repollo rizado salteado

Repollo rizado

Esto es un repollo rizado. Y esto es kale. Una de ellas, que hay muchas.

Kale

Que, miren: que si berza, que si kale, que si col rizada… Total, que cuando Javier, de las Huertas del Abrilongo, me mandó el mes pasado (sí, ¿os he dicho que cocino una vez al mes y voy actualizando las entradas como puedo?) la lista de las verduras de temporada y vi que tenía repollo rizado, yo lo pedí y me dije (y le dije): a ver qué es esto. 

Pues la col rizada de toda la vida. 

Para cortarlo, se pone encima de una tabla de madera, se corta por la mitad, se le quita el tallo y luego se puede ya cortar a tiras finas. Obviamente, hay que lavarlo. La receta viene en un libro maravilloso, que es un recorrido por todas las festividades que os podáis imaginar, y que ha escrito Isa Chandra Moskowitz. Se llama The Superfun Times Vegan Holiday Cookbook.

Desde hace un tiempo, hago verduras solas y las como así. O salteados con salsa de soja con un montón de verduras, o salteados de una o dos verduras solas, como este, o coliflor al horno. Lo congelo y así me aseguro que siempre voy a tener verdura para comer o para cenar.

Repollo rizado salteado
Repollo rizado salteado

Ingredientes para 2 raciones:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla mediana, pelada y cortada en medias lunas finas
  • 3/4 cucharadita de sal, más una pizca
  • 1 repollo rizado, limpio y cortado a tiras
  • 2 cucharadas de ajo picado (5 o 6 ajos)
  • Pimienta negra recién molida
Repollo rizado salteado
Repollo rizado salteado

Preparación:

Calienta el aceite en una sartén grande, preferiblemente de hierro, a fuego medio. Saltea la cebolla con una pizca de sal hasta que esté dorada, de 5 a 7 minutos. Agrega el ajo picado y saltea hasta que desprenda aroma, unos 30 segundos.

Añade el repollo en tiras (si tienes un centrifugador de verduras, úsalo: yo no tengo y es algo que me tengo que comprar ipso facto), la restante 3/4 cucharadita de sal y unos toques de pimienta negra. Ahora, tienes que freír hasta que el repollo se rinda y pierda el agua: esto te llevará unos 7-10 minutos. Para removerlo, porque se saldrá de la sartén, puedes usar unas pinzas de barbacoa, que para esto y para darle vueltas a una ensalada, son lo mejor del mundo.

Ya está listo.

Sopa de alubias blancas y hojas verdes

Uso muchos aparatos de cocina. La olla rápida, la crock pot, la Mycook, la picadora, el robot de cocina… Son estupendos para ahorrar tiempo y para tener comida casera siempre, porque, ya lo he dicho muchas veces, para comer bien hay que cocinar… y hay que planificar. Esta sopa está hecha en la olla rápida y, con adaptaciones, está sacada de Vegan Pressure Cooking, que considero imprescindible para saber sacarle el partido a la olla rápida. Cada olla es un mundo, así que los tiempos que aparecen en el libro son orientativos: mi olla tarda más. Eso hay que tenerlo en cuenta porque, cuando se hace por primera vez una comida en la olla rápida, hay que apuntar los tiempos que tarda tu olla en que las legumbres estén blanditas. La receta cunde mucho: yo la tuve que hacer en dos tandas, porque, cuando uno cocina legumbres y otros alimentos que producen espuma, es mejor no llenar la olla hasta arriba, sino solo hasta la mitad.

Ingredientes para 6 raciones:

  • 270 gramos de alubias blancas puestas en remojo toda la noche
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo muy picados
  • 320 gramos de zanahoria a cuadritos
  • 160 gramos de cebolla picada
  • 120 gramos de apio picado
  • 140 gramos de champiñones limpios y picados
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de hierbas de Provenza
  • 1/8 cucharadita de pimienta negra
  • 1/8 cucharadita de copos de chile
  • 1200 ml de caldo vegetal
  • 470 mililitros de agua
  • 65 gramos de tomate concentrado
  • 200 gramos de hojas verdes (yo usé espinacas, pero puedes usar espinacas, acelgas, rúcula, col rizada…)
  • 45 mililitros de zumo de limón
  • De 1 a 1 y 1/2 cucharaditas de sal

Preparación:

Enjuaga y escurre las alubias.

