar dos limones, así que procurad escogerlos ecológicos, en la medida en que podáis. Y, como siempre, tened cuidado de no rallar la parte blanca, porque amarga. La receta es de la segunda edición de Vegan with a vengeance, de Isa Chandra Moskowitz, señora a la que adoro porque TODO sale bien. También necesitáis un tamizador (os vale un colador de malla, si no tenéis uno). Y un rallador para la piel del limón y un molde de muffins, claro. Y un horno. Muy importante, lo del horno.

Ojo: con esa cantidad de zumo de limón saben mucho a limón. Están ácidos. A mí, obviamente, me encantaron, pero si no os gustan, poned la mitad: la masa no sufrirá. Lo digo porque a alguna gente le encantaron y otras los dejaron en la mesa al primer mordisco.

Ingredientes para 12 muffins:

  • 265 gramos (1 y 1/2 tazas) de harina todo uso
  • 60 gramos (1/4 taza) de azúcar
  • 1 cucharada de polvo de hornear
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 125 ml (1/2 taza) de leche de almendras sin endulzar
  • 180 gramos (3/4 taza) de yogur natural de soja (2 yogures)
  • 70 gramos (1/3 taza) de aceite de girasol
  • 60 ml (1/4 taza) de zumo de limón (1 limón y medio, de los grandecitos, pero no enormes)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharadas de ralladura de limón (la piel de 2 limones grandecitos)
  • 1 cucharada de semillas de amapola

Preparación:

Precalienta el horno a 180º C y prepara un molde de muffins de 12 cavidades, o bien engrasándolo con aceite o bien con papelitos de magdalenas.

En un bol grande, tamiza la harina, el azúcar, el polvo de hornear y la sal. Mezcla bien.

Crea un volcán en el centro y agrega la leche, el aceite, el yogur, el zumo de limón, el extracto de vainilla y la ralladura de limón. Remueve con una cuchara de madera. Cuando vayas por la mitad del removido, agrega las semillas de amapola.

Rellena los moldes de muffins unos 2/3 de su capacidad. Yo uso una cuchara de helado con expulsor. Hornea de 20 a 25 minutos, hasta que estén hechos, lo que comprobarás como se comprueban todos los bizcochos: insertando un palillo de madera en el centro: si sale limpio, es que están.

Sácalos del horno con la ayuda de unas manoplas, porque no te quieres abrasar las manos. Déjalos reposar 2 minutos y luego pásalos a una rejilla de repostería.

Bizcocho de chocolate y café

Esto son unas magdalenas hechas con una mezcla de bizcochos que hice hace tiempo. Pero antes…

Muffins de chocolate
Muffins de chocolate

Antes que nada, feliz año nuevo. Yo soy de la máxima de… Pues mira, no se sabe si es de Bernard Shaw o de Thomas Szasz (Shaw, por cierto, era vegetariano): «Life is not about finding yourself. Life is about creating yourself», que podríamos traducir como «la vida no va de encontrarse a uno mismo. La vida va de crearse a uno mismo». Como nunca sabemos qué nos deparará, vamos a intentar aprovecharla bien. A pesar de las ausencias.

Yo comencé el año homenajeando a mi padre y viendo el concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena. Si os lo perdisteis, aquí está:

También se puede ver otra vez, conectando la tele al ordenador y desayunando un café y estos bizcochos, porque el año comienza cuando uno quiere.

¿Os acordáis de la mezcla para bizcochos que hice hace un tiempo? Pues la usé en Navidad para un bizcocho, unos brownies y unos muffins. La masa es la misma, pero los ingredientes no. Quedan riquísimos, todos ellos. En el blog hay pocas recetas de postres, a pesar de que, en este ambiente obesogénico en el que vivimos, son los que más visitan dan: amo los postres, yo soy más de dulce que de… ay, no: a mí me gusta todo, la verdad. Eso sí: con los dulces procuro cortarme. Los como muy esporádicamente. Y la Navidad y los cumpleaños me parecen una fecha propicia para echarle azúcar a la vida, qué queréis que os diga.

Este bizcocho es de los más jugosos que he probado. A mí me gustan los bizcochos jugosos, no secorros. Los secorros me parecen un horror. Pues bien: este es como el bizcocho vegano de chocolate que publiqué hace años (en 2013: sí, hago pocos dulces). Jugosísimo. Exquisito.

Ingredientes:

  • 640 gramos (4 tazas) de mezcla para bizcochos de chocolate
  • 470 ml (2 tazas) de agua hirviendo
  • 100 gramos (1/2 taza) de aceite de girasol
  • 2 cucharadas de vinagre de sidra
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla

Preparación:

Precalienta el horno a 180º C. Engrasa un molde de bizcochos. Yo lo hago derritiendo margarina (1 cucharada) y agregando 1 cucharada de cacao en polvo. Se mezcla y con eso se pincela el molde. El mío es un molde de bundt de Nordic Ware.

