Bacon de tempeh

Bacon de tempeh
Bacon de tempeh

Kristy Turner tiene dos libros imprescindibles en el mercado: uno es But I could never go vegan. Y de ahí saqué esta receta de bacon de tempeh. Lo bueno, está tremenda. Lo malo, da para una ración de las mías, de mi pauta dietética. Pero es mucho bacon, aviso. Y, aunque mi pauta sean unos 200 gramos de tempeh, lo cierto es que con un par de lonchitas bastan para una ensalada individual y luego se puede ampliar la parte proteica con frutos secos, con legumbres o con un paté vegetal de lentejas o lo que tengáis a mano. ¿Tiene algo que ver con el bacon de tofu? Pues sí, claro. Ambos saben a bacon: este de tempeh, ligeramente más dulce.

¿Cómo se puede tomar? Yo lo tomo en ensaladas casi siempre. Pero se puede usar en bocadillos, con lechuga y tomate (es un bocata americano muy típico, el BLT -bacon, lechuga, tomate-) o en una pasta carbonara con crema de anacardos (sí, es una sopa de tomate: mira más abajo, que está la crema) y mucha cebolla. Eso está riquísimo.

Bacon de tempeh
Bacon de tempeh

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 1 cucharada + 4 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de humo líquido
  • 1 y 1/2 cucharaditas de vinagre balsámico
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • Unos toques de ajo en polvo
  • Unos toques de pimienta negra
  • 225 de tempeh
Bacon de tempeh
Bacon de tempeh

Preparación:

Mezcla la salsa de soja, el sirope de arce, 1 cucharada de aceite de oliva, el humo líquido, el vinagre balsámico, el comino, el ajo en polvo y la pimienta negra en un bol. Ponlo en una fuente honda grande. Sí, grande: vas a tener que poner el tempeh en una capa y cunde mucho.

Corta el tempeh en láminas finas y agrégalo a la marinada. Dale unas vueltas para que se impregne bien. Ponlo en una sola capa, para que se impregne bien. Mételo 1 hora en el frigorífico. Yo lo tapo con papel film o aluminio o un gorro de ducha de los que dan en los hoteles.

Cuando lo vayas a cocinar, saca la fuente del frigorífico y prepara un plato con dos capas de papel de cocina. Calienta 2 cucharaditas del aceite restante en una sartén grande (si tienes de hierro, mejor) y pon todas las tiras de tempeh que te quepan en una sola capa, sin superponerlas. Fríela 3 minutos por cada lado y ve usando la marinada restante para desglasar la sartén (es decir, para echarla a cucharaditas y raspar un poco el fondo con una espátula de madera para que no se pegue).

Cuando el tempeh se haya caramelizado, pásalo al plato con el papel de cocina. Añade el resto del aceite y haz las tiras que te queden del mismo modo.

Deja enfriar y guarda en el frigorífico 3 o 4 días, pero también se puede congelar.

Variación: si quieres hacer trocitos de bacon, desmenuza el tempeh, ponlo en la marinada, deja marinar una media hora y luego, cocínalo todo junto en una sartén, removiendo de vez en cuando, durante 10 minutos, hasta que la marinada se haya absorbido. Y ya lo puedes usar desmenuzado donde quieras.

Espárragos con mantequilla

He comprado nuevos platos para el blog, que se ha estado actualizando con menos asiduidad porque tenía un examen muy importante del que no voy a hablar: bastante tiempo de mi vida se ha llevado ya. De lo que sí voy a hablar es de Terracota Mérida, artesanía en cerámica donde compré los platos que estáis viendo en las últimas entradas. Y este, tan bonito. Los adoro: trabajan maravillosamente bien y, además, hacen auténticas obras de arte que han expuesto hasta Florencia. Y son baratos: menos de cinco euros cada uno. Cómo resaltan los espárragos aquí…

Espárragos con mantequilla
Espárragos con mantequilla

Esta receta es más fácil que cualquier cosa. Se trata de freír espárragos en mantequilla y ya está. Pero está muy rica y yo la sirvo con soja texturizada y arroz y ya tengo un plato completo.

Ingredientes:

  • Un manojo grande de espárragos verdes, lavados, secados encima de un paño y sin el tallo del final
  • Una o dos cucharadas de mantequilla
  • Sal al gusto

Preparación:

Pica los espárragos y deja las puntas enteras. Ahora, calienta la mantequilla en una sartén a fuego medio, añade los espárragos, un y déjalos, removiendo, de 2 a 4 minutos: depende de lo duritos que te gusten.

Si quieres hacerlos enteros, calienta la mantequilla en la sartén y ponlos 2 minutos. Luego, dales la vuelta, tapa la sartén y tenlos un par de minutos más.

Más fácil imposible.

Salsa de champiñones con bechamel de coliflor

Salsa de champiñones con bechamel de coliflor
Salsa de champiñones con bechamel de coliflor

Esta receta es para la Instant Pot, que es uno de los mejores regalos que me han hecho en la vida. Y además, si se hace en olla rápida normal, hay que hacerla por tandas, o poner a cocer la coliflor aparte, al vapor (de 7 a 15 minutos, dependiendo de lo gordas que cortéis las flores) porque la Instant Pot es alta y las otras son más anchas que altas. Es de Kathy Hester y es una salsa muy rica que se puede usar encima de puré de patatas, encima de pasta (integral mejor), con arroz, con soja texturizada en filetes o soja texturizada gruesa o sola. Sale una cantidad considerable, más de un kilo, y se puede adaptar perfectamente para hacerla sin olla rápida. Es una adaptación vegana de la salsa Stroganoff de toda la vida, que tiene infinidad de versiones acá y acullá.

