Filetes de tempeh ahumado

Tempeh a rodajas
Tempeh a rodajas

Tengo pocas recetas de tempeh en este blog y no sé por qué, porque es un alimento que me encanta. Bastante más que el tofu. Y ahumado está riquísimo. Así que vamos a remediarlo. Normalmente lo hago a cuadraditos o lo desmenuzo para hacer bacon, pero la presentación de esta receta es en filetes. Redondos. Preciosos. Por cierto, es de este libro, que acaba de salir:

Fuss-Free Vegan
Fuss-Free Vegan

Sam Turnbull procedía de una familia que tenía cabezas de venado colgando en el salón de su casa y que mataba los animales que quería: la persona que menos hubiera uno imaginado que podría hacerse vegana. Ahora tiene un blog que se llama It doesn’t taste like chicken. Es decir, «no sabe a pollo», que es el mejor título para un blog vegano del mundo. «¿El tofu, pero a qué sabe? ¿A pollo?» «¿El tempeh es como el pollo?» Qué manía con el pollo, coño, dejad a los pollos: el tempeh sabe a tempeh y el tofu sabe a tofu.

Y ahora, una vez dicho de dónde viene la receta, os voy a mostrar la causa de que todas mis fotos sean iguales:

Ororo y los filetes de tempeh
Ororo en el mantel que pongo como fondo para las fotos

Aquí está Ororo, pero podía estar Huck, metiendo el morro o la pata en el plato. O podría estar Brea, tirando del mantel por uno de los lados de la mesa. Lo han hecho más de una vez, siempre, gracias al cielo, sin un plato encima. Yo coloco el trípode, saco esa mesita, la pongo en medio del salón, pongo un mantel (tengo solo tres: algún día me haré con una madera larga y grande y eso para usarla de fondo) y coloco la cámara, la pongo en modo manual, voy corriendo a por el plato de la cocina, lo pongo en la mesa y disparo.

Podría echar a los gatos del salón y quedarme una hora decorando, pero normalmente hago las fotos cuando me he pasado el fin de semana cocinando y estoy agotada. Y me quiero sentar a ver series como Mindhunter. Qué buena Mindhunter. Viva David Fincher.

Ingredientes para 2 raciones:

  • 2 cucharadas de sirope de arce o de agave
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de oliva, más algo más de aceite para freír el tempeh
  • 1 cucharadita de humo líquido
  • 1/4 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/4 cucharadita de pimentón (yo usé pimentón dulce de La Vera)
  • 225 gramos de tempeh a rodajas finas. Si no tienes tempeh, también puedes usar tofu.
Filetes de tempeh
Filetes de tempeh

Preparación:

Mezcla en un bol el sirope, la salsa de soja, el aceite, el humo líquido, el ajo en polvo y el pimentón. Añade el tempeh y mezcla bien, pero con cuidado. Deja reposar el tempeh en la marinada al menos 10 minutos (pero como si lo quieres tener toda la noche).

Calienta una capa fina de aceite de oliva en la sartén y fríe el tempeh o el tofu, a fuego medio, unos minutos por cada cara. La expresión «unos minutos» va de 2 a 5 o hasta 10 minutos, porque depende de lo gordito que hayas cortado el tofu (imagínate que lo has hecho con tofu en barritas) y de cómo de crujiente te guste. Si el grosor de las rodajas es como las mías, con 3 minutos por cada lado estará. Si no, se quema. Estad pendientes e id dándole la vuelta a las rodajas de vez en cuando.

Mientras se cocina, que lo tendrás que hacer en tandas, ve añadiendo el líquido de la marinada poco a poco. Formará una glasa. Cuando esté frito a tu gusto, sácalo y ya lo puedes comer.

Soja con espinacas

Resulta que en uno de estos fines de semana en los que me pongo a cocinar como una loca pero en los que al final siempre hago menos platos de los que pretendo porque el congelador (los dos) ya está a reventar, yo me dije: «Voy a hacer comida española». Y, como no compro garbanzos de bote ni legumbres de bote ni nada, soy de las que tira de la olla rápida y se pone a cocer legumbres como una loca. Pero antes hay que ponerlas en remojo. Total, que yo cogí una de estas bolsas de papel que te dan en Semilla y grano, y eché los 400 gramos de rigor, los puse a remojo sin mirar (yo soy así) y zasca. No eran garbanzos. Era soja blanca, que ni me acordaba de que la tenía. Nota mental: actualizar el Prep and Pantry, que por algo me lo compré. Total, que lo mismo da que me da lo mismo, así que lo hice igual, porque la soja blanca es realmente versátil. Y creo que no tengo recetas son soja en el blog. De hecho, no tengo. Y he de comerla más. Un día hice el hummus del Candle Cafe con soja cocida y está riquísimo.

