Albóndigas de berenjenas

Albóndigas de berenjenas
Albóndigas de berenjenas

La primera vez que comí albóndigas de berenjenas me las hizo mi amiga Cristina, del Voodoo de Badajoz, que ya tiene una carta vegana, incluidos postres, más que considerable (un brownie sin gluten, hecho con harina de almendras marconas, que es una delicia, por cierto). Fue para celebrar el comienzo de mi 2018: mi cena de Nochevieja fue maravillosa, desde luego.

Total, que busqué la receta, porque Cristina siempre las cambia y me vaciló muchísimo diciéndome que eran secreto de la cocinera. Ella les pone pan de centeno. Así que yo, que las he hecho dos veces, le puse pan de centeno también la segunda vez y están mucho más ricas.

Albóndigas de Cristina

Ingredientes para unas 24 albóndigas:

  • 600 gramos de berenjenas, lavadas, con piel, en rodajas gorditas y luego en cuadrados.
  • 4 dientes de ajo, pelados, partidos por la mitad y sin el germen
  • 2 cucharadas (30 gramos) de aceite de oliva
  • 60 ml (1/4 taza) de agua
  • 180 gramos de pan de centeno duro
  • 3 o 4 ramitas de perejil
  • 4 hojas de albahaca
  • 1 cucharada de semillas de lino molidas mezclada con 2 cucharadas de agua
  • 1 cucharadita de sal fina
  • Unos toques de pimienta molida

Para la salsa de tomate:

  • 800 gramos de tomates de pera (puede ser en conserva, de los que vienen en cubitos si no es temporada) picados a cuartos
  • 50 gramos de aceite de oliva
  • 2 dátiles sin el hueso
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de albahaca fresca picada
Albóndigas de berenjenas
Albóndigas de berenjenas

Preparación en MyCook:

  • Para las albóndigas:

Calienta el aceite en el vaso durante 1 minuto a 120º C y velocidad 1.

Pon 2 dientes de ajo y las berenjenas y programa 6 minutos a 120º C y velocidad 1. Incorpora el agua y programa otros 6 minutos, pero a 100º C y velocidad 2.

Vierte el contenido de la jarra en un bol y deja templar unos 20 minutos. No laves el vaso.

Mientras, precalienta el horno a 180º C y prepara una bandeja con papel de hornear.

Pon en el vaso de la MyCook el pan de centeno, los otros 2 dientes de ajo, el perejil y la albahaca. Tritura 15 segundos a velocidad 10. Revuelve con ayuda de la espátula para ver si el ajo está muy picado. Si no, ponlo de 2 a 5 segundos más a velocidad 10. Baja los ingredientes con la espátula y coloca la mariposa en las cuchillas.

Añade el huevo de lino, las berenjenas, la sal y la pimienta. Mezcla 20 segundos a velocidad 3. Vuelve a poner el contenido de la jarra en un bol, remueve un poco con una cuchara de madera y forma las albóndigas. Salen unas 24.

Coloca en la fuente del horno y hornea 20 minutos.

  • Para la salsa:

Mientras se hornean las albóndigas, haz la salsa de tomate. Calienta el aceite en el vaso durante 1 minuto a 120º C y velocidad 1. Añade el tomate, los dátiles y la sal y sofríe 30 minutos a 120º C y velocidad 1. Vierte sobre las albóndigas, decora con la albahaca picada y sirve.

Avena partida con manzana y canela

Avena con manzana para desayunar
Avena con manzana para desayunar

Antes de tener que salir pitando para Granada (sí, me quedan más entradas por hacer de la comida en Madrid y del fin de semana que pasé con Mivegablog, Vegan Place y Kiss the Cook en Granada, que en Granada hubo tiempo para todo), me gasté un montón de dinero en la frutería para pasarme la semana cocinando… Lo tuve que hacer todo en una mañana. Así que junté todos los electrodomésticos y los puse a trabajar, con estrés y taquicardia y un mal cuerpo que no veas, para poder congelarlo todo. De algunas recetas no pude ni sacar fotos, pero ya las repetiré. Otras me las dictó mi madre por teléfono y voy a ver si las pongo en pie. Es lo que pasa cuando, por la noche, te dicen que te tienes que ir pitando a otro sitio. Como tenía manzanas que había comprado para comerlas crudas y solas, las metí en la olla lenta siguiendo una receta de Melissa King, de su libro Easy.Whole.Vegan. Es fácil y está muy rica. Para un desayuno de invierno, calentita, viene que ni pintada. Y se puede congelar.

Ingredientes para 6 raciones:

  • 720 ml (3 tazas) de leche de almendras sin endulzar o agua. Yo puse agua, que la leche ya se la meto luego en el bol.
  • 300 gramos (1 y 3/4 tazas) de quinua cruda o avena partida. Yo usé avena.
  • 2 manzanas picadas, preferiblemente Gala. Yo usé cuatro manzanas para que no se estropearan.
  • 80 gramos (1/2 taza) de uvas pasas o dátiles Medjoul picados. Yo usé pasas.
  • 1/2 cucharadita de sal fina
  • 1 y 1/2 cucharaditas de canela molida
  • 1/4 cucharadita de jengibre molido
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada molida. En lugar de la canela, el jengibre y la nuez moscada, yo usé 2 cucharaditas de apple pie spice.
Avena con manzana y canela
Avena con manzana y canela

Preparación:

Mezcla todos los ingredientes en la olla de la crock pot y remueve bien. Tapa y cocina en HIGH durante 3 horas o en LOW durante 6. Lo puedes servir inmediatamente, calentito, o refrigerarlo para usarlo más tarde. Yo lo he congelado y queda perfecto. Para servir, le añado leche de soja, remuevo, lo caliento en el microondas 30 segundos, lo saco, remuevo otro poco y luego lo caliento otros 30 segundos más.

