Hamburguesa de seitán y soja texturizada

Siempre acabo cenando casi lo mismo. Ensalada poco historiada y un sándwich. He terminado de los sándwiches hasta el moño. Bueno, realmente es que a veces llego a casa  a las diez de la noche y mi prioridad primera es darle de comer a los gatos su comida húmeda, comer algo rápido y acostarme. Ahora que he vuelto a retomar las riendas de todo (es decir, a cocinar y congelar, hacer deporte y esas cosas que consisten en cuidarse), he vuelto a hacer hamburguesas, que también se cocinan rápidamente. Esta está sacada del libro The best veggie burgers on the planet, de las que también tengo aquí esta con champiñones y la que lleva berenjenas. Las hice con el chorizo de seitán, así que saben a chorizo. Podéis usar el seitán que queráis, especiado a vuestro gusto.

Ingredientes para 4 o 5 hamburguesas, según tamaño:

  • 96 gramos de soja texturizada
  • 60 mililitros de salsa de soja
  • 180 mililitros de caldo vegetal (necesitarás más caldo)
  • 80 mililitros de caldo vegetal en un vaso aparte
  • 2 cucharadas de aceite de cacahuete
  • 200 gramos de seitán picado en trozos finos
  • 72 gramos de gluten
  • 30 gramos de levadura nutricional o de levadura de cerveza, lo que tengas en casa
  • 1 cucharada de ajo en polvo
  • 1 cucharada de cebolla en polvo
  • Pimienta negra
  • Aceite para freír

Preparación:

Para picar el seitán, yo utilicé un robot de cocina. Se queda como si fuera carne picada, dándole unos toquecitos. También podéis hacerlo con un cuchillo o una tijera. Pero tardaréis más.

Hidrata la soja. Lo puedes hacer de dos maneras: una, cociendo los 180 ml de caldo con la salsa de soja. Se lleva a ebullición, cuando hierva se vierte encima de la soja texturizada, que estará en un bol, se tapa el bol con un plato que encaje y se deja reposar 10 minutos.

También podéis echar la soja en un bol que pueda ir al microondas, añadir los 180 ml de caldo y la salsa de soja. Ahora, se tapa con film transparente y resistente y se pone a máxima potencia unos 5 o 6 minutos. Se saca y se deja reposar 10 minutos.

Precalienta una sartén y agrega el aceite de cacahuete (puedes usar el que te dé la gana), a fuego medio-alto. Agrega el seitán y saltea hasta que esté dorado pero no demasiado crujiente. Esto te llevará de 5 a 7 minutos.

Pon el seitán, el gluten, la levadura nutricional, el ajo y la cebolla en polvo y unos toques de pimienta en el bol donde tenías la soja. Mezcla bien con las manos hasta que esté incorporado y agrega ahora los 80 mililitros de caldo, mientras amasas.

Yo metí la masa en la nevera un buen rato (un buen rato es un capítulo de Buffy, que dura 40 minutos). Forma las hamburguesas y hazlas a la plancha de 4 a 5 minutos por cada cara. Deja enfriar y congela.

También puedes congelarlas sin freírlas primero. Cuando las quieras freír, calienta una sartén con un poco de aceite a fuego medio y pon la hamburguesa sin descongelar. Hazlas 5 minutos por cada lado, tapadas.

Si las quieres hornear, ponlas en una bandeja de horno forrada con papel de hornear y tapadas con papel de aluminio para que conserven la humedad, 15 minutos por cada lado.

Quedan compactas. Y, para mi gusto, exquisitas.

Seitán mediterráneo

Las magas del seitán son Isa Chandra Moskowitz y Terry Hope Romero, a las que nunca me cansaré de publicitar convenientemente. porque creo que son las mejores cocineras que hay encima de la tierra. El seitán este que voy a poner ahora es de Terry. Uno de mis sueños es (lo voy a confesar) hacer con alguna de las dos un taller de cocina vegana. Ahora pienso que, si yo hubiera ido a Nueva York en estos tiempos (¿se apunta alguien a un viaje culinario a Nueva York?) habría buscado talleres y cursos… y habría llevado una maleta vacía para llenarla de productos del Williams Sonoma. Pongo la página mexicana, porque la estadounidense no la podemos ver desde España. Ay. Soñar, qué precioso es. Creo que he dicho más de una vez que el seitán comprado me parece (lo siento, industria) la cosa más asquerosa del mundo. Pero desde que hago el tomate frito casero yo, las salsas de tomate compradas también me lo parecen.