Pon en un bol grande la mezcla para bizcochos. En otro bol más pequeño, mezcla el agua, el aceite, el vinagre y el extracto de vainilla. Haz un volcán en la mezcla de bizcochos y agrega los líquidos. Ahora, bate, durante al menos 30 segundos a baja velocidad, con una batidora de varillas.

Pon la mezcla en el molde. En el de bundt hay que echarla por el mismo lado, que ella ya solita se va acomodando. Dale unos golpes al molde contra la encimera, con cuidado, para que se asiente bien la masa y métela al horno, unos 50 minutos. A ver, esto es orientativo, porque cada horno calienta como le da la gana aunque tú lo programes a 180º C, así que a partir de los 45, id comprobando si está hecho. Yo lo tuve algo más de una hora.

Una vez hecho el bizcocho, lo que comprobarás introduciendo un palillo de madera (si sale limpio, es que está hecho), saca el molde y ponlo encima de una rejilla durante 10 minutos. Una vez pasados esos diez minutos, ya lo puedes desmoldar. Ponlo sobre una rejilla para que se enfríe y listo.

Paso de los bizcochos y quiero hacer muffins:

Eso es lo que hice yo también (pongo fotos de los muffins porque el bizcocho no me salió bien del molde: sí, estas cosas pasan a veces, porque creo que me cargué un poco ese molde precisamente, cuando yo era joven e inexperta y hacía bizcochos y los desmoldaba sin esperar los 10 minutos de rigor. ¿Qué podemos hacer cuando nos ocurre eso? En El rincón de Bea lo explica Bea Roque muy bien. Nota mental: comprar KH7).

Pues se engrasa con margarina un molde de muffins de 12 cavidades o se colocan papelitos. Se vierte la masa en ellos (sobra un poco, por cierto, si lo hacemos con papelitos) de manera que los rellenemos hasta arriba (no son cupcakes, no necesitan 2/3 de la masa nada más: son muffins, se rellenan hasta arriba) y se tienen en el horno a 180º C de 20 a 30 minutos (yo los tuve 30). Estarán hechos cuando al insertar un palillo en el centro salgan limpios.

Se sacan, se esperan un par de minutos y luego, con mucho cuidado, se pasan a una rejilla de repostería para que se enfríen. Se prepara café y se merienda. Mejor con amigos.

Not nogg – Ponche

Not nogg. Ponche de huevo vegano.
Not nogg. Ponche de huevo vegano.

El ponche de huevo es una bebida que tiene leche, azúcar y huevos. Y aquí, Miyoko Schinner no usa ninguna de las tres cosas, porque, ya que vas a innovar en la cocina, innova bien. Ea. Sí que lleva azúcar añadida, ojo, porque el sirope de arce es un azúcar añadido. Pero es Navidad, va a empezar el 2017 y esperemos que sea mejor que las cinco últimas semanas del 2016, que fueron el puto caos y la mierda enteros, uno detrás de otro, pero en las que también hubo momentos especialísimos. A saber: una borrachera con amigos, una charla con adolescentes y preadolescentes en Granada, mucho amor, muchas risas. Hablando de borracheras, esto también lleva alcohol, pero no en cantidades industriales. Si hay niños, se omite.

La  jarrita tan mona la compré en A loja do gato preto. Viene con un azucarero, pero yo lo compré todo por la jarra.

Ingredientes para algo más de 1 litro:

  • 1 litro de leche de almendras sin azúcar añadido
  • De 160 a 250 gramos (de 1/2 a 3/4 de taza) de sirope de arce (yo puse media taza y ya queda bien dulce)
  • 70 gramos (1/2 taza) de anacardos. Si vuestra batidora no es muy potente, remojadlos al menos una hora antes y tirad el agua de remojo.
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
  • 120 ml (1/2 taza) de brandy o de ron (yo puse ron)
Not nogg. Ponche de huevo vegano.
Not nogg. Ponche de huevo vegano.

Preparación:

Pon la leche, el sirope de arce, los anacardos y la vainilla en la batidora y bate bien hasta que sea una crema y todos los anacardos estén bien molidos. Pásalo a un bol grande, añade el ron o el brandy y la nuez moscada y mezcla. Sirve en vasos: los puedes decorar con nuez moscada también. Embotella, tapa bien y mete en la nevera: durará allí tres o cuatro días.

 Solidifica, por cierto. Cuando lo vayáis a servir, hay que agitar mucho la botella. Sin romperla.