Coles de Bruselas caramelizadas y ahumadas

Coles de Bruselas
Coles de Bruselas

Las coles de Bruselas, que yo solo había probado en menestra congelada y que, en teoría, odiaba, saben amargas a veces. Un fin de semana que había comprado un kilazo a mi grupo de consumo, me dije que no las iba a volver a hacer al horno, sino que iba a probar otra clase de preparación. La idea de añadir un toque dulce (sí, el azúcar añadida, cuanta menos, mejor: ya lo sabemos. Ahora, dejadme usar un poco de sirope de arce) la vi en no sé qué libro, así que no puedo decir de dónde he sacado la inspiración. Debería tener menos libros de cocina. Claro que luego voy a Portugal y me compro esto:

Mis primeros libros de cocina vegana en portugués

No tengo remedio. Libro vegano que veo, libro que compro.

Pero yo iba a hablar de coles de Bruselas.

Para que las coles de Bruselas no amarguen, es mejor hervirlas unos 5 minutos y luego pasarlas corriendo a un bol con agua muy fría: es decir, con hielos dentro. Eso lo dice Harold McGee. Si no queréis hacer este paso, se puede añadir un pelín de sirope de arce.

Virginia García (es decir, Gastronomía Vegana y CreatiVegan) escribió un artículo sobre cómo cocinar coles de Bruselas.

Cuando llevaba una hora picando un kilo de coles de Bruselas, cortándoles el rabito, quitándoles las hojas del exterior y eso, harta de las verduras, que llevaba el fin de semana entero picando verduras, mi amiga Claudia me dijo: “¿Y la MyCook?” Y mi respuesta fue: “Pero yo por qué no pienso”. Usad los aparatos de cocina, no seáis como yo. Pensad. ¿Cuarenta minutos de tu vida picando coles de Bruselas o 10 segundos en un robot?

Composición de las coles de Bruselas

Ahora que venden salchichas con potasio y cereales con mucha azúcar y muchas vitaminas, yo diré que, según el Cron-O-Meter, 100 gramos de coles de Bruselas tienen Omega 3, un poquito de proteínas (con todos los aminoácidos: cistina, histidina, isoleucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano, tirosina y valina). También tienen vitamina B1, B2, B3, bastante B5, colina, ácido fólico, y vitaminas A y C como para parar un tren. Y vitamina K como para parar un avión. Y minerales: también tiene minerales, como el zinc, el sodio, selenio, potasio, fósforo, manganeso, magnesio, cobre, hierro y calcio.

Confieso que no sé para qué sirve absolutamente ninguna vitamina ni ningún mineral, pero tienen nombres chulos y de los pocos que he buscado dice la Wikipedia que son esenciales para la vida. Así que comed coles de Bruselas.

Coles de Bruselas aromáticas
Coles de Bruselas aromáticas

Ingredientes:

  • 500 gramos coles de Bruselas, ya limpias y picadas
  • 1 cucharadita de sirope de arce
  • aceite de oliva

Preparación:

Calienta una sartén grande con aceite de oliva (yo cubro el fondo con una capa finísima; es decir, 1 cucharada o cucharada y media). Cuando la sartén esté caliente, añade las coles de Bruselas y remueve. Las coles tardan poco en hacerse: si son muchas, unos 7 minutos: si son menos, menos tiempo. A mí me gusta que crujan un poco y que queden enteras, porque además una cocción prolongada acaba con su color. A mitad de cocción, cuando lleven 3 o 4 minutos, añade el sirope de arce y el humo líquido y dale unas vueltas. Finaliza la cocción y listas.

Les puedes añadir frutos secos, o después o en la misma sartén donde las haces.

Coles de Bruselas al horno

Odio las coles de Bruselas. Eso pensaba yo. Que odiaba las coles de Bruselas. Hasta que me dije: las has comido mal. No puedes decir que odias las coles de Bruselas cuando las has probado en una menestra congelada y todas blandurrias y todo horror. Total, que compré coles de Bruselas. E hice un revuelto con varias verduras y salsa de soja y me dije: oh, esto parece que están rico. Siguiente paso: comerlas solas. Y allá que me puse. A comerlas solas. Asadas. Tremendas.

Coles de Bruselas asadas
Coles de Bruselas al horno

Moraleja: Hay que darle una oportunidad a la vida, señores. Si yo solo hubiera comido tofu poco hecho, blandito, en salsa, hubiera pensado: esto está asqueroso. Si yo solo pruebo una menestra con coles de Bruselas congeladas y blandas, pienso: no vuelvo. Pues no: en el 90 por ciento de las veces, no falla la verdura: falla la preparación. Y esto, en mi caso, desgraciadamente, no aplica para los pimientos.

Ingredientes:

  • coles de Bruselas
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
Coles de Bruselas al horno
Coles de Bruselas asadas

Preparación:

Precalienta el horno a 210º C.

Puedes usar tantas coles de Bruselas como te quepan en una bandeja puestas en una sola capa. Las coles de Bruselas se preparan de la siguiente manera: se corta el tallito de la base, se despegan las hojas exteriores y se lavan. Luego ya se pueden cortar por la mitad y colocarlas en la bandeja, sin secarlas mucho: eso hará que no se quemen enseguida.

Pon las mitades de las coles en la bandeja, rocía con aceite de oliva, sal y pimienta negra recién molida y mete al horno 10 minutos. Saca, con ayuda de unas manoplas para no quemarte. Dale unas vueltas y ponlas otros 10 minutos más.

El tiempo es orientativo, ojo, porque depende del tamaño de las coles de Bruselas, así que tendrás que contar de 10 a 20 minutos en total. A los 10, tú las sacas y las miras. Luego ya valoras si las pones cinco minutos más o diez. ¿Cómo lo valoras? Pues porque las verás verdes (entonces, ponlas 10 minutos más solamente) o las verás más doraditas (entonces, 5). Ten cuidado de que no se quemen. Pon un temporizador. Las cosas en el horno, si no hay temporizador, se olvidan.