Bok choy con salsa de cacahuetes

Bok choy con salsa de cacahuetes
Bok choy con salsa de cacahuetes

Hay muchas verduras que no he probado a mis 40 años. Pero cada vez voy probando más. Una de ellas es la col china, bok choy o pak choi, que se da en otoño, invierno y primavera. Para conservarlo, se guarda, sin lavar, en una bolsa de plástico perforada, no más de 4 días, sin frigorífico. Yo lo metí en el frigorífico tres días, porque a mí me parece que todo en el frigo está mejor, aunque no sea cierto y porque tampoco tengo tanta encimera como para dejar verduras por ahí, y luego lo cociné. Perfecto y crujiente.

Para limpiar la col, puedes cortar la base del tallo (unos 5 cm) y luego separar las hojas, o separar las hojas una por una. Sumérgelas en agua en un bol, sácalas varias veces y cambia el agua. Mira a ver si hay tierra en el tallo, que es donde se acumulan. Si la hay, pasa un cepillito. Yo tengo un cepillo para fregar que solo uso para la comida. Ahora, corta el tallo y las hojas. Haz un corte en forma de V por todo el tallo y ya está listo. Los tallos los puedes cortar en medias lunas y, con las hojas, haz un cilindro, apilándolas, y pícalas en tiras finas también. Obviamente, los tallos, que son más duros, tardan más que las hojas en cocerse.

Admite todo tipo de preparaciones: al horno (a 200º C durante 5 minutos), asadas, braseadas, salteadas (con fuego fuerte), al wok, blanqueadas para una ensalada…

En mi biblioteca tengo dos libros imprescindibles para saber cómo se preparan las verduras y con qué sabores casan y así poder crear recetas. Los tengo tenía infrautilizados, pero ahora me he propuesto crear recetas. A mí me horroriza tirar algo porque es incomestible, después de todo el tiempo que me paso en la cocina, así que no innovo mucho por si acaso. Comencé por algo que me parecía sencillo… y que lo es. Ah: los libros son The Vegetable Butcher y The Vegetarian Flavor Bible.

Según Cara Mangini y Karen Page, la col china casa muy bien con brócoli, zanahorias, anacardos, coliflor, leche de coco, ajo, jengibre, arroz, verduras de raíz, escalonias, semillas de sésamo, setas shiitake, guisantes, salsa de soja, aceite de sésamo tostado, miso blanco y rojo, noodles, copos de chile y cacahuetes.

Total, que con todas esas posibilidades a mi alcance y muchas más, hice estas verduras para luego congelarlas, sacarlas, dejarlas en el frigorífico, cocer noodles y tener un tupper que llevarme al trabajo. Los hice en un wok grandísimo que me regaló mi cuñada unas Navidades y que adoro.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 1 bok choy limpio y picado, los tallos por un lado en medias lunas y las hojas a tiras finas
  • 2 o 3 dientes de ajo muy picados
  • 1 cebolla cortada a tiras
  • 50 gramos de setas shiitake secas, puestas a remojo en agua caliente durante 30 minutos. Yo no tenía frescas, pero las podéis usar frescas, en la cantidad que queráis. Vamos a ver, esto es con sentido común: coged de 150 a 250 gramos, no pongáis 10 kilos.
  • 3 zanahorias grandes peladas y cortadas en bastoncitos
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 60 ml (1/4 taza) de agua
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete en polvo o normal, sin aceite de palma ni mierdas
  • 2 cucharadas de salsa de soja (o tamari, sin gluten)
  • Chile en copos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Semillas de sésamo molidas
Pak choi con verduras
Pak choi con verduras

Preparación:

Calienta el aceite en un wok y añade la cebolla y las zanahorias. Póchalas: te llevará unos 5 minutos. Agrega el diente de ajo y remueve durante 30 segundos. Luego, echa los tallos de bok choy y sigue friendo a fuego medio otros 5 o 7 minutos, hasta que los veas blandos. Ahora, incorpora las setas shiitake, bien escurridas y picadas. Sube un poco el fuego para darles un toque de calor rápido y deja que se evapore el líquido que sueltan. Añade la salsa de soja o el tamari y el jengibre rallado, baja el fuego y remueve hasta que la salsa se evapore (tarda medio minuto).