Además, mis compañeros me regalaron un libro (omnívoro, pero con varias recetas veganizables -menos las de pescado, que yo no sé-) que se llama La cocina de las legumbres y ahí aparecían estos garbanzos con espinacas. En él está la receta tradicional de toda la vida y además te cuenta cómo se cuecen las legumbres y sus características, así que es muy completo. Todavía no me lo he leído entero, porque yo leo libros de cocina como los que leen novelas (también leo novelas. Y poesía. Y ensayo), pero lo que he visto me gusta mucho (algún lío en los cuadros de cocción sí que he observado, pero los tengo que mirar más detenidamente porque me centré en las recetas nada más). En Sevilla yo los he comido mucho (los garbanzos con espinacas: no los libros) y además quiero ampliar mi repertorio de verduras y comer espinacas más a menudo. Y col blanca y lombarda y más cosas que no sean berenjenas, zanahorias, tomate sobre todo y calabacín. Creo que va a ser una de las recetas que repita. Con soja o con garbanzos. Sale para un regimiento, eso sí.

Ingredientes para 6 raciones:

  • 400 gramos de soja blanca (o de garbanzos) a remojo 8 horas
  • 300 gramos de espinacas frescas
  • 5-6 dientes de ajo
  • 2 cebollas grandes
  • 1 tomate grande maduro
  • 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera
  • 1/4 cucharadita de pimentón dulce de La Vera
  • 1 cucharada de comino molido
  • Unas hebras de azafrán
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

Una vez hidratada la soja, escúrrela bien y enjuágala. Pon la soja cubierta de agua en la olla rápida y cuece de 17 a 20 minutos en el 2, en alta presión. Si usas garbanzos, serán de 10 a 15, dependiendo de los garbanzos y la olla. Deja que el vapor salga de forma natural (aparta la olla del fuego y no hagas nada). Añade sal. Si ves que la soja no está, es tan fácil como volver a poner la olla al fuego, con la tapa al 2 y dejar cocer unos minutos más. Hay que dejar también salir el vapor de forma natural.

Mientras se cuecen las legumbres, puedes hacer el sofrito. Pica bien los ajos y pica la cebolla en daditos pequeños (también la puedes picar en la Thermomix o la MyCook, 5 segundos a velocidad 6). Dora la cebolla en una sartén con el aceite de oliva a fuego medio durante 10 minutos. Pasado este tiempo, añade el ajo, dale unas vueltas, añade el tomate y tenlo 10 minutos más. Hay que darle vueltas de vez en cuando. El tomate lo puedes pelar, si quieres. Agrega las dos clases de pimentón, el comino y el azafrán y dale unas vueltas durante 1 minuto, sin parar de remover.

Mientras se hace el sofrito, puedes cocer las espinacas. Pon una olla con agua abundante a hervir y echa las espinacas, bien lavadas y picadas. Yo las tuve 8 minutos. Escúrrelas y enfría con agua fría para que mantengan su color. Escúrrelas de nuevo y añádelas al sofrito. Rehoga unos minutos. Agrega la soja blanca, cocida y escurrida ya y remueve. Comprueba de sal. Deja cocer unos minutos para que los sabores se mezclen y sirve.

Está muy rico y sabe distinto que los garbanzos con espinacas.

Hamburguesa barbacoa

Una vez que el verano ha acabado y hay nuevas responsabilidades profesionales (sigo en el mismo sitio, pero con más trabajo), a mí lo de meterme en la cocina todos los días, no se me da. Porque no me da tiempo. Si no tengo comida hecha, las cenas me las apaño malamente: es decir, una tostada con hummus y, si tengo, verduras. Y, si no tengo, pues no pasa nada. Pero, como he comenzado a hacer deporte y he cambiado hábitos y tengo dos congeladores, ahora me organizo mejor: legumbres cocidas para un apaño, verduras en sus tuppers, bolsas de verduras congeladas por si acaso… y hamburguesas. Hamburguesas barbacoa.

