Muffins de zanahorias y uvas pasas

Muffins de zanahoria y pasas
Muffins de zanahoria y pasas

La primera vez que probé el bizcocho de zanahorias, lo hizo una mujer llamada Morag, inglesa (el nombre es gaélico, por cierto), amiga de mi compañera de piso de Sevilla de por aquellos entonces. Nos dijo: “Voy a hacer un bizcocho de zanahorias”. Yo arrugué la nariz, porque las zanahorias eran verduras y fue como si me hubieran dicho: “voy a hacer un bizcocho con cebollas”. Total, que allá que se puso la mujer a hacer el bizcocho y yo lo probé por ser educada… y se transformó en mi bizcocho favorito. Con pasas, sin pasas, con nueces, sin ellas, con muchas especias o solo con canela. Lo adoro. Si hay tarta de zanahorias, es lo que pido. No me canso. Así que, como tenía que hacer un regalo a unos amigos a los que les prometí magdalenas, horneé estos muffins de la segunda edición del Vegan with a vengeance de Isa Chandra Moskowitz. Ella usa aceite de coco refinado. Yo, de girasol, que se produce aquí.

Magdalenas de zanahoria y pasas
Magdalenas de zanahoria y pasas

Ingredientes para 12 muffins:

  • 80 gramos (1/2 taza) de uvas pasas
  • 225 gramos (1 y 1/2 tazas) de harina
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 50 gramos (1/4 taza) de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 235 gramos (1 taza) de leche de almendras sin endulzar o de soja
  • 55 gramos (1/4 taza) de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 200 gramos (2 tazas) de zanahoria rallada con el rallador de agujeros grandes o medianos o picada muy picada en la picadora
Muffins de zanahoria y pasas
Muffins de zanahoria y pasas

Preparación:

Precalienta el horno a 200º C. Prepara una bandeja de muffins, o engrasando las cavidades con aceite de girasol o con cápsulas.

En un bol pequeño, remoja las pasas en agua hirviendo, tapa y deja reposar 10 minutos. Cuela.

Mientras tanto, tamiza la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato, la canela, el azúcar, la nuez moscada y la sal en un bol y mezcla muy bien. Crea un volcán en el centro y añade la leche, el extracto de vainilla y el aceite. Mezcla bien con una cuchara de madera hasta que esté todo integrado y no veas harina.

Ahora, añade las zanahorias y las pasas escurridas y remueve bien.

Rellena los moldes de muffins unas 3/4 partes de su capacidad. La masa sale justa, así que no tendrás problemas. Hornea de 18 a 22 minutos, hasta que un palillo o la punta de un cuchillo insertado en el centro salga limpio. Saca el molde del horno, con la ayuda de unas manoplas, deja enfriar 5 minutos dentro del molde y luego desmolda las magdalenas y pásalas a una rejilla.

Se conservan, como todas las magdalenas, bien tapadas en una lata. También se pueden congelar y se descongelan en el frigorífico envueltas en papel de cocina para que absorba la humedad.

Harira (otra versión)

Harira
Harira

El invierno, desde que la descubrí hace cuatro años, siempre ha venido acompañado de harira. La harira es una sopa marroquí que se usa para romper el ayuno del Ramadán y que lleva carne y mantequilla. Pero esta no lleva carne, porque para qué queremos matar a un animal cuando podemos no hacerlo, me pregunto, y ojalá me lo hubiera preguntado antes. Siempre he hecho la versión de Isa Chandra Moskowitz, pero aquí os traigo otra, la de los chicos de Happy Pear, tuneada un poco por mí, porque me gustan las sopas espesas… y porque me he quedado sin cilantro molido, así que le puse menos. Y tampoco quería ponerle chile en polvo, pero sí copos de chile, que cunden más (es decir, tienen más volumen) y pican menos. Y tampoco tenía arroz basmati integral (bueno, me quedaban 10 gramos), así que puse espelta. Ni que decir tiene que le podéis echar las especias que consideréis oportunas y que, si os gusta más picante, le deis a la cayena, a la pimienta negra o al chile chipotle. Pero, como yo no puedo abusar del picante, aquí está mi versión:

Harira
Harira

Ingredientes para 10 raciones:

  • 1 cebolla grande picada en cuadritos
  • 5 dientes de ajo picados
  • 5 zanahorias, peladas y cortadas en rodajas finas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de sal
  • 400 gramos de garbanzos cocidos
  • 200 gramos de lentejas de Puy o verdinas, espulgadas y enjuagadas
  • 100 gramos de espelta (si lo queréis sin gluten, poned arroz integral basmati)
  • 400 gramos de tomates picados (pueden ser de lata)
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • El zumo de 1/2 limón
  • 1 cucharada de comino en polvo
  • 1/2 cucharadita de canela molida (o un palo de canela)
  • 2 cucharaditas de pimentón agridulce de La Vera
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1/4 cucharadita de copos de chile
  • 1 cucharadita de cilantro en polvo (coriandro)
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida o 1/2 cucharadita de pimienta negra recién molida (sí, la recién molida ocupa el doble que la molida industrialmente)
  • 2,5 litros de caldo vegetal
  • Un buen manojo de perejil
Harira
Harira

Preparación:

Calienta el aceite en una cacerola grande a fuego medio. Añade el ajo, la cebolla, las zanahorias y la sal y remueve bien. Tapa la cacerola, baja el fuego un poco y cocina durante 15 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que las cebollas estén muy suaves.