Yo la hice para filetes, que ahora os pondré cómo se hacen.

Ingredientes para más o menos un kilo de salsa:

Saltear:

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 160 gramos (1 taza) de cebolla muy picada. Yo uso picadora: deja más líquido, pero me da igual.
  • 1 y 1/2 cucharaditas de ajo picado (yo puse 2 dientes y vamos que nos matamos).
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce o agridulce de La Vera.

Para la olla:

  • 900 gramos de champiñones, bien limpios y a rodajas
  • 120 ml (1/2 taza) de agua
  • 1 cubo de caldo vegetal (obviamente, se pueden usar 120 ml de caldo vegetal que tengas hecho)
  • 1 y 1/2 cucharaditas de eneldo seco
  • 250 gramos (2 tazas) de coliflor cortada en flores, bien limpia y envuelta en papel de aluminio

Salsa:

  • 120 ml (1/2 taza) de leche vegetal. Yo usé de soja. Ojo, sin endulzar. Mirad bien los ingredientes, porque muchas llevan fructosa.
  • 1 cucharada de levadura nutricional
  • sal al gusto (ten cuidado si el caldo está salado, mejor ponerla al final)
  • pimienta negra al gusto

Para los filetes:

Preparación:

Si la haces en la Instant Pot, pulsa el botón Sauté, para que la olla se vaya calentando, a temperatura normal. Agrega la cebolla y saltea hasta que esté transparente, de 3 a 5 minutos. Ten cuidado y vigila, que la Instant Pot calienta mucho y no quieres cebolla quemada. Agrega el ajo y el pimentón y saltea un par de minutos más, removiendo mucho.

Si la haces sin Instant Pot, pon una sartén con el aceite a fuego medio y saltea la cebolla de 3 a 5 minutos, hasta que esté transparente. Luego, agrega el ajo y el pimentón, remueve y saltea dos minutos más, removiendo sin parar, que tampoco queremos que el pimentón se queme.

Añade los champiñones, el agua, el cubo de caldo (o el caldo vegetal entero) y el eneldo y remueve. Llega casi hasta el final de la olla. Aplástalos un poquito para que quepa la coliflor encima. No te preocupes, porque la línea MAX de la Instant Pot llega hasta casi el borde: lo sé porque lo miré, pensaba que me iba a estallar en la cara. No estalla. De verdad. Pon la olla en modo MANUAL, asegúrate de que la válvula esté bien colocada (en SEALING y no en VENTING) y programa 10 minutos.

Luego tienes que quitar el vapor de forma rápida, poniendo la válvula en VENTING. El vapor quema mucho y en la Instant Pot sale casi hacia todos los lados, así que lo que has de hacer es usar guantes de silicona y accionar la válvula con cuidado. Y largarte.

Si no tienes Instant Pot, lo que tienes que hacer es sofreír los champiñones. Es mucha cantidad, así que usa una olla. Realmente, lo que se hace con la olla rápida es cocerlos. Puedes usar una olla rápida normal y hacerlo en tandas o puedes sofreír los champiñones en una olla con una cucharada de aceite hasta que pierdan el líquido, cosa que te llevará unos 7-8 minutos. Luego añade el caldo y el eneldo a la olla con los champiñones, porque los necesitarás después.

Saca la coliflor de la olla (o del cocedor de vapor) y ponla en el vaso de la batidora: los líquidos primero, así que echa primero la leche y luego la coliflor y la levadura nutricional. Bate hasta que sea una crema y sazona con sal y pimienta. Sí, queda espeso de morirse. Pero hay que tener en cuenta que en la olla hay caldo, porque en la olla rápida, el caldo NO se evapora. Y ese caldo se usa para la salsa. Pon la salsa de nuevo en la Instant Pot en la que están los champiñones, o en la olla en la que los tengas, y remueve. Ya está lista para servir.

Yo la usé para estos filetes.

Filetes de no-ternera
Filetes de no-ternera

Sí, parecen filetes de ternera, pero no lo son. Os juro que son estos. Son fibrosos, están exquisitos y la manera de prepararlos es muy sencilla. Se ponen en un bol, se añade bien de agua hirviendo o de caldo por encima y se hidratan durante 10 minutos.

Ahora, preparar una sartén con un chorrito de aceite. Y coge unas pinzas. Las vas a necesitar.

Escurre los filetes. No los aplastes, solo con el colador va bien.

Ahora, ponlos en la sartén con la ayuda de las pinzas. Tienen agua y el aceite salta. Sí, salta. De verdad de la buena. Usa pinzas. Y añade sal y, si quieres, pimienta, o ajo. De verdad, añade sal. No pienses que, porque la salsa lleva sal, los filetes no la necesitan. La necesitan. Te lo digo de verdad, porque yo no echo generalmente sal a las comidas que voy a mezclar y luego acabo pensando: “qué cagada”. Sálalos. No mucho y con sal yodada, ya sabes. Luego los tienes ahí hasta que se doren y ya están listos. ¿Cuánto tardan? Unos 3 minutos por cada lado. Van cambiando de color, así que lo verás enseguida.

Y ya puedes servir los filetes con esta salsa.

Yo lo que hago es congelarlo todo por separado, la verdad y así tengo varias clases de filetes y varias salsas para ir alternando para las cenas.