Hamburguesas de garbanzos especiadas

¿Conocéis Oh, she glows? Detrás de esta web está Angela Liddon: no voy a explicar quién es porque lo hace ella misma aquí. Crea un sinfín de recetas apetitosas, con no menos magníficas fotografías y es uno de mis blogs de cocina de cabecera. Lo que haces siempre sale bien. Como estas hamburguesas con garbanzos. Que son es-pec-ta-cu-la-res. Quedan jugosas y riquísimas, con su justo punto de sal y todo. Estas van a ser unas hamburguesas que haré a menudo, lo sé. De hecho, dije dos tacos rotundos en cuanto me metí el primer pedazo en la boca. Y creo que en un menú vegano para carnívoros gustarían también. Me han encantado.

Ingredientes para 6 hamburguesas grandes o 7-8 más pequeñas:

  • 1 taza de garbanzos secos o 2 y 1/4 tazas de garbanzos cocidos (365 gramos una vez cocidos)
  • 1 trocito de alga kombu
  • ½ taza de arroz integral sin cocer (110 gramos) o 1 y ¼ tazas de arroz cocido
  • 3 cucharaditas de pipas de girasol crudas
  • 1 cucharadita de pipas de calabaza tostadas
  • 2 dientes de ajo grandes picados
  • ½ taza de calabacín picado (90 gramos). La receta original no lleva calabacín, lleva pimiento.
  • ¼ taza de cebolla roja picada en trocitos (30 gramos)
  • 1 zanahoria pequeña rallada
  • ¼ taza de perejil fresco picado
  • 3 cucharaditas de salsa barbacoa
  • ¼ taza de pan rallado o más si lo necesitas (30 gramos), sin gluten para celíacos
  • 2 o 3 cucharaditas de semillas de lino molidas
  • 2 cucharaditas de sal

Preparación:

Para preparar los garbanzos: Ponlos en remojo toda la noche o al menos durante ocho horas. Escurre y enjuaga los garbanzos. Ponlos en una olla mediana con tres tazas de agua. Tapa y lleva a ebullición. Cuando hierva, añade el alga kombu y 1/8 cucharadita de sal. Tapa otra vez y cuece a fuego medio-bajo durante unos 50 minutos, pero vigílalos a partir de los 35 o 40, porque hay garbanzos que cuecen más rápidamente. Desecha el kombu. Si tienes olla rápida, sigue los tiempos del fabricante. En la mía tardan 20 minutos una vez que empieza a salir el vapor.

También puedes usar garbanzos cocidos de bote. Los enjuagas y escurres bien y listo. Pero cocidos por ti están más ricos.

Otra manera de hacerlos es algo más rápida. En una olla, agrega 3 tazas de agua y 1 taza de garbanzos secos. Tapa, llévalo a hervir e inmediatamente apaga el fuego. Mantenlo tapado y deja reposar una hora. Después de ese tiempo, escurre y enjuaga los garbanzos. Agrega a la olla 3 tazas de agua y cocina normalmente.

Para cocinar el arroz: Pon el arroz en un colador y enjuágalo. Agrega ½ taza de arroz en una olla con 1 taza de agua. Llévalo a ebullición. Baja el fuego y ponlo a fuego bajo, tapa la olla y hiérvelo durante 25 o 30 minutos, pero échale un ojo y remuévelo cuando pasen 20, porque hay arroces que tardan menos que otros. Agrega un poco más de agua si ves que absorbe mucho.

Para tostar las pepitas, puedes hacerlo de dos formas.

Una, precalienta el horno a 150ºC. Tuesta las pipas de girasol y las de calabaza durante 12 minutos o hasta que tengan un color dorado y reserva.

Dos: yo tenía pipas de girasol tostadas ya y no iba a encender el horno para eso, así que puse una sartén a fuego medio, sin nada de grasa, añadí las pipas de calabaza y les di unas vueltecitas durante tres o cuatro minutos. Listo.

Para las verduras: Pica finamente el ajo, los pimientos (el calabacín, en mi caso), la cebolla y el perejil y ralla la zanahoria. El secreto de estas hamburguesas es picar finitos los vegetales. Yo lo hice a mano y muy finos no quedaron: la próxima vez, usaré el picador. A ver qué tal. Agrega la mitad de la sal y reserva.

Cuando los garbanzos estén listos, escúrrelos y enjuágalos. Ponlos en un bol y agrega el arroz cocido. Con un machacador de patata, machaca las legumbres y el cereal muy bien, pero deja algo de textura. Hay que hacer fuerza para machacar bien esto, pero merece la pena. También puedes ponerlo en un procesador de alimentos, pero queda mejor a mano. Yo lo hice a mano.

Precalienta una sartén a fuego medio alto. Con una cuchara de madera, remueve los vegetales picados en la mezcla de arroz y garbanzos. Ahora agrega las pepitas de girasol y calabaza, la salsa barbacoa, el pan rallado y el lino molido. Agrega la sal restante y remueve.

