Seitán con hierbas provenzales

Esta receta de seitán no es de Isa Chandra Moskowitz, sino de su partenaire en varios libros, Terry Hope Romero. Ella también nos ha dado algunas de las recetas veganas más ricas que he probado jamás. Sus seitanes son insuperables. Lo digo yo, que le di varias oportunidades al seitán comprado y me parecía salsa de soja gelatinizada y asquerosa… Así que no le volví a dar ninguna oportunidad más, hasta que se me ocurrió hacerlo. Con el seitán hay un problema. Las recetas de los libros de estas dos señoras están optimizadas para la marca de gluten que usan, que es Bob Red’s Mill. Yo la he comprado por iHerb, pero, cuando se me ocurrió comprar gluten en el herbolario de siempre, me encontré con que necesita mucho menos líquido. Así que tened en cuenta que el gluten, como las distintas clases de harina, absorbe el líquido que le da la gana. Un truco es hacer la mezcla en un bol con los ingredientes líquidos, pero con menos caldo del que dice la receta y luego, si hace falta, ir echándolo con cuidado.

Ingredientes:

  • 360 gramos de caldo vegetal
  • 2 dientes de ajo prensados
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de tomate concentrado
  • 260 gramos de gluten
  • 15 gramos de levadura de cerveza o nutricional
  • 30 gramos de harina de garbanzo
  • 1 cucharada de hierbas de Provenza secas

Preparación:

En un bol, bate el caldo vegetal, el ajo, la salsa de soja, el aceite de oliva y el tomate concentrado.

En otro bol, mezcla bien el gluten, la levadura de cerveza, la harina de garbanzo y las hierbas de Provenza.

Forma un volcán en el centro y añade el bol con el caldo.

Ahora, con una espátula de silicona o una cuchara de madera, mezcla bien, hasta que el bol esté limpio y no haya restos de harina. Pasa la masa a una encimera (limpia) y amasa con las manos 2 o 3 minutos. Deja reposar la masa 10 minutos y vuelve a amasar 2 minutos más.

Precalienta el horno a 180ºC.

Divide la masa en cuatro trozos iguales. Yo la peso. Recorta cuatro rectángulos de papel de aluminio lo suficientemente grandes como para que quepan cada uno de los trozos. Haz una especie de salchicha gorda con cada uno de ellos y ponlos en el papel de aluminio. Ahora tienes que hacer un paquetito: une los dos extremos más anchos de tu papel y séllalos, pero deja espacio suficiente, porque el seitán se expande. Ahora, sella los otros dos extremos, como si hicieras un caramelo.

Ponlos en una bandeja de hornear, a media altura, y hornea de 32 a 34 minutos, hasta que el seitán esté firme al tacto. Sácalos y deja enfriar, sin desenvolverlos, durante 45 minutos antes de usarlo.

Pasta con champiñones y alcachofas

Yo, a este plato de pasta, le hubiera echado, lo confieso, un poco de nata (yo uso nata vegetal, pero quien dice nata dice tofu sedoso batido) para que aquello tuviera más salsa. Quizá habría que haberle añadido la margarina o mantequilla, pero yo no las uso. Prefiero el aceite de oliva y no entiendo eso de freír algo en mitad aceite, mitad mantequilla. De todos modos, el plato está rico. Aunque habría que hacerle un tuneo y que tuviera algo más de liquidillo. Tampoco es el plato que más me apasiona, pero hay locos de las alcachofas a los que sí les va a entusiasmar, lo sé. La receta, con mis variaciones (no sé qué es el Braggs, por ejemplo) la robé vilmente de aquí.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 120 gramos de pasta (sin gluten para los celíacos)
  • 100 gramos de champiñones
  • 8 corazones de alcachofas
  • 430 gramos de garbanzos cocidos y escurridos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/4 taza (50 gramos) de vino blanco
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1 cucharadita de hierbas de Provenza
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra recién molida o una pizca de la comprada molida ya
  • 1/4 cucharadita de ajo en polvo
  • 2 cucharaditas de perejil fresco
  • 1/2 cucharadita de tomillo fresco (o una pizca de tomillo seco)

Preparación:

En una sartén de hierro fundido, calienta el aceite de oliva a fuego medio hasta que la margarina se funda. Agrega los champiñones muy picados, las alcachofas, los garbanzos y el ajo. Remueve y deja que los champiñones se hagan un poco. y agrega el vino blanco. Remueve un poco y deja que los champiñones se hagan. Agrega las hierbas y los condimentos y continúa cociendo hasta que los champiñones tengan la consistencia que quieres.

Cuece la pasta.

Una vez que la pasta está cocida, ponla en la sartén y remueve. Sirve.