Hamburguesas de garbanzos y arroz integral / Chickpea brown rice veggie burger

Hamburguesas. I love burgers. Solas, sin pan y sin nada, aunque un día seré una tía arriesgada y les pondré una rodaja de tomate por encima. Sobre todo a estas, que son jugosas (no las recalentéis mucho, que si no pierden la jugosidad). Porque las haré otra vez, pero voy a ver si puedo veganizarlas, porque la verdad es que el invento del huevo no le aporta nada, me temo. En sabor, digo. La función supongo que la hará, la de amalgamar los ingredientes. Pero, como siempre, muy amalgamados no me quedaron porque se me deshicieron todas. ¿Cuál fue el truco? Pues nada, cuando vi que se me deshacían, ya en la plancha, lo refreí todo muy bien, hice una nueva masa con aquello y cogí un aro de emplatar, puse la masa en el aro una vez cocinada, le di forma de hamburguesa y la congelé. Para comerla, la descongelé en el microondas. Creo que la próxima vez las pondré en un plato, congeladas (para que no se deshagan, que no me veo quitando papel film o de aluminio a una masa pegotosa) y las dejaré descongelar y les daré un meneo de calor en el microondas y ya está. Porque la parte del centro estaba jugosísima, pero los lados estaban más secos que el ojo la Inés, que no sé quién fue, pero debió ser tuerta. El sabor, riquísimo. De verdad.

La receta está cogida de la página de Whole Living. Las medidas son en tazas americanas. Sí, apunté las cantidades, pero tiré el papel. Soy así. Cuando las haga otra vez y las veganice, actualizaré con las medidas en su sistema métrico. Realmente, da lo mismo, porque lo que importa son las proporciones, así que podéis coger cualquier taza y ya está…

Ingredientes para 4 o 6 hamburguesas:

  • 2 tazas de garbanzos cocidos y escurridos
  • 1 taza de arroz integral cocido
  • 1 chalota, picada
  • 1 diente de ajo picado
  • 2 cucharadas de perejil fresco picado
  • sal gruesa al gusto
  • pimienta negra al gusto
  • 1 huevo grande batido, o su sustituto (1 cucharada de semillas de lino molidas con 3 cucharadas de agua)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación:

Una vez cocidos los garbanzos y el arroz integral, machácalos con un tenedor o un machador de patatas hasta que hagas una pasta. Añade la chalota, el ajo y el perejil y sazona con sal y pimienta. Agrega el huevo y mezcla bien. Haz hamburguesas (a mí me salieron cinco bien grandes, con el aro grande de emplatar y un grosor buenecito: el típico grosor de una hamburguesa, vamos).

Calienta aceite de oliva y cocina cuatro minutos por cada lado. Sirve como desees. En la receta original, la espolvorean con mostaza en grano machacadita, agregan cebolla roja y pimiento rojo, envuelven en una hoja de lechuga y sirven. Yo las tomo solas solísimas.

Como ya he contado, una vez puestas en la sartén, aquello se deshacía que daba gusto. Supongo que hay que enfriar la masa, cosa que yo no hice (lo siento: estoy adentrándome en el mundo de las hamburguesas vegetales, no conozco los trucos). O apelmazarla aún más con algo (el huevo creo que fue el fallo, fíjate: demasiado líquido). Pero da igual. Como se me apelotonó todo, lo freí bien y luego lo congelé dándole forma. Me da lo mismo, el resultado es genial y está muy rico, así que no me importa formar las hamburguesas a priori o a posteriori. Qué se le va a hacer.

Muffins de maíz / Corn muffins

Magnolia Bakery. La foto es mía.

Receta extraída de The Complete Magnolia Bakery Cookbook.

The Magnolia Bakery es una pastelería de Nueva York que, si bien era famosa antes de su aparición en Sex and the City, con esa imagen de Carrie y Miranda comiendo cupcakes en un banquito, desató la fiebre. Se ha hecho famosa por sus cupcakes y ha editado un sinfín de libros de cocina: The Complete Magnolia Bakery Cookbook recoge las recetas de Magnolia Bakery Cookbook y More from Magnolia. La fundaron Allysa Torey y Jennifer Appel, pero ahora pertenece a otros dueños. Cuando esto ocurrió, Allysa Torey escribió At Home with Magnolia. Jennifer Appel, por su parte, fundó Buttercup Bake Shop, también con dos libros: The Buttercup Bake Shop Cookbook y Buttercup Bakes at Home.

Esta receta de corn muffins, muffins de harina de maíz, es perfecta para desayunar. No sirve como postre y me atrevería a decir que tampoco sirve como merienda: solo para desayunos. La masa es húmeda, suave y están muy ricos. Eso sí: te tiene que gustar la harina de maíz, cosa que no le ocurre a todo el mundo.