Puedes añadir mantequilla de almendras para servir, o semillas de cáñamo, pipas de calabaza o semillas de chía.

Si no tienes crock pot, lo puedes hacer al fuego también. Pon los ingredientes en una cazuela, remueve, lleva a ebullición, tapa la cazuela y baja el fuego: ponlo a fuego medio-bajo para que se mantenga un hervor suave. Remueve de vez en cuando, porque además tendrás que ver cuándo se absorbe el agua. Prueba y lo más probable es que esté listo. Si no lo estás, tendrás que añadir un pelín de agua caliente más (calienta un vaso con agua en el microondas y lo vas añadiendo). Tardará unos 15 minutos. Y ya tienes tu desayuno.

Dátiles rellenos de queso de almendra y jalapeños

Dátiles rellenos con queso de almendra y jalapeños
Dátiles rellenos con queso de almendra y jalapeños

En el intervalo que va entre algunas entradas de este blog y otras, mi padre falleció. Lo escribo y me lo digo, pero aún no me lo creo mucho, sinceramente. Fue el 17 de diciembre, una semana justa antes de Nochebuena. A él le gustaba muchísimo la Navidad, así que el duelo me lo he pasado cantando «Las doce palabritas» (no pongo versión, porque la más conocida es la de Rocío Jurado y ella no la canta como la cantamos en casa AKA «ella la canta mal»). Y, además de cantar «Las doce palabritas», he cocinado como si no hubiera un mañana. Comida navideña, que iré poniendo aquí aunque hayan pasado las fiestas, porque al final la vida hay que celebrarla, da igual cuando sea y quién dice que hay cosas que solo se pueden comer en Navidad.

Ojo: cuando digo que la vida hay que celebrarla, es que hay que cuidarse también. Que sí, que aquí estamos dos días y uno está lloviendo, pero la calidad de tu vida también importa. Yo tiendo a descuidarme cuando me pasan cosas (porque en la vida pasan cosas y, a veces, ocurren todas a la vez, pero el resto de las que ocurrieron a la vez, que también son dos cánceres más a falta de uno, no las puedo contar). Vamos, que me he puesto hasta el culo y toca retomar las buenas costumbres para el nuevo año.

Aún no tengo físicamente The Superfun Times Vegan Holiday Cookbook, que es el último libro de Isa Chandra Moskowitz y que está agotado desde que salió a la venta. Pero alguna receta de él sí que he podido hacer. Como estos dátiles rellenos. Que están muy ricos, pero pican. Así que vosotros veréis cómo les ponéis de picante. En realidad, en vez de jalapeños, la receta usa chiles chipotles. Yo hubiera jurado que tenía una lata de chipotles, pero no sé dónde demonios la he puesto, así que usé jalapeños. Pocos, pensaba yo. Pues pica que da gusto, así que a alguna gente le va a encantar. No miro a Claudia, no. Por cierto que Claudia ha iniciado un nuevo negocio, relacionado con la cocina vegana, pero de eso hablaremos en otra ocasión. Si os pica el gusanillo, se llama Mr Broccoli.

Que además diréis: ¿y por qué solo has puesto dos dátiles para las fotos? Porque me los tenía que llevar a la comida de Nochebuena y no era plan de gastarlos todos. Por eso. Coño, que lo preguntáis tó.

Ingredientes para 36 mitades de dátiles:

  • 90 gramos (1 taza) de almendras laminadas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 120 ml (1/2 taza) de agua caliente
  • De 15 a 30 gramos (1/8 a 1/4 de taza) de chiles chipotle o jalapeños
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 18 dátiles Medjoul, sin pepitas, cortados por la mitad a lo largo
  • Guantes de látex (sí, los necesitas)
Dátiles rellenos de queso de almendras con jalapeños
Dátiles rellenos de queso de almendras con jalapeños

Preparación:

Para preparar los chiles, ponte guantes. De verdad, no los toques: vas a ver las estrellas. Y, como se te ocurra tocarte los ojos, vas a acabar en el centro de salud. Así que ponte guantes desechables para manipular los chiles: los pones encima de una tabla, les cortas el rabito, los abres por la mitad, les quitas las pepitas, que pican muchísimo, las tiras a la basura sin tocarlas, cortas los chiles un poco, los pones en un cuenco, tiras las pepitas a la basura o al fregadero, lavas la tabla de madera y luego te quitas los guantes y los tiras.

Ahora, lleva un cazo con agua a ebullición. Añade las almendras y cuece durante 30 minutos. Escúrrelas y pásalas a un robot de cocina. Añade el aceite, los chiles (sin tocarlos, recuerda), el zumo de limón, el agua caliente y la sal y bate muy bien. Si lo haces en Thermomix o MyCook, dale caña poniendo el cestillo dentro para que no te salpique las paredes y la tapa y ponlo a máxima velocidad un par de minutos. Si lo haces en un robot, ten en cuenta que te costará más trabajo. Las almendras nunca se hacen una pasta entera, así que la mezcla tendrá algo de granulosa, pero ha de ser una crema. Pasa la mezcla a un recipiente con tapa y enfría. Ahora te parece muy líquida, pero luego se espesa.

Prepara una manga pastelera con una boquilla pequeña. Coloca los dátiles en una bandeja y decora con la crema: ponla en la manga y rellena los dátiles como quieras. También puedes abrirlos en libro y rellenarlos con la ayuda de un cuchillo. Si vas a usar el plato para llevarlo a otra parte, como hago yo, pues guarda los dátiles por una parte y la crema por otra.