Oh She Glows las cocina así: Forma con fuerza de 6 a 8 hamburguesas. A mí me salieron seis, pero mi molde de hamburguesas es asombrosamente grande. En la sartén precalentada, echa algo de aceite en spray. Cocina las hamburguesas a fuego medio-alto de 4 a 5 minutos por cada lado. Deberían quedar doraditas y firmes cuando estén listas. También puedes hacerlas al horno, 15 minutos a 180ºC antes de pasarlas por la sartén para que queden más firmes.

Yo las cocino así: Yo congelé las hamburguesas, así que las cociné de la siguiente manera. Puse una sartén con un poco de aceite a fuego medio-alto. Pincelé el aceite por la sartén con un pincel de repostería. Puse la hamburguesa, congelada, en la sartén y la tapé. La tuve así cinco minutos. Luego le di la vuelta con un plato, porque estoy harta de que se me deshagan las hamburguesas, volví a tapar la sartén, bajé un poco el fuego y la tuve por la otra cara siete minutos. Quedan calientes, descongeladas del todo y jugosas.

Paté de zanahoria al curry / Curried carrot dip

A pesar del curry, este paté no es picante. Es un paté muy suave, perfecto para servir como aperitivos con tostaditas. Y muy apropiado para las personas a las que les guste la comida india. La receta está extraída de uno de mis libros veganos de cabecera, el Veganomicon. Yo lo hice por primera vez para el cumpleaños de mi amiga María (de ahí estas fotos guarripelas: estábamos pendientes de reírnos y comer y yo, ni tenía el trípode, ni mi cámara, ni nada. Ni ganas, por cierto, que las reuniones con amigos son urgentes: casi ni esperaron a que hiciera las fotos para meterles mano…

Ingredientes:

  • 450 gramos de zanahorias peladas y cortadas en trozos de 1 cm.
  • ¼ de taza (35 gramos) de pipas de girasol tostadas. Si son sin sal, añade algo más de sal a la receta
  • 2 cucharaditas (7 gramos) de aceite de pepitas de uva, o cualquier otro aceite vegetal (usad, de preferencia, oliva)
  • ½ cucharadita de ajo picado
  • 1 cucharadita de curry en polvo
  • ½ cucharadita de comino molido
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 cucharada de zumo de limón

Preparación:

Pon un cazo pequeño con agua a hervir. Hierve las zanahorias de 7 a 10 minutos, hasta que estén tiernas. Escurre y deja enfriar hasta que no salga humo de ellas.

Pon las pipas de girasol en una picadora o en un procesador de alimentos y pícalas en trocitos, pero sin molerlas del todo. Agrega el resto de los ingredientes y bate hasta que sea una crema, raspando las paredes del procesador de alimentos para que se integre todo bien tanto como necesites.

Prueba de sal y ajusta las especias y el limón. Ponlo en un tarro con tapa y enfría al menos 30 minutos.

Caraway-Parsley-Carrot Dip / Dip de zanahoria y semillas de alcaravea

Lo confieso. Ninguna receta de Isa Chandra Moskowitz y Terry Hope Romero me ha salido mal, así que recomiendo a todo vegano que se precie adquirir sus libros, porque os aseguro que he hecho ya unas cuantas y estoy por confesar mi amor públicamente. Este paté lo uso para los bocadillos, pero creo que también quedaría muy bien encima de unas tartaletas, a modo de entrante para una comida con amigos (y sí, aunque sea agosto, creo que también sería un maravilloso entrante para una comida lujosa de Navidad con un sinfín de patés encima de la mesa). Las semillas de alcaravea las compré en una tienda ecológica de Madrid: no las he visto en Extremadura, pero supongo que las venderán en algún herbolario o eso quiero creer, porque algún día se me acabarán… La receta es del Veganomicon.

Ingredientes:

  • 450 gramos de zanahorias peladas y cortadas en trozos de 1 cm.
  • ¼ de taza (32 gramos) de pipas de girasol tostadas. Si son sin sal, añade algo más de sal a la receta
  • 2 cucharaditas de aceite de pepitas de uva, o cualquier otro aceite vegetal
  • ½ cucharadita de ajo picado (yo puse un ajo grandecito)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • ½ cucharadita de semillas de alcaravea
  • ½ taza de perejil picado fresco

Preparación:

Pon un cazo pequeño con agua a hervir. Hierve las zanahorias de 7 a 10 minutos, hasta que estén tiernas. Escurre y deja enfriar hasta que no salga humo de ellas.

Pon las pipas de girasol en una picadora o en un procesador de alimentos y pícalas en trocitos, pero sin molerlas del todo. Agrega el resto de los ingredientes, excepto el perejil y bate hasta que sea una crema, raspando las paredes del procesador de alimentos para que se integre todo bien tanto como necesites. Añade el perejil y dale unos toques para que se pique y se mezcle con la salsa.

Prueba de sal y ajusta las especias y el limón. Ponlo en un tarro con tapa y enfría al menos 30 minutos.