Salsa de setas

Salsa de setas
Salsa de setas con bacon de tempeh

Le estoy pillando el punto a la MyCook para cocinar. Para cocinar y para inventarme recetas y, sobre todo, para amortizarla, porque durante mucho tiempo la he usado nada más que para hacer salsa de tomate. Ni siquiera para picar (aunque para eso prefiero el robot de cocina, la verdad). Realmente, conocer cualquier máquina, si se usa, es bastante fácil. Conocerla y saber usar los ingredientes (mi primera boloñesa de soja texturizada se me quemó enterita). Uno de estos fines de semana que cocino (cocino una vez al mes o así) había comprado medio kilo de setas de cardo y champiñones, así que hice una salsa que me inventé yo. Es una salsa espesa, que se puede usar hasta como paté. Yo la mezclé con bacon de tempeh y así ya solo me tengo que preocupar de sacar el tupper del congelador y cocer pasta.

Ingredientes para 5 raciones:

  • 70 gramos de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • 100 gramos de puerro en rodajas grandes
  • 500 gramos de setas de cardo y champiñones limpios, mezclados
  • 50 ml de vino blanco
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 200 ml de nata de almendras
  • unos toques de nuez moscada
  • unos toques de pimienta negra molida
Salsa de setas
Salsa de setas

Preparación:

Calienta el aceite de oliva en la MyCook durante 1 minuto a 120º C y velocidad 1.

Añade el puerro y los dientes de ajo y sofríe 5 minutos a 120º C y velocidad 1. Baja los ingredientes del vaso con la ayuda de la espátula.

Ahora, agrega las setas de cardo y los champiñones cortados en tiras. Programa 6 minutos a 100º C y velocidad 1.

Echa el vino blanco. Quita el cubilete para que se evapore el alcohol y programa 2 minutos a 120º C y velocidad 2.

Añade la nata de almendras, nuez moscada y pimienta y programa 3 minutos a 100º C y velocidad 2, con el cubilete puesto.

Ahora, quita el cubilete, pon el cestillo invertido sobre la tapa y da unos golpes de Turbo para triturarla del todo. Ya la puedes usar. Queda muy espesa. Si la quieres más líquida, añade líquido y bate. Puede ser leche de soja o de avena o más nata. Yo la mezclé con tempeh, de ahí que el tempeh salga en la foto.

No tengo MyCook: ¿qué hago?

Calienta el aceite de oliva en una sartén a fuego medio. Añade el puerro bien picadito y los dientes de ajo picados y sofríe durante 5 minutos, dando vueltas de vez en cuando.

Ahora, agrega las setas de cardo y los champiñones cortados en cuadraditos pequeños. Sube un poco el fuego y fríe durante 6 u 8 minutos, dando vueltas de vez en cuando también. Soltarán un poco de agua, que se tiene que evaporar. 

Añade el vino blanco y deja que se evapore. Tardará unos minutos. Echa la nata de almendras y sofríe durante 5 minutos. Ahora, ponlo en el vaso de la batidora y bate bien. También la puedes dejar así. Solo tienes que cocer pasta y a comer. 

Heura con salsa de setas

A veces, conoces a una persona y, de pronto, tienes ganas de hacer, de ser, de estar: de todas las maneras posibles: con un paseo a una central derruida, con una visita a un museo lleno de obras de arte impactantes en un lugar que la naturaleza transformó en un conjunto de formaciones redondas y con infinidad de charcas; hablar de poesía con dos amigos; embarcarte en un proyecto que te hará corregir y reescribir un libro para otro de esos amigos que también son familia y montar un negocio (ajeno) de una forma más profesional… y viajar y reír y… También es una consecuencia lógica del año horrible que fue 2017. Volver a ser. Volver a ser yo. Regresar. Poco a poco, que hay cosas que aún me cuestan y yo, aunque no lo parezca, soy lenta. Un terremoto, pero lenta.

Salsa de setas con nata y Heura
Salsa de setas con nata y Heura

He comprado Heura a menudo, pero siempre la he comido con tortillas de trigo o en ensalada. Así que ya era hora de tratarla como el ingrediente versátil que es y hacerle una salsa rica con setas. Es la típica salsa de setas de toda la vida, que yo creo que todo el mundo sabe hacer, pero por si acaso…

Ingredientes para 5 raciones de las mías:

  • 3 paquetes de Bocados Heura
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • 50 ml de vino blanco
  • Un brick de nata de almendras
  • 500 gramos de champiñones ostra (son las setas más comunes que hay en el supermercado) cortadas en cuadraditos
  • 2 cebollas grandes cortadas en juliana
  • 4 dientes de ajo, pelados, sin el germen y muy picados
  • sal
  • pimienta negra recién molida
  • nuez moscada
Heura son salsa de setas y nata
Heura son salsa de setas y nata

Preparación:

La Heura se sofríe aparte, hasta que esté doradita. Tarda poco, de 5 a 7 minutos, en una sartén con 2 cucharadas de aceite, a fuego medio. Hay que darle vueltas de vez en cuando para que se dore. Yo la salo y echo pimienta negra recién molida también.

