Seitán al adobo de pollo

Seitán. Yo no podría vivir sin seitán y sin tofu y sin soja texturizada y sin tempeh, aunque los consumo poco. De verdad. Cuando se me acaba el seitán, lo mismo estoy tres meses o cuatro sin hacerlo. Me pasa igual con el resto de los ingredientes que he mencionado. Yo, las proteínas, las cojo de las legumbres sobre todas las cosas. Pero me dije que tengo que ponerme las pilas con la variedad de mi dieta y el mismo día que hice el seitán en MyCook, gracias a las indicaciones de Claudia y, teniendo en cuenta que me habían sobrado caldo vegetal casero y tomate concentrado, me dije: vamos a hacer otro. Pero más grande. Porque así congelas en porciones y lo tienes listo para picarlo, hacer ropa vieja de nuevo o lo que quieras.

Ingredientes para 4 raciones de las mías, poco más o menos:

  • 300 gramos (2 tazas) de gluten
  • De 4 a 6 dientes de ajo muy picados
  • 230 ml (1 taza) de caldo vegetal (mejor casero)
  • 100 ml de salsa de soja
  • 45 gramos de tomate concentrado
  • 60 gramos de levadura nutricional
  • 2 cucharadas de sazonador de pollo

Preparación:

En MyCook es tan simple como poner el gluten, la levadura, el sazonador de pollo y el ajo durante 5 segundos a velocidad 5 para que se mezclen bien y luego añadir el resto de los ingredientes (es decir, el caldo, la soja y el tomate concentrado). Como es más cantidad de gluten y de seitán, lo puse 2 minutos en velocidad Amasado y luego saqué la bola, raspando las paredes y dejándola sobre una tabla de madera para integrar la masa que se queda en el vaso de la MyCook, que es muy poca pero no me gusta desperdiciarla. Sacas el cesto de vapor grande, lavas el vaso, colocas el vaso con 2 litros de agua, colocas el cesto de vapor grande, cortas el seitán en dos trozos, lo pones encima del cesto y programas 45 minutos a 120º C y velocidad 3. Déjalo enfriar en el mismo cesto y ya está listo. En el frigorífico dura 3 o 4 días y en el congelador, dura meses, así que yo lo divido y lo meto en bolsas de congelación.

No tengo MyCook:

En un bol juntas los ingredientes sólidos: gluten, levadura y sazonador de pollo y remueves con una cuchara de madera. Luego añades los ingredientes húmedos: el ajo picado, el caldo, la salsa de soja y el tomate concentrado. Remueves y amasas después con las manos durante unos 3 minutos. Si quieres, puedes dejarlo reposar 10 minutos y volverlo a amasar para que el gluten se desarrolle. Pero no hace falta. Coges tu cocedor de vapor y lo llenas de agua y cueces el seitán al vapor durante 45 minutos, en dos trozos, para que se haga bien. Luego lo dejas enfriar y ya está listo. En el frigorífico dura 3 o 4 días y en el congelador, dura meses, así que yo lo divido y lo meto en bolsas de congelación.

Seitán en MyCook (y sin ella)

Y entonces, llegó Claudia y me cambió la vida seitanera para siempre. Claudia es que siempre llega y de pronto, dices: esto por qué no se me ha ocurrido. Es decir, por qué no se me ha ocurrido que la MyCook cuece al vapor. Por ejemplo. O que amasa. Digo. Porque yo, si la receta no pone “para MyCook”, es que no la uso. Así que el 90 por ciento de las veces, la utilizo para hacer salsa de tomate (que, por cierto, es la mejor salsa del mundo y la he actualizado para eliminar algo de sal y toda el azúcar, porque para qué vamos a usar azúcar habiendo dátiles Medjoul en esta vida). Pues eso: que llegó y comenzó a colaborar con MyCook Recetas, cosa que ya sabréis si estáis suscritos al blog, porque he mandado un correo contándolo, y colgó esta receta de seitán. Y entonces yo me dije: voy a hacerla. Y la hice, pero tuneándola, porque yo ya tuneo. Poco, pero tuneo. Y porque, cuando fui a echar mano del ajo en polvo, se había acabado. Así que le metí ajo normal, del que tiene dientes. Se hace en un pispás y, en los 45 minutos que tarda en cocerse al vapor, yo limpié los areneros de los gatos, la habitación de los gatos y me hice un café. Y además, como tenía caldo vegetal casero descongelado y ese caldo solo dura tres días, pues hice más seitán, que nunca viene mal tener ahí para un ragú o… o para otro ragú.