Prepara las lentejas. Hay que espulgarlas, por si tienen alguna piedrita. Las pones, poco a poco, en un plato llano blanco y miras bien. Luego las puedes poner en un colador y enjuagarlas bien. Escúrrelas.

Agrega los garbanzos, las lentejas, la espelta o el arroz, los tomates, la ralladura y el zumo de limón y todas las especias (el comino, la canela, el pimentón, la cúrcuma, los copos de chile, el cilantro en polvo y la pimienta negra). Agrega el caldo, remueve, sube bien el fuego, tapa y deja que hierva. Tardará un buen rato, no te preocupes. Y, además, aunque tengas puesta la tapa, se nota porque suena.

Una vez hierva, baja el fuego y tenlo así, cociendo lentamente, de 20 a 45 minutos. ¿Por qué tanta diferencia? Porque las lentejas tardan y depende de lo que tarden. A los 20 minutos, prueba. Si no están hechas, calcula el tiempo que les puede faltar. Las mías tardaron 40 minutos.

Prueba de nuevo y ajusta la sazón a tu gusto. Si has usado un palo de canela, puedes quitarlo ahora.

Sirve la sopa con abundante perejil. Se puede congelar perfectamente. En el frigorífico te durará 2 o 3 días.

Ojo: si no tienes arroz integral en casa y usas arroz blanco redondo, no la puedes congelar. Bueno, poder, puedes, pero no va a quedar bien la textura del arroz: avisado quedas.

Sopa de boniato y coco tailandesa

Cuando llega el otoño, yo me lanzo a los boniatos (tardé mucho en comerlos: no tanto como otras verduras, pero también mucho: hasta los 18 o así no los probé, porque me los hizo mi amiga María en Sevilla, con canela y miel). Ahora ya no los como así, no como miel, y los prefiero en preparaciones saladas. Y los purés cremosos son mi debilidad, lo confieso. Porque me llenan mucho y porque, en cuanto pongo la manta en la cama, ya no me apetecen ensaladas frías y me apetecen verduras calientes. Por eso hay tantos purés por aquí. Qué ricos están. Esta receta es de The Happy Pear, un libro de dos hermanos gemelos que son vegetarianos y que tienen muchas recetas ricas (y en las que usan ingredientes que no son veganos, ojo: lo digo por si queréis optar por otro libro de los muchos que he reseñado aquí).

Ingredientes para 12 raciones:

  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 zanahorias
  • 1/8 cucharadita de chile en copos, o al gusto
  • Un trocito de jengibre de unos 2 cm.
  • 900 gramos de boniato
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 tallos de hierba limón frescos (lemongrass) o 1/2 cucharadita seco (yo lo compré seco, en el Aldi)
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1/8 cucharadita de pimienta negra, o al gusto
  • El zumo de 2 limones
  • 1 lata de 400 ml de leche de coco
  • 1 litro y 1/2 de caldo vegetal

Preparación:

Lava muy bien el boniato con un cepillo que solo uses para la comida. Pela y pica finos las cebollas y los ajos. Ralla el jengibre o pícalo muy fino también y pela las zanahorias: córtalas en cuadraditos, al igual que el boniato.

En una olla grande a fuego medio, pon el aceite a calentar. Agrega la cebolla y las zanahorias. Tapa la olla, ponla a fuego bajo cuando comience a estar calentito el aceite y veas que comienzan a hacerse las cebollas y cocina 10 minutos. Remueve de vez en cuando.

Agrega el lemongrass: si es fresco, machácalo con la hoja de un cuchillo, dándole un golpe seco. Si es seco, lo añades sin más. Añade también el ajo, el chile y el jengibre y cocina dos minutos removiendo. Incorpora el boniato, mueve bien, y ahora pon la sal, el caldo, la pimienta, el zumo de limón y la leche de coco. Sube el fuego, porque lo vas a llevar a ebullición. Cuando hierva, baja el fuego de forma que mantenga el hervor pero no a borbotones y deja cocer 15 minutos.

Si usas hierba limón fresca, quítala. Si no, ya puedes batir directamente en la olla con una batidora de inmersión. Si ves que está muy espeso, agrega agua. Yo lo dejé tal cual, porque me gusta el puré como para enfoscar y tampoco queda espesísimo.

Está muy rico. Sí, lo digo siempre. Pero es que si no está rico no cuelgo la receta…