En España, si pensamos en pizza, pensamos en tomate y orégano. En América, deben de pensar en cantidades ingentes de carne picada y salsa barbacoa, que es a lo que sabe esta hamburguesa, a pesar de que no lleva salsa barbacoa. En realidad, se llama «pizza burger» y está sacada de The Best Veggie Burgers on the Planet de Joni Marie Newman, con alguna modificación mínima, porque la masa queda muy líquida y la hamburguesa tarda en hacerse. Para prepararla, hay que hacer una crema agria de anacardos, que te da para 24 hamburguesas, así que yo hice la mitad y la otra mitad de la crema la guardé en papel film para otra vez. Son potentes. Es decir, tienen un sabor fuerte. No son aptas para comerlas solas sin nada más, que es como yo me como las hamburguesas. O quizá soy yo, que me está cambiando el paladar y, donde antes veía un turrón de chocolate riquísimo, ahora veo cacao malo y azúcar y, donde antes echaba un pelín más de sal o dos, ahora todo lo noto salado. Dicen que a la vejez el paladar cambia. No puede ser, que acabo de cumplir 40: cerebro, cuerpo, esperaos un poco más.

Ingredientes para 6 hamburguesas:

  • 100 gramos (1 taza) de soja texturizada fina
  • 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera. O agridulce. Si os gustan las úlceras, usad picante, pero lleva pimienta y chile en polvo, vosotros veréis.
  • 1 cucharada de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de semillas de anís enteras
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de albahaca seca
  • 1/8 cucharadita de copos de chile
  • 1/8 de cucharadita de pimienta negra
  • 2 cucharadas de humo líquido
  • 2 cucharadas (30 ml) de aceite de oliva + 60 ml (1/4 taza) más de aceite
  • 235 ml (1 taza) de agua
  • 210 gramos de gluten (1 taza y 1/2)
  • 1 lata de 170 gramos de tomate concentrado
  • 85 gramos (1/3 taza) de crema agria de anacardos

Para la crema de anacardos:

  • 200 gramos de tofu firme, prensado y escurrido
  • 30 gramos (1/4 de taza) de anacardos crudos, hechos polvo en un molinillo
  • 1 cucharada de vinagre de arroz
  • 1 cucharada de zumo de limón o de lima
  • 1 cucharada de shiro miso (miso blanco)
  • 1 cucharada de aceite de oliva

Preparación:

Yo hice primero la crema de anacardos. Pon todos los ingredientes en un robot de cocina o en una batidora potente: pon los líquidos abajo para que las cuchillas puedan moverse bien, porque la masa es densa y dura. Yo lo hice en el robot, porque lo intenté antes con una batidora normal de vaso y ni modo: el robot sí funciona, pero la batidora sufre un poco. Y no queremos que nuestros electrodomésticos sufran. Hay que batir hasta que esté muy cremosa. Luego, resérvala. Dura una semana en el frigorífico.

En un cacito, lleva el agua a ebullición. Mientras tanto, pon la soja en un bol, junto con la pimienta, el pimentón, el anís, la sal, el azúcar, los copos de chile, la albahaca seca y el ajo en polvo. Mezcla todo bien. Una vez hierva el agua, échala en el bol, da unas vueltas con una cuchara de madera, agrega 2 cucharadas de aceite de oliva y el humo líquido, remueve de nuevo, tapa el bol con un plato y deja reposar unos 10 minutos. Quita el plato y deja enfriar.

Cuando esté manejable, más bien frío, agrega el gluten, el tomate concentrado, el resto del aceite de oliva (los 60 mililitros) y la crema agria. Remueve con una cuchara de madera y luego amasa con tus manos. Deja enfriar del todo para que el gluten se desarrolle. Forma 6 hamburguesas (salen de 150 gramos cada una, bien gorditas).

Ahora puedes hacerlas de varias maneras. Yo tengo una parrilla eléctrica que tiene cuatro posiciones (la 4 es la más alta) y, después de mucho probar, descubrí que quedan perfectas teniéndolas 20 minutos al 3. En teoría, estarán listas, según Newman, con 5 minutos por cada lado a fuego medio-alto en una sartén con un pelín de aceite. A mí así me parece que el gluten queda crudo y que debe quedar más compacto. Pero esto va en gustos personales, porque a mí todo me gusta más bien duro. También se pueden hacer al horno, en una bandeja forrada con papel de hornear, durante 15 minutos a 180º C. Dales la vuelta al finalizar los 15 minutos y luego, ponlas otros 15 minutos más. Eso sí: se endurecen cuando se enfrían, porque se siguen cocinando un pelín. Yo, ya os digo, las hice a la parrilla. Pero estoy pensando que estas parrillas son muy buenas para hacer una tanda de verduras en nada de tiempo, pero no me quedo contenta con las hamburguesas, me parece que quedan siempre mejor en sartén o al horno.

Yo las aderezaría con verduras, porque ya os digo que estas hamburguesas barbacoa son fuertes de sabor. Vamos, que yo las metería en un pan con mucho tomate a rodajas y mucho verde por el medio. Y sin salsa, porque como llevan una cantidad buena de aceite, están jugosas y sueltan su grasilla.