Ingredientes para 9 muffins:

  • 1 y 1/4 tazas de harina de maíz (amarilla, no Maizena)
  • 1 y 1/4 tazas de harina todo uso
  • 1/3 taza de azúcar
  • 1 cucharada de levadura Royal (polvo de hornear)
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 huevos L, ligeramente batidos
  • 1 y 1/2 tazas de leche
  • 3/4 taza de mantequilla sin sal, derretida, pero no caliente, enfriada un poco

Preparación:

Precalentar el horno a 180 grados.

Engrasar moldes de muffins.

En un bol grande, mezclar los ingredientes secos, haciendo un volcán en el centro.

En él, poner los ingredientes líquidos y mezclar con una cuchara de madera hasta que estén combinados. Pero solo lo justo hasta que estén combinados. Si se mezcla un poco más, el muffin saldrá duro.

Rellenar los moldes de muffins y hornear 18-20 minutos, hasta que al insertar un palo, salga con algunas miguitas pegadas, no del todo limpio, pero tampoco con la masa entera…

Magdalenas de chocolate blanco y almendras

Confieso que el chocolate blanco no me gusta y que la primera vez que hice magdalenas pensé que estaban mal hechas porque salieron de lo más esponjosísimas (sí: yo crecí con esas magdalenas industriales mazacotes). Esta receta sirve para un magnífico desayuno… o una no menos magnífica merienda.

Procede de una receta de Muffins de chocolate blanco y nueces de Macadamia que, sin embargo, yo he adaptado porque la primera vez que la hice la masa me quedó pastosísima. No sé de quién es: pensé que la había cogido de Trotamundos, o de Uno de Dos, pero ahora creo que es de Auro

La cantidad de magdalenas que se obtienen y el tiempo de horneado, digo yo que dependen de los moldes de magdalenas. Yo compré uno de muffins maravilloso de Dr Oetker, que muestro aquí:

Ingredientes para 12 magdalenas

  • 300 grs. harina
  • 80 grs. azúcar
  • 80 grs. mantequilla (derretida)
  • 200 grs. chocolate blanco. Usé uno fantástico, marca Valrhona, que me ha reconciliado con el chocolate blanco. Qué cosa más rica.
  • 150 grs. almendras picadas ecológicas (la receta original es con nueces de Macadamia, pero no había en el supermercado al que fui y encontré estas almendras que ya estaban picadas). Son de Bioterra y extremeñas. Haciendo patria.
  • 250 ml. leche entera
  • 1 huevo
  • 2 cucharitas y ½ de postre de polvo de hornear (los que no somos cocinillas lo conocemos como «levadura Royal», pero en realidad, la levadura Royal no es levadura. En otras recetas también lo encontraréis como «impulsor». Ay, cuánto tiempo pasó sin que yo supiera qué era aquello de «impulsor»)
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla, comprado en Taste of America… una tienda que es una especie de paraíso anti-culpabilidad…

Preparación:

Precalentar el horno a 180ª, preparar las bandejas de muffins. Yo las engrasé con mantequilla derretida en el microondas y un pincel de silicona, bien engrasaditas. No les puse papel a estas.

Picar el chocolate blanco. A temperatura ambiente, con un buen cuchillo y una tabla de madera, se hace muy bien.

Tamizar la harina, la levadura y la sal. Yo uso un colador de estos grandes de rejilla, como los de colar la leche, pero tamaño grande. Reservar.

Con una batidora de varillas, mezclar el azúcar y la mantequilla. Luego, añadir el huevo y batir bien.

Añadir la harina poco a poco integrando. Yo fui añadiendo un poco de harina y un poco de leche, un poco de harina y un poco de leche. Y así hasta que está la masa.

Luego se echa el chocolate blanco cortadito y la almendra picada. Se integra con una cuchara.

Llenamos los moldes. No hay que llenarlos enteros, sino a tres cuartas partes de su capacidad. Se hornea durante 30 o 35 minutos. Esto depende de los hornos, por lo visto, porque cada horno, dicen los entendidos, es un mundo. En el mío fueron 30 minutos. Pero vais a saber si están porque se pinchan con una aguja y, si sale limpia, es que están listos. Luego se saca el molde del horno. Se espera un poco, unos tres o cuatro minutos. Se vuelcan las magdalenas en una rejilla y se dejan enfriar.

Yo, para conservarlas bien, uso unas latas de galletas de La Cure Gourmande que tienen carbón activado y absorben toda la humedad.

Ea, que disfrutéis.