Ahora, agrega las hojas de bok choy y dale unas vueltas para que se integren.

En un cuenco, bate el agua con la mantequilla de cacahuete y echa esta salsa en el wok. Dale unas vueltas y espera que espese (se integrará pronto). Deja que se rindan un poco las hojas de bok choy, pero no mucho, porque pierden el color verde. Es decir, no las tengas un montón de tiempo, con un par de minutos vamos que nos matamos.

Saca a la mesa, decora con los copos de chile y el sésamo y ya puedes guardar en tuppers, dejar que se enfríe la comida y congelar o cocer unos noodles (con o sin gluten). No te olvides de la parte proteica de la comida: un tofu lacado a la naranja es una opción magnífica.

También he probado esta receta con soja texturizada gruesa y está exquisita, así que puedes hacer un plato completo, con hidratos y proteínas, con arroz y soja texturizada o pasta y soja texturizada. Si haces un tofu crujiente también quedará muy bien.

Garbanzos estofados

Garbanzos estofados
Garbanzos estofados

Esta receta está en inglés, pero se llama así, “garbanzos estofados”: tal cual, en español. Es de Eat Vegan, uno de los libros de cocina mejor editados que tengo. Smith and Daughters es un restaurante vegano de Melbourne, en el que cocina una chica que no es vegana. Y por eso algunos veganos no van. Porque la cocinera no es vegana. Porque la gente es así de gilipollas, yo qué quieres que le haga. Eso sí: sus recetas son espectaculares. Su abuela era española, así que les da un toquecito allá, en las antípodas, que recuerda mucho a la comida de acá. Que yo, ya lo sabéis, he terminao un poco hasta el culo de curry. Y, como los garbanzos son mi legumbre favorita por encima de ninguna otra…

La receta la pongo tal cual con las modificaciones que yo le hice. Entre otras cosas, no ponerle patata, porque la patata, ya lo sabemos, no congela nada bien. Y yo lo congelo todo.

Foto de Eat Vegan, de su página
Foto de Eat Vegan, de su página

Ingredientes para 12 raciones:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla grande finamente picada
  • 1 pimiento rojo picado
  • 2 tallos de apio, bien limpios, sin los hilos y picado
  • 2 dientes de ajo machacados o muy picados
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce de La Vera (obviamente, ellas usan paprika)
  • 1 cucharadita de pimentón agridulce de La Vera (ellas usan aquí pimentón ahumado)
  • 1/2 cucharadita de orégano seco
  • 1 pizca de azafrán
  • 400 gramos de tomates pelados y en cubitos
  • 750 gramos de patatas peladas y chascadas en trozos
  • 400 gramos de zanahorias, peladas y picadas en trozos
  • 400 gramos de garbanzos cocidos
  • 350 gramos de acelgas, con las pencas separadas de las hojas. Las pencas se cortan a medias lunas y las hojas, en tiritas.
  • 2 hojas de laurel frescas o 1 hoja seca
  • Una pizca de tomillo seco
  • 1 litro de caldo vegetal
  • Un manojo de perejil picado fresco
  • Sal
Garbanzos estofados
Garbanzos estofados

Preparación:

Calienta el aceite en una olla grande a fuego medio. Añade la cebolla, el pimiento, el apio y el ajo con una buena pizca de sal. Reduce el fuego y cocina, removiendo, durante 15 minutos o hasta que las verduras estén muy suaves.

Agrega las dos clases de pimentón, el orégano y el azafrán y remueve durante un minuto. Añade los tomates y cocina a fuego bajito 20 minutos, hasta que la mezcla esté suave.

Yo ahora, como odio el pimiento, metí la batidora y lo batí todo.

Ahora, en este punto, si lo hacéis con patatas como para un regimiento porque tengáis gente para comer, podéis echar las patatas y remover. También hay que añadir las zanahorias, las pencas de acelgas, los garbanzos, el laurel y el tomillo. Remueve otra vez y echa el caldo. Sazona con sal y pimienta, si el caldo no está salado.

