Ensalada de flores

Esta ensalada la pongo porque quedó muy bonita y porque era la segunda vez que comía flores (comestibles, claro). Estoy en un grupo de consumo en el que tienen esta ensalada en bolsitas, con flores lilas y amarillas, que no sé qué son. La ensalada, además de hojas verdes (de lechuga y esas cosas) tiene hojas de albahaca fresca. No sé si vosotros compráis flores comestibles, la verdad: yo no las he encontrado nunca, salvo así. Pero lo de añadir albahaca a las ensaladas, que yo no había hecho nunca (sí, me faltan un sinfín de sabores por probar), me pareció una magnífica idea. Definitivamente, ¡este es un blog fácil y para principiantes!

Ingredientes para 1 ración de las mías:

  • 1 bolsa de ensalada de flores
  • Un puñado de frambuesas
  • Una pizca de sal
  • Vinagre de cerezas
  • 1 cucharada de aceite

Preparación:

Se pone la ensalada de flores en un bol, se añaden las frambuesas lavadas y se aliña con aceite, vinagre y sal. Vamos, para torpes… Y para gente con prisa.

Ensalada con queso de cabra

Sí, esta receta no es vegana, es vegetariana. Aquí, en Extremadura, la primera semana de julio nos sorprendió con una ola de calor absolutamente inaguantable. Yo, para las ensaladas, soy muy poco historiada, la verdad: lo mío es mezclar hojas de lechuga, añadirle lo primero que veo y ya está. Así que esto es simple simple. Pero está rico. Las cosas simples también están muy ricas: con este calor (y con el sol dando todo el día en la cocina, y sin aire acondicionado) no se puede estar con los fogones porque una no tiene ganas de nada. Nada más que de poder dormir alguna noche del tirón.

Ingredientes para 1 ración de las mías:

  • Una bolsa de mezcla de lechugas pequeña
  • 3 cucharaditas pequeñas de cebolla caramelizada
  • 40 gramos de frutas secas (usé piña, pomelo de Thailandia y mango)
  • 40 gramos de queso de cabra en taquitos
  • Una pizca de sal
  • Vinagre de Módena al gusto
  • 1 cucharada de aceite

Preparación:

Se pone el contenido de la bolsa en un bol y se corta un poco con unas tijeritas, porque suelen venir hojas muy grandes. Se añade la cebolla caramelizada, las frutas secas cortaditas en trozos pequeños, el queso de cabra y una pizca de sal. Luego se añade el vinagre (no pongo cantidad porque yo soy un poco adicta al vinagre, lo reconozco) y el aceite, se remueve y se sirve.

Ensalada con frutas secas

Sí, debería haber publicado esta receta hace cinco días, o actualizar el blog… Pero he estado liada. Como todas las que tenemos blogs. De hecho, ahora mismo estoy eligiendo recetas de bizcochos y galletas para mi cumpleaños, que es en dos días. Si salen dignamente, prometo colgarlas (no sé yo cómo me apañaré con las recetas americanas y sus tazas de harina que nunca se pueden medir correctamente).

Esta ensalada es fruto de un regalo que me hizo mi madre. Hace algún fin de semana, pusieron una feria de productos artesanales en Badajoz, de la que me traje dos instrumentos para cortar comida (en espiral, a rodajas, a tiritas…) hechos en Rusia que no sé ni cómo había importado un señor muy amable y una buena provisión de frutas secas sin azúcar añadido. Compramos piña, mango, mango ecológico y pomelo de Thailandia. Así que ese día hicimos una ensalada con las frutas y yo tengo pendiente hacer un arroz ruso que ya colgaré.

Ingredientes para 1 ración:

Mezcla de lechugas
40 gramos de frutas secas cortaditas a pedazos
Vinagre de cerezas
Reducción de vinagre de frambuesas
1 cucharada de aceite de pepitas de uva, oliva o el que queráis
sal

Preparación:

Esto más simple no puede ser. La verdad es que la ensalada puede servir como base para otras: cuando la comimos mi madre y yo, le echamos patatas cocidas también. Yo, como la he usado como guarnición, solo he puesto las lechugas y los frutos secos, un pelín de sal, un buen chorro de vinagre de cerezas (no sé si será difícil de encontrar allá donde viváis: yo utilizo éste) y un chorrito de reducción de vinagre de frambuesas. Y ya está lista.