Mientras tanto, en una cacerola, calienta el resto del aceite (4 cucharadas) y pon a pochar la cebolla con una pizca de sal. Tenla, a fuego medio-bajo, unos 10 minutos. Añade el ajo muy picado y saltea 1 minuto. Ahora añade las setas y remueve bien. Tenlas hasta que suelten el agua (sueltan poca agua, pero algo sí sueltan), unos 4 minutos. Luego, si ya se ha evaporado toda esa agua, añade el vino blanco y sube un poco el fuego. Deja que se evapore.

Salsa de nata y setas con Heura
Salsa de nata y setas con Heura

Una vez evaporado, añade la nata, un poco de nuez moscada y remueve bien. Agrega la Heura, remueve, prueba por si le hace falta más sal (que le hará falta un poco más si no has salado mucho la Heura) y a comer con un poquito de pan integral para mojar en la salsa. Un poquito es una rebanada, no toda la hogaza… También lo puedes servir con arroz integral o con pasta y es un plato tremendamente rico.

Salsa boloñesa con tempeh y soja texturizada

Los fines de semana de mi vida se dividen en: planes con amigos, que parecen casi vacaciones, porque vemos la ciudad (la mía, Mérida) de otra manera; encierro en casa cocinando, leyendo y mirando libros de cocina, días en los que solo salgo para ir a comprar; excursiones para asistir a fiestas tradicionales o ver castillos o monumentos con alguna historia truculenta o de leyenda detrás (es lo que tiene que la jefaza de Extremadura Secreta sea una de tus mejores amigas) y retomar la semana con mucha alegría. Para mí no hay diferencia, salvo el trabajo, entre los fines de semana y los días laborales: todo pertenece a lo que hago, a lo que pienso o a lo que soy. Me gustan los sábados lo mismo que me gustan los lunes o los miércoles. En realidad, a mí me gusta la vida, así, en general. En particular, algunas cosas un poco menos.

Salsa boloñesa con tempeh y soja texturizada
Salsa boloñesa con tempeh y soja texturizada

Comer sí que me gusta. 😉

Y esta salsa boloñesa también. Es del libro Mi pequeña carnicería vegana, pero la he tuneado porque no tenía algunos ingredientes (por ejemplo, tomate, que sí que tenía, pero era kumato y ese me lo como crudo con hummus) y vino tinto, que no sé cómo me he quedado sin vino tinto. Pero sí: esas cosas pasan: tres botellas de blanco, ninguna de tinto. Pues venga, es vino igual…

Ingredientes para 4 raciones de las mías:

  • 1 cebolla en cuadritos pequeños
  • 2 zanahorias peladas y en cuadritos pequeños
  • 1 rama de apio, sin los hilos y muy picada
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 200 gramos de tempeh
  • 30 gramos de soja texturizada fina
  • 150 ml de vino blanco
  • 300 ml de caldo de verduras
  • 60 gramos de tomate concentrado
  • sal, si el caldo no la lleva. Si la lleva, no hace falta
Boloñesa de tempeh y soja texturizada
Boloñesa de tempeh y soja texturizada

Preparación:

Calienta el aceite de oliva en una cacerola y dora la cebolla, el apio y las zanahorias a fuego medio durante unos 7 minutos. Mientras tanto, ve desmenuzando el tempeh en un bol y mézclalo con la soja texturizada: sí, en crudo: sin hidratar ni nada.

Añade el tempeh con la soja y sofríe unos 2 o 3 minutos, dando vueltas de vez en cuando (pero a menudo). Ahora, añade el vino, mezcla bien y deja que cueza, a fuego algo más bajo, hasta que se evapore. Tarda poco, unos minutos nada más.

En un bol, diluye el tomate concentrado en el caldo de verduras y, cuando se haya evaporado el vino, añádelo a la cacerola. Sube el fuego, deja que hierva y, cuando hierva, baja el fuego, tapa la cacerola y deja cocer 30 minutos.

Recuerda que, si tu caldo no lleva sal, hay que ponerle sal.

Ya está listo y, obviamente, lo que le va mejor es una pasta corta integral y a comer.