Sopa de verduras con mantequilla de cacahuete


Lo mismo que en verano no me apetece absolutamente nada encender el fuego (lo del fuego suena muy bien, pero es pulsar un botón en la vitrocerámica), el otoño y el invierno es el tiempo de las sopas reconfortantes para comer y para cenar. Esta es una sopa con mantequilla de cacahuete (de la que me regaló MyProtein) cuya receta es de la muy maravillosa Terry Hope Romero y su no menos maravilloso Vegan Eats World. Si no os gusta la mantequilla de cacahuete, no lo intentéis con esta sopa. Me ha ocurrido que he dado a probar platos a gente que la odia… Hombre, pues no te va a gustar. Es como si a mí me pones pimientos.

Ingredientes para 6 u 8 raciones:

  • 675 gramos de calabacín en dados
  • 1 cucharada de aceite de cacahuete
  • 1 cebolla grande, pelada y picada fina
  • 2 zanahorias grandes, peladas y cortadas en cubos o en forma de media luna
  • 4 dientes de ajo, pelados y muy picados
  • Un trozo de jengibre fresco, pelado y muy picado
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro molidas
  • 940 ml de caldo vegetal
  • 2 hojas de laurel
  • 225 gramos de tomate de pera sin semillas y en cubos
  • 185 gramos de mantequilla de cacahuete
  • 1 cucharada de zumo de lima (es el zumo de media lima)
  • 1/2 cucharadita de sal más un poco más
  • Pimienta negra recién molida
  • Cilantro fresco

Preparación:

Espolvorea una generosa pizca de sal sobre los calabacines y ponlos en un colador grande encima del fregadero o de un bol. Deja que suelten agua. La soltarán. Prepara, mientras tanto, el resto de los ingredientes. En una olla grande, calienta el aceite a fuego medio. Añade la cebolla y saltea 5 minutos, hasta que esté suave. Agrega la zanahoria y saltea 1 minuto más. Incorpora ahora el ajo, el jengibre y las semillas de cilantro molidas y saltea durante 1 minuto. No dejes de remover para que las especias se mezclen bien.

Ahora es el momento de añadir el caldo, el laurel y los tomates. Sube el fuego, ponlo a fuego medio-alto y lleva a ebullición. Prepara, mientras hierve, la mantequilla de cacahuete: ponla en un bol. Cuando el caldo esté hirviendo, agrega un cucharón del caldo al bol de la mantequilla de cacahuete y remueve bien para que se disuelva: hazlo con una cuchara de madera. Añade la mantequilla disuelta con el caldo a la olla.

Escurre el calabacín, añádelo a la olla también y espera que recupere el hervor. Cuando hierva, baja el fuego, tapa parcialmente la olla y cocina de 15 a 20 minutos, hasta que las verduras estén tiernas. Añade la lima, la sal y la pimienta. Prueba y ajusta la sazón. Ya la puedes retirar del fuego: tapa la olla y deja reposar unos 5 minutos. Agrega el cilantro fresco y sirve.

Alubias pintas al ron – Mojito Pinto Beans

Cuando no tienes mucho tiempo o quieres dejar las cosas preparadas por la noche y despertarte por la mañana con la cocina oliendo a comida, lo mejor es una crock pot. Vale, yo soy la tonta de los electrodomésticos, pero es que no comprendo por qué todo el mundo no tiene una…

La receta está sacada de The Vegan Slow Cooker, de Kathy Hester, que es una de mis autoras favoritas. Tengo dos libros suyos, ambos para cocinar con crock pot. Desde curries exquisitos hasta salsas de tomate para no tener que volver a comprar una más.

