Sopa de alubias negras con leche de coco

La receta de este libro está tomada de 50 simple soups for the slow cooker, de Lynn Alley, pero queda muy líquida. Bueno, también pudo quedarme más líquida porque me equivoqué con los tomates y puse tomate triturado en vez de tomate en cubos (que los compré de bote). A mí me gustan las sopas más espesas. Así que ajusté la cantidad de líquido. De sabor, eso sí, fantástica. Las alubias, en la olla de cocción lenta, se cuecen de manera que quedan enteras y nada pastosas. También puede que queráis ajustar la cantidad de tiempo, si es que os gustan más blandas.

Ingredientes para 6 raciones:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 400 gramos de alubias negras secas, puestas a remojo la noche anterior
  • Un trocito de alga kombu
  • 4 tazas de agua (920 gramos)
  • 240 gramos de tomate picado en cubitos: pueden ser de bote
  • 1 cucharadita de semillas de comino ligeramente machacadas con el mortero
  • 1 lata de unos 400 gramos de leche de coco
  • 1/4 taza de cilantro fresco
  • sal al gusto

Preparación:

La receta original, por si os gustan las sopas más claras, pide 6 tazas de agua, que son 1380 gramos. Yo no tenía tomate picado, así que le puse triturado, y por eso ajusté la cantidad de líquido.

Calienta el aceite en una sartén y saltea la cebolla a fuego medio hasta que esté ligeramente dorada, unos 10 minutos.

Enjuaga las alubias y ponlas en la olla de la slow cooker, con las cebollas fritas, el agua, el alga kombu y los tomates. Tapa y cocina en LOW durante 8 horas o hasta que las alubias estén tiernas y a tu gusto.

Agrega el comino, la leche de coco y sal al gusto. Continúa cocinando de 1/2 a 1 hora. Yo lo tuve una hora más. Apaga la olla, ponte guantes, saca la sopa, ponla en boles y sírvela con cilantro fresco.

Feijoada

La feijoada es un plato típico de la cocina brasileña que tiene carne a raudales. En el libro Viva Vegan, de Terry Hope Romero, ofrecen una versión con setas: ella usa champiñones Portobello, pero aquí están a precio de sangre de unicornio y además, el único sitio en el que los encontré fue en un supermercado, en una bandeja llena de humedad mezclados con otras setas. Como me niego rotundamente a comprar en los supermercados productos frescos, que para eso tengo la frutería debajo de mi casa, usé un tarro de mezcla de setas en conserva que compré allí un día que no tenía muy claro qué hacerme de cenar… El humo líquido sí que se compra en el supermercado…

Ingredientes para 8 raciones:

  • 350 gramos de alubias pintas secas, puestas en remojo la noche anterior (la receta original pide alubias negras)
  • 1250 mililitros de agua para cocer las alubias
  • 1 cucharadita de sal para las alubias
  • Un trocito de alga kombu para cocer las alubias
  • 2 hojas de laurel
  • 120 gramos de soja texturizada fina
  • 460 mililitros de agua hirviendo
  • 53 gramos de aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo pelados y picados
  • 450 gramos de cebolla pelada y picada
  • 75 mililitros de vino tinto
  • 225 gramos de champiñones Portobello, sin los tallos y picados a rodajas (yo usé una mezcla de setas pequeñas sin cortar)
  • 1 cucharadita de humo líquido
  • 1 y 1/2 cucharaditas de comino molido
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • 1/4 cucharadita de copos de chile
  • 460 mililitros de caldo vegetal
  • sal al gusto
  • pimienta negra
  • arroz para servir

Preparación:

Una vez puestas las judías a remojo toda la noche, escúrrelas, enjuágalas y ponlas en una olla rápida con la cucharadita de sal y el agua, las dos hojas de laurel y el alga kombu. Desde que comienza a salir la presión, en mi olla son 20 minutos hasta que están listas. No las escurras. Resérvalas.

Mezcla, en un bol, la soja texturizada y el agua hirviendo durante 15 minutos. La soja se hinchará porque absorberá el agua. Cuando esté lo suficientemente fría como para que puedas manipularla con las manos, ponla en un colador de malla y aprieta para retirar la mayor parte del agua. Reserva.

