Guisantes con bacon de tempeh

Guisantes con tempeh
Guisantes con tempeh

Ya me hacía falta a mí un fin de semana en casa, sin hacer nada más que cocinar, leer, dormir la siesta a deshora y estar con mis gatos. Los pasados han sido matadores: muy bonitos, llenos de poesía, llenos de amigos, llenos de lágrimas también por algunas despedidas, pero sin parar de comer fuera, sin parar de dormir fuera, sin parar de ver otras ciudades. No me recuerdo haber sido casera antes de que Coyote, Huck, Brea y Ororo llegaran a mi vida. A mí la casa se me caía encima. Ahora ya no. Ahora me gustan mi sofá, mis libros, mi ordenador, mi cámara, mi trípode y mi familia peluda. Y descansar. Porque los siguientes fines de semana no sé qué me deparará el futuro.

Sí que hay novedades. He retomado las clases del coche. Yo tengo un carnet de conducir que se me caducó a los diez años sin haberlo usado en la vida. Cuando vino Cristina a verme, me convenció de que diera clases. Y eso es lo que he hecho. Tengo que aprender a mirar. A observar bien los carriles y los retrovisores. Pero yo, que el primer día pensaba que iba a descubrir que eso no era para mí, me encontré bien tranquila y feliz en la autovía. También tengo al mejor profesor de toda Extremadura, que es Antonio Zafra. Ya iremos viendo cómo se da la conducción, pero, lo confieso, estoy muy ilusionada. Tengo la Semana Santa libre entera, por primera vez en mi vida, y no podré viajar porque no tengo un duro, pero estoy ilusionada igual.

Como me quedé en casa, cociné. E hice, en la MyCook, estos guisantes. Que están bien ricos. Adoro los guisantes.

Guisantes con tempeh
Guisantes con tempeh

Ingredientes para 6 raciones de las mías:

  • 500 gramos de guisantes congelados. Déjalos descongelar.
  • 70 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 180 gramos de cebolla cortada en cuartos
  • 150 ml de agua
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 120 gramos de bacon de tempeh desmenuzado
Guisantes con tempeh
Guisantes con tempeh

Preparación:

Calienta el aceite en la MyCook durante 1 minuto a 120º C velocidad 1.

Añade la cebolla y sofríela durante 6 minutos a 120ºC y velocidad 1.

Pon la mariposa en las cuchillas. Aprovecha para bajar la cebolla de las paredes con ayuda de una espátula de silicona.

Agrega los guisantes, el agua y la sal y programa 15 minutos a 100º C y velocidad 2.

Incorpora el bacon de tempeh y sofríe 5 minutos a 100º C y velocidad 2.

Así queda con líquido, ojo. Se puede comer con él o sin él. Yo lo cuelo a veces y otras veces he usado el líquido para cocer un poquito de arroz integral (mezclándolo con agua: una parte de arroz, tres de agua y 20 minutos cociendo). Los guisantes son una magnífica fuente de proteínas y el tempeh ni os digo, así que unos hidratos de calidad y una ensalada o un puré y una fruta y ya tenéis una comida bien rica.

Salsa boloñesa con tempeh y soja texturizada

Los fines de semana de mi vida se dividen en: planes con amigos, que parecen casi vacaciones, porque vemos la ciudad (la mía, Mérida) de otra manera; encierro en casa cocinando, leyendo y mirando libros de cocina, días en los que solo salgo para ir a comprar; excursiones para asistir a fiestas tradicionales o ver castillos o monumentos con alguna historia truculenta o de leyenda detrás (es lo que tiene que la jefaza de Extremadura Secreta sea una de tus mejores amigas) y retomar la semana con mucha alegría. Para mí no hay diferencia, salvo el trabajo, entre los fines de semana y los días laborales: todo pertenece a lo que hago, a lo que pienso o a lo que soy. Me gustan los sábados lo mismo que me gustan los lunes o los miércoles. En realidad, a mí me gusta la vida, así, en general. En particular, algunas cosas un poco menos.

Salsa boloñesa con tempeh y soja texturizada
Salsa boloñesa con tempeh y soja texturizada

Comer sí que me gusta. 😉

Y esta salsa boloñesa también. Es del libro Mi pequeña carnicería vegana, pero la he tuneado porque no tenía algunos ingredientes (por ejemplo, tomate, que sí que tenía, pero era kumato y ese me lo como crudo con hummus) y vino tinto, que no sé cómo me he quedado sin vino tinto. Pero sí: esas cosas pasan: tres botellas de blanco, ninguna de tinto. Pues venga, es vino igual…

Ingredientes para 4 raciones de las mías:

  • 1 cebolla en cuadritos pequeños
  • 2 zanahorias peladas y en cuadritos pequeños
  • 1 rama de apio, sin los hilos y muy picada
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 gramos de tempeh
  • 30 gramos de soja texturizada fina
  • 150 ml de vino blanco
  • 300 ml de caldo de verduras
  • 60 gramos de tomate concentrado
  • sal, si el caldo no la lleva. Si la lleva, no hace falta
Boloñesa de tempeh y soja texturizada
Boloñesa de tempeh y soja texturizada

Preparación:

Calienta el aceite de oliva en una cacerola y dora la cebolla, el apio y las zanahorias a fuego medio durante unos 7 minutos. Mientras tanto, ve desmenuzando el tempeh en un bol y mézclalo con la soja texturizada: sí, en crudo: sin hidratar ni nada.