Lleva a ebullición, baja el fuego y cocina a fuego lento durante 1 hora, tapado, o hasta que las patatas y las zanahorias estén tiernas. Ahora, agrega las hojas de acelga y cocina 5 minutos: no más, que pierden el color verde tan bonito y se quedan marrones. Decora con perejil y prueba la sazón.

La salsa está como para mojar pan.

Yo lo que haré, porque lo he congelado, es cocer al vapor la patata aparte. No queda con todo el jugo del caldo, pero menos da una piedra, oyes.

Quinua con pistachos y pasas

Quinoa con pasas y pistachos
Quinoa con pasas y pistachos

Hace algún tiempo, estuve en Sevilla y Gema me llevó al mercado del Arenal para comer en Veganitessen. Por qué no vivo en Sevilla es algo que me he preguntado desde que acabé la carrera, pero ya no la echo de menos tantísimo como antes, porque en Mérida he descubierto mi lugar. Allí, un chaval muy amable que vendía productos ecológicos y artesanales (cosas que no significan “vegano”), me vendió quinoa sevillana. Ahora, en una de mis fruterías, la tienen salmantina. A mí me da igual de dónde sea, siempre que sea española y que su lugar de cultivo esté cerca (es decir, para qué voy a comprar de Galicia teniendo de Sevilla, que está más cerca). Por cierto, ya que hablo de Galicia, aprovecho para poner música. Es que adoro a esta mujer. Se llama SES. Y esta canción es muy bonita. Sí, compro quinoa sevillana o castellana, pero pongo música gallega en lugar de flamenco. Soy así de mestiza.

La primera canción que le canté a mi sobrino fue en gallego. A Carolina. Yo no sé gallego, pero me sé algunas canciones en gallego. Aunque ahora vamos a preparar quinua sevillana. En olla rápida. La receta es de Jill Nussinow.

Ingredientes para 3 raciones:

  • 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 chalotas picaditas o 1/2 cebolla grande picada
  • 1 diente de ajo muy picado
  • 160 gramos (1 taza) de quinoa, enjuagada y escurrida
  • 1 cucharadita de cardamomo molido
  • 70 gramos (1/2 taza) de zanahoria a rodajas muy finas
  • 300 ml (1 y 1/4 tazas) de caldo vegetal (yo cojo 300 ml de agua y le pongo un cubito de caldo concentrado)
  • 1 palito de canela de unos 2 cm.
  • 30 gramos (3 cucharadas) de uvas pasas
  • 30 gramos (3 cucharadas) de pistachos, picados y tostados en una sartén sin grasa 3 minutos
  • Si el caldo no está salado, 1/4 cucharadita de sal
  • pimienta negra recién molida
  • 1/4 taza de cilantro fresco picado
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón (yo le puse la ralladura de medio limón pequeño, porque estas no las mido)
  • 1 o 2 cucharadas de zumo de limón (exprimí el medio limón pequeño y se lo eché)
  • la parte verde de una cebolleta para decorar
Quinoa con pasas y pistachos
Quinoa con pasas y pistachos

Preparación:

Calienta la base de una olla rápida a fuego medio, o enciende la función de saltear de una olla eléctrica (yo tengo una Instant Pot). Añade el aceite, la chalota y el ajo y saltea 2 minutos. Ten cuidado si la olla es eléctrica, porque la función de saltear calienta más que el fuego normal, así que remueve y vigila. Añade la quinua enjuagada y escurrida y el cardamomo y remueve durante otros 2 minutos. Ahora, echa las zanahorias, el caldo, las pasas y el palito de canela y remueve.

Pon la tapa, lleva a alta presión durante 5 minutos y luego deja salir el vapor de forma natural. Quita la tapa, remueve un poco, investiga dónde está el palo de canela, quítalo y tíralo. Ahora, si tu caldo no es salado, echarías la sal y probarías a ver si está a tu gusto. Puedes ponerle también pimienta. Ahora, pon el cilantro, los pistachos, el zumo de limón y la ralladura y remueve. Ya lo puedes servir decorado con la cebolleta… o meter en tuppers, etiquetar y congelar.