Calienta una cacerola a fuego medio. Añade el aceite de oliva, caliéntalo y, cuando esté caliente, agrega el ajo picado. Fríe a fuego medio hasta que comience a chisporrotear y a desprender aroma, lo que te llevará unos 30 segundos.

Añade la cebolla y fríela, removiendo de vez en cuando, de 6 a 8 minutos, hasta que esté transparente.

Echa el vino en la cacerola y sube el fuego para que hierva. Desglasa la olla si se ha pegado algo de la cebolla frita. Baja el fuego, vuelve a ponerlo a fuego medio y ahora añade los champiñones, el humo líquido, el tomillo, los copos de pimiento rojo y la soja. Deja cocer 10 minutos.

Ahora, coge 2 tazas de alubias, con su caldo (515 gramos) y hazlas puré con la batidora. Reserva.

Pon el resto de las alubias, con su líquido de cocción, en la cazuela de los champiñones y la soja. Agrega el caldo vegetal y remueve. Añade el puré reservado, prueba y rectifica de sal. Llévalo a ebullición a fuego alto, baja el fuego, tapa la cazuela parcialmente y remueve de vez en cuando durante los 30 o 40 minutos que lo tendrás cociendo, hasta que veas que ha espesado. Añade pimienta recién molida y sirve con arroz cocido.

Minestra di farro (a mi manera)

Tomada de aquí.

Como me traje cantidades ingentes de farro, y en mis libros veganos vienen pocas recetas con ellas (debe de ser que en Italia es muy conocido, pero no así en otras partes del mundo), busqué por internet. No tengo ni idea de italiano, pero he comprobado que, con sentido común y un poco de ayuda del diccionario (o traductor simultáneo -aunque con éste, hay que inventarse la mitad), se pueden hacer maravillas. Realmente no es el sabor que yo recuerdo, porque la tuneé añadiéndole tomate concentrado para no tirarlo y porque la recordaba rojita… y porque en otras recetas se lo ponen. Pero ha quedado demasiado roja. De todos modos, está muy rica.

Ingredientes para 6 raciones de las mías:

  • 80 gramos de alubias pintas (de las manchadas: alubias borlotti)
  • 240 gramos de farro
  • 3 dientes de ajo
  • 1 tallo de apio
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla roja
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • salvia al gusto, mejor fresca
  • sal al gusto
  • 1 litro de agua
  • 1 trocito de alga kombu
  • 2 cucharadas de tomate concentrado

Preparación:

Las alubias hay que ponerlas a remojo durante ocho horas, como siempre. Pelar la zanahoria y cortarla en cuadritos más bien pequeños. La cebolla la picamos en cubitos pequeños también y hacemos lo mismo con el apio, sin hilitos. Los ponemos en una olla rápida con 2 dientes de ajo y 3 cucharadas de aceite. Cocinamos durante 5 minutos, hasta que la cebolla esté tierna.

En una sartén con un poco de aceite, tostamos las alubias durante cinco minutos, así, crudas, pero escurridas. Luego, las echamos en la olla. Añadimos tres hojas de salvia (o un poco de salvia seca) y agregamos el litro de agua y el trocito de alga kombu junto con el tomate concentrado.  Salamos al gusto. Llevamos a ebullición. Cuando hierva el agua, tapamos la olla. En una olla rápida, las alubias tardan 15 minutos desde que sale el vapor.

Transcurrido este tiempo, abrimos la olla (cuando ya no haya presión, claro está) y, si los frijoles están hechos, los colamos, pero reservamos el caldo, porque nos servirá para hacer el farro. Si no están hechos, los dejamos un poco más.

Ahora, trituramos dos tercios de las alubias. El otro tercio lo dejamos en un cuenco. Si es muy difícil la trituración, añade un poquito de caldo (sin pasarse, debe quedar espesote).

Ahora, prepara el farro. En una cacerola, echa el aceite restante y el diente de ajo restante, bien picado, a fuego lento. Agrega el farro y cocínalo durante 3 minutos. Luego añade el caldo de las verduras y deja cocer el tiempo indicado (de 15 a 20 minutos, depende del tipo de farro. El mío tardó media hora y fue necesario añadirle más agua).

Al final de la cocción, añade los frijoles hechos puré y el resto que quedaba crudo. Mezcla bien de nuevo y añade un poco de caldo si ves que queda muy espeso.

Para servir, se le añade un poco de aceite de oliva por encima.