Añade el tempeh con la soja y sofríe unos 2 o 3 minutos, dando vueltas de vez en cuando (pero a menudo). Ahora, añade el vino, mezcla bien y deja que cueza, a fuego algo más bajo, hasta que se evapore. Tarda poco, unos minutos nada más.

En un bol, diluye el tomate concentrado en el caldo de verduras y, cuando se haya evaporado el vino, añádelo a la cacerola. Sube el fuego, deja que hierva y, cuando hierva, baja el fuego, tapa la cacerola y deja cocer 30 minutos.

Recuerda que, si tu caldo no lleva sal, hay que ponerle sal.

Ya está listo y, obviamente, lo que le va mejor es una pasta corta integral y a comer.

Filetes de tempeh ahumado

Tempeh a rodajas
Tempeh a rodajas

Tengo pocas recetas de tempeh en este blog y no sé por qué, porque es un alimento que me encanta. Bastante más que el tofu. Y ahumado está riquísimo. Así que vamos a remediarlo. Normalmente lo hago a cuadraditos o lo desmenuzo para hacer bacon, pero la presentación de esta receta es en filetes. Redondos. Preciosos. Por cierto, es de este libro, que acaba de salir:

Fuss-Free Vegan
Fuss-Free Vegan

Sam Turnbull procedía de una familia que tenía cabezas de venado colgando en el salón de su casa y que mataba los animales que quería: la persona que menos hubiera uno imaginado que podría hacerse vegana. Ahora tiene un blog que se llama It doesn’t taste like chicken. Es decir, «no sabe a pollo», que es el mejor título para un blog vegano del mundo. «¿El tofu, pero a qué sabe? ¿A pollo?» «¿El tempeh es como el pollo?» Qué manía con el pollo, coño, dejad a los pollos: el tempeh sabe a tempeh y el tofu sabe a tofu.

Y ahora, una vez dicho de dónde viene la receta, os voy a mostrar la causa de que todas mis fotos sean iguales:

Ororo y los filetes de tempeh
Ororo en el mantel que pongo como fondo para las fotos

Aquí está Ororo, pero podía estar Huck, metiendo el morro o la pata en el plato. O podría estar Brea, tirando del mantel por uno de los lados de la mesa. Lo han hecho más de una vez, siempre, gracias al cielo, sin un plato encima. Yo coloco el trípode, saco esa mesita, la pongo en medio del salón, pongo un mantel (tengo solo tres: algún día me haré con una madera larga y grande y eso para usarla de fondo) y coloco la cámara, la pongo en modo manual, voy corriendo a por el plato de la cocina, lo pongo en la mesa y disparo.

Podría echar a los gatos del salón y quedarme una hora decorando, pero normalmente hago las fotos cuando me he pasado el fin de semana cocinando y estoy agotada. Y me quiero sentar a ver series como Mindhunter. Qué buena Mindhunter. Viva David Fincher.

Ingredientes para 2 raciones:

  • 2 cucharadas de sirope de arce o de agave
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de oliva, más algo más de aceite para freír el tempeh
  • 1 cucharadita de humo líquido
  • 1/4 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/4 cucharadita de pimentón (yo usé pimentón dulce de La Vera)
  • 225 gramos de tempeh a rodajas finas. Si no tienes tempeh, también puedes usar tofu.
Filetes de tempeh
Filetes de tempeh

Preparación:

Mezcla en un bol el sirope, la salsa de soja, el aceite, el humo líquido, el ajo en polvo y el pimentón. Añade el tempeh y mezcla bien, pero con cuidado. Deja reposar el tempeh en la marinada al menos 10 minutos (pero como si lo quieres tener toda la noche).

Calienta una capa fina de aceite de oliva en la sartén y fríe el tempeh o el tofu, a fuego medio, unos minutos por cada cara. La expresión «unos minutos» va de 2 a 5 o hasta 10 minutos, porque depende de lo gordito que hayas cortado el tofu (imagínate que lo has hecho con tofu en barritas) y de cómo de crujiente te guste. Si el grosor de las rodajas es como las mías, con 3 minutos por cada lado estará. Si no, se quema. Estad pendientes e id dándole la vuelta a las rodajas de vez en cuando.

Mientras se cocina, que lo tendrás que hacer en tandas, ve añadiendo el líquido de la marinada poco a poco. Formará una glasa. Cuando esté frito a tu gusto, sácalo y ya lo puedes comer.