Yo cambié la receta por equivocación, porque no le añadí el tomate concentrado (esto pasa a veces por copiar las recetas en una libreta mientras las traduces: que se te olvida copiar un ingrediente). Tampoco le puse menta, pero aquí os la voy a copiar tal cual.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 1 cebolla pequeña
  • 520 gramos de alubias pintas cocidas
  • 120 mililitros de agua
  • 120 mililitros de ron (si es dark rum, mejor)
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de caldo vegetal en polvo o 1 cucharada de caldo concentrado vegetal casero
  • 1 cucharada de tomate concentrado
  • El zumo de 1 lima
  • Sal
  • Pimienta
  • Menta para servir

Preparación:

Si no tienes cocidas las alubias, las puedes poner en la crock pot, así, a lo loco, sin remojar ni nada, durante 8 horas, con bien de agua, que las sobrepase unos 7 cm. Si las tienes cocidas ya, ningún problema.

Mete todos los ingredientes en la olla, excepto la sal, la pimienta y la menta. Remueve para que todo se integre bien. Ponla en LOW de 6 a 8 horas. Una vez acabe, sala, añade pimienta al gusto y sirve con arroz y con menta fresca picada.

Si no tienes crock pot, que es algo que mucha gente no tiene pero que yo recomiendo encarecidamente tener, pon los ingredientes en una olla al fuego, lleva a ebullición, baja el fuego y tenlo cociendo hasta que el líquido se vaya evaporando. Quedarán más blanditas: el truco es cocerlas en casa y dejarlas en ese punto en el que les falta un poquito de cocción. Si las compras de bote, supongo que te quedarán más blanditas (no lo sé, porque nunca compro legumbres de bote).

Tofu con brócoli y zanahorias


Otra receta de lo que llaman siempre en todos los libros veganos «scramble tofu». Lo usan para desayunar. Yo, para las medias mañanas, con tortitas mexicanas de trigo integral. La receta está sacada de Thug Kitchen. No hace falta sal. Lo digo porque es lo primero que va a saliros de ojo en la receta. Queda perfecto. Eso sí: si sois muy salados, a pesar de la salsa de soja y la levadura nutricional (podéis usar levadura de cerveza, que la nutricional -no, no es lo mismo- cuesta a precio de sangre de unicornio), añadidle un poco, una vez la probéis.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 1 brócoli pequeño
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 zanahoria
  • 4 dientes de ajo pelados
  • 1 cucharada de comino molido
  • 1/8 cucharadita de chile en polvo (la receta original pide 1 cucharada, ojo)
  • 2 cucharaditas de orégano seco
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva
  • 2 bloques de tofu firme (de los de 250 gramos)
  • 2 o 3 cucharaditas de salsa de soja (3 cucharaditas son 20 mililitros)
  • 2 cucharadas de zumo de lima o limón (1 lima)
  • 25 gramos de levadura nutricional

Preparación:

Pica el brócoli en trozos pequeños y la cebolla también en trocitos del tamaño de un guisante. Ralla la zanahoria y pica los 4 ajos. En un bol pequeño, mezcla el chile, el comino y el orégano.

Calienta una sartén grande o una cacerola a fuego medio con el aceite. Si es de hierro fundido, a fuego medio-bajo: es suficiente. Una vez esté caliente, agrega la cebolla y cocina hasta que se dore, de 3 a 5 minutos. Agrega el brócoli y cocina de 3 a 4 minutos, hasta que comience a estar tierno pero no blandurrio. Remueve de vez en cuando. No lo cocines más tiempo, porque si no, sabrá a hierba. O eso dicen. Agrega el ajo y cocina 30 segundos.

Mientras esto se hace, escurre el tofu con las manos (no, no necesita prensado). Desmenúzalo y échalo en la cacerola. Saltéalo 2 o 3 minutos. Si se queda seco, añade salpicaduras de agua. Ahora, echa la salsa de soja, el zumo de limón y las especias y remueve todo bien. Añade la zanahoria y sigue removiendo hasta que esté integrada. Ahora, echa en la cacerola la levadura nutricional y cocina, removiendo, 2 minutos más.

Sirve encima de tortillas de trigo o con lo que te apetezca.