Ingredientes para 2 raciones de las mías, poco más o menos:

  • 150 gramos (1 taza) de gluten
  • 115 gramos (1/2 taza) de caldo vegetal
  • 65 gramos (1/4 taza) de salsa de soja
  • 15 gramos (3 cucharadas) de levadura nutricional
  • 30 gramos (2 cucharadas) de aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo picados
  • 30 gramos (1 cucharada) de tomate concentrado
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de hierbas de Provenza

Preparación:

Pon el gluten, la levadura nutricional, el ajo picado, la cebolla en polvo y las hierbas de Provenza en el vaso de la MyCook y mezcla 5 segundos a velocidad 5. Agrega el caldo, la salsa de soja, el aceite de oliva y el tomate concentrado y pulsa, durante 1 minuto, el botón de Amasado. Algo de la masa, poco, se puede pegar a las paredes. Es tan fácil como sacar el seitán, raspar las paredes y darle unas vueltas con las manos. Depende de lo compacto que sea tu seitán, porque no todas las marcas de gluten absorben la misma cantidad de líquido.

Deja reposar el seitán para que el gluten se desarrolle un poquito más. Mientras tanto, lava el vaso de la MyCook y ponlo todo de nuevo. Llena con casi un litro de agua y coloca el cestillo: si ves que hay agua que sobresale por el cestillo, vacía el vaso un poco, porque queremos cocer al vapor y el agua no puede tocar el seitán. También puedes usar caldo vegetal para cocerlo al vapor, pero yo uso agua y voy que me mato. Pon el seitán en el cestillo y programa 45 minutos a 120ºC y velocidad 3. Deja enfriar (yo lo dejé en el mismo cestillo, tapado, porque si no, la superficie se seca). Ya tienes tu seitán para picar, hacerlo filetes con una salsa, usarlo en hamburguesas y lo que quieras. Como queda como una bola del tamaño del vaso, lo puedes cortar en filetes anchitos fácilmente.

No tengo MyCook ni Thermomix ni similar:

Es tan fácil como mezclar en un bol el gluten, la cebolla en polvo, la levadura nutricional y las hierbas de Provenza. En otro bol se ponen el caldo, la salsa de soja, el tomate concentrado y los ajos picados y se remueve bien para que el tomate se disuelva. Ahora, añádelo al bol donde está el gluten y revuelve con una cuchara de madera. Cuando esté todo integrado, amasa unos 3 minutos, deja reposar 5 minutos, vuelve a amasar otro poco, haz una bola y ponlo a cocer, envuelto en papel de aluminio, en una olla con un cestillo o en un cocedero de vapor, durante 45 minutos. Ya está listo.

Cocido extremeño

¿Os acordáis del chorizo de hace tres días? Si no os acordáis, revisad vuestra memoria, porque está recién publicado… Pues bien: lo vamos a usar para un cocido. Los lectores de este blog saben (y si no lo saben, aquí lo explico) que yo no he dejado de comer carne porque no me guste. De hecho, ojalá hubiera algo que fuera, en textura, igual que el chorizo (que no lo hay) e igual, sobre todo, que el tocino cuando se deshace en la sopa. Porque yo, señores, me alimentaría de cocido. Así que aquí está, sacada también del Vegan Spanish Cooking, la receta del cocido madrileño. En el libro, obviamente, le añaden patatas y col. Pero el cocido extremeño, el de mi casa, no tiene ni patatas ni nada. Solo los garbanzos. Lo que ocurre es que, por aquello de hacer un mix, yo le añadí zanahorias también. A ver: en algunas casas de Andalucía y de Extremadura, al cocido se le añaden tanto patatas como zanahorias. En la mía la cosa era así: primero, sopa de fideos. Luego, garbanzos con el caldo rojo del chorizo. Pero sin el chorizo. Cocidos a fuego lento con tocino fresco, tocino añejo, chorizo, morcilla, un trozo de ternera, un hueso de jamón con mucho jamón y un trozo de pollo.

Pero yo ya no como animales, así que le eché zanahorias. Y no le puse patatas porque no congelan bien.

Ingredientes para 7 raciones de las mías:

  • 4 tazas (1 litro) de un buen caldo vegetal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/2 cucharada de pimentón dulce o agridulce de La Vera
  • 225 gramos de garbanzos secos puestos a remojo toda la noche
  • 3 zanahorias peladas y en rodajas
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 210 gramos de chorizo
  • Aceite de oliva para freír el chorizo

Preparación:

Escurre los garbanzos y ponlos en una olla. Añade el aceite y el pimentón, incorpora el caldo y ponlo a fuego alto para que hierva. Una vez que hierva, tapas la olla, bajas el fuego y lo pones a fuego medio-bajo (en mi vitrocerámica, que llega hasta el 9, yo lo pongo en el 3). Ahora pon el temporizador o la alarma del móvil una hora y media más tarde. Cuando lleve cociendo una hora y media, los garbanzos deberían estar hechos y blandos, pero aún enteros. Pero tendrás que ir comprobando, porque cada clase de garbanzos es un mundo y algunos tardan más que otros.

Agrega la zanahoria pelada y en rodajas y deja cocer 20 minutos más. Cuando las zanahorias lleven cociendo 10 minutos, corta el chorizo en rodajas y fríelas con un pelín de aceite de oliva. Incorpora al caldo de los garbanzos y sirve.