Ingredientes:

  • 350 gramos de caldo vegetal frío
  • 4 dientes de ajo muy picados
  • 45 gramos de salsa de soja (3 cucharadas)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de tomate concentrado
  • 260 gramos de gluten de trigo
  • 16 gramos de levadura nutricional o levadura de cerveza
  • 30 gramos de harina de garbanzos
  • 2 cucharaditas de orégano seco desmenuzado
  • 2 cucharaditas de romero seco desmenuzado

Preparación:

Para desmenuzar el orégano y el romero, ponlos en un cuenquito y apriétalos con los dedos.

Precalienta el horno a 180ª C.

En un bol, pon el caldo, el ajo picado, la salsa de soja, el tomate concentrado y el aceite.

En otro bol, pon el gluten, la levadura, la harina de garbanzo, el orégano y el romero. Ahora, añade el contenido del bol de los líquidos y remuévelo con una cuchara de madera. Verás cómo se integran y se hace una masa. Cógela, ponla en la encimera y amasa unos 3 minutos: deja reposar 10.

Divide la masa en cuatro partes. Corta cuatro piezas de papel de aluminio. También se puede hacer con papel film resistente al horno. Engrasa el papel de aluminio con aceite de oliva y un pincel de repostería (de estos de silicona). Dale forma de chorizo a cada trozo de masa entre las manos. Pon cada trocito de masa en el papel y haz un caramelito, pero sin que esté muy apretado, porque el seitán se expandirá.

Hornea de 32 a 34 minutos. Saca del horno y deja enfriar 45 minutos sin desenvolver. Luego ya lo puedes cortar, congelar (se descongela en el frigorífico) o usar para otros platos. Si lo guardas en la nevera, dura 3 días.

Tofu con champiñones

¿Qué libro de Isa Chandra Moskowitz me gusta más? Ni idea. Es que me gustan todos. Esta receta es del Vegan with a vengeance, cuyas recetas de tofu son insuperables. De verdad. Esta mujer ha abierto un restaurante, Modern Love Omaha. No tengo ni repajolera idea de qué hay en Omaha (¿qué demonios hay en Omaha? Es más: ¿en qué parte de Estados Unidos está Omaha?), pero sé que algún día iré solo y exclusivamente para comer allí. Todos los días. Reinventando el turismo gastronómico, esa soy yo. El tofu. Eso que no sabe a nada, pero que sí sabe: porque el tofu sí sabe. Lo que le ocurre al tofu es que es uno de los alimentos más versátiles que hay: os lo digo yo, que la primera vez que lo hice en casa acabé tirándolo porque me pareció la cosa más asquerosa y con textura de esponja que había probado jamás. Yo soy muy exigente con los sabores. Lo aseguro. Y atrevida también. Soy tan atrevida que he probado varias veces todas las clases de pimientos que existen, solo para constatar que no los aguanto. En fin. Al lío. Que esto se hace en nada.

Ingredientes para 3 raciones:

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana, pelada y cortada en medias lunas de 1 cm. de grosor cada una
  • 150 gramos de champiñones, pelados y limpios, en rodajas
  • De 2 a 3 dientes de ajo, finamente picados
  • 450 gramos (2 bloques) de tofu extrafirme o firme, prensado y cortado en cubitos
  • 4 cucharadas de levadura nutricional. Si no tenéis, ponedle de cerveza.
  • el zumo de medio limón, o de uno si es pequeño
  • 1 zanahoria pelada y rallada, opcional
  • 50 mililitros de agua y algo más

Mezcla de especias:

  • 2 cucharaditas de comino molido
  • 1 cucharadita de tomillo seco, desmenuzado con tus dedos
  • 1 cucharadita de pimentón (yo, agridulce)
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharadita de sal

Preparación:

Calienta el aceite de oliva en una sartén grande puesta a calentar a fuego medio-alto. Saltea las cebollas durante 3 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que estén suaves. Agrega los champiñones, saltea 5 minutos, agrega el ajo y fríe 2 minutos más, sin olvidarte de remover. Ahora, echa en la sartén la mezcla de especias y remueve muy bien durante 15 segundos o así. Agrega 50 mililitros de agua para desglasar la sartén, raspando el fondo con una cuchara de madera.

Agrega ahora el tofu. Deja cocinar 15 minutos, removiendo de vez en cuando y añadiendo cucharaditas de agua (yo echaba tres cucharaditas cada tanto, cuando lo veía seco, porque odio el tofu seco) para prevenir que se pegue demasiado a la sartén. Si ves que se está pegando mucho, baja el fuego. Tras esos 15 minutos, agrega el zumo de limón y la levadura nutricional y mezcla bien. Remueve hasta que se integre y el plato ya está listo. Si quieres añadirle color, ralla una zanahoria. Y listo.