En la olla, sin tapar, calienta el aceite a fuego medio-alto. Añade el ajo, la cebolla, la zanahoria y el apio. Saltea, removiendo, durante 3 minutos. Agrega las especias y los champiñones y saltea de 3 a 5 minutos, hasta que los champiñones se hagan. Incorpora el caldo, el agua y el tomate. Mezcla. Ahora añade las alubias y las hojas verdes y mezcla otra vez.

Tapa la olla y cocina a alta temperatura (en la mía es el 2)… ahora viene el problema. En el libro pone de 6 a 8 minutos. Pero para mí esto es insuficiente. En mi olla son de 15 a 18 minutos. Es mejor quedarse corto e ir probando, porque si están duras, tiene fácil arreglo y, si se cocinan de más, se harán un puré. Que tampoco pasa nada porque puedes hacer un puré directamente batiendo la sopa entera y queda una comida riquísima. Aquí no se tira nada.

Deja que el vapor salga de forma natural. Si tras 10 minutos no ha salido todo el vapor, abre la válvula porque, si no, luego te costará mucho abrir la olla. Y mucho es mucho. Quita la tapa, agrega el zumo de limón y la sal, remueve y quita el laurel.

Yo prefiero dejarla menos tiempo y luego tenerla cociendo con la olla abierta y la sal unos 5 o 10 minutos: quedan mucho mejor las legumbres de esta manera.

Sopa de garbanzos y arroz con col rizada


Esta sopa es muy suave, sabe a col y reconforta hasta a los muertos. A mí me encanta, la verdad. Además, tiene arroz (yo usé integral) y garbanzos, con lo que conseguimos proteínas completas… Por si acaso alguien se preocupa por las proteínas de los vegetarianos a estas alturas de la vida. Y es apta para celíacos, qué más se puede pedir. Es de la segunda edición del libro Vegan with a vengeance, que se publicó con nuevas recetas cuando hacía 10 años que Isa Chandra Moskowitz lo había sacado.

Ingredientes para 6 u 8 personas:

  • 115 gramos de anacardos crudos puestos en remojo toda la noche o, al menos, durante 2 horas
  • 215 gramos de garbanzos secos cocidos (una vez cocidos son 680 gramos)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana cortada a rodajas finas
  • 3 dientes de ajo muy picados
  • 1 cucharadita de romero seco
  • 3/4 cucharadita de tomillo seco
  • 1 cucharadita de sal
  • Pimienta negra recién molida
  • 160 gramos de arroz integral
  • 3 tallos de apio muy picados
  • 2 zanahorias grandes picadas a cubos
  • 1200 ml de caldo vegetal
  • 200 gramos de col rizada sin el tronco de las hojas y picada
  • Cebolleta (la parte verde) a rodajas para decorar

Preparación:

Escurre los anacardos y bátelos en una batidora potente con 230 gramos de agua hasta que sea una crema. Dependiendo de lo potente que sea tu batidora te puede llevar de 1 a 5 minutos. Para de vez en cuando para raspar las paredes e integrarlo todo.

Calienta una olla a fuego medio con el aceite de oliva. Saltea la cebolla con una pizca de sal unos 5 minutos, hasta que esté traslúcida. Añade el ajo, el romero, el tomillo, la sal y la pimienta y saltea 4 minutos más.

Agrega el arroz, el apio y la zanahoria. Dale unas vueltas y agrega el caldo. Tapa y lleva a ebullición. Cuando hierva, baja el fuego, añade los garbanzos y, cuando vuelva a hervir, cocina hasta que el arroz esté. Yo lo tuve algo más de 15 minutos porque mi arroz era integral, pero lo tenéis que ir comprobando.

Incorpora ahora la crema de anacardos y la col rizada y hierve, a fuego lento, hasta que la col se haya rendido, de 3 a 5 minutos más. Prueba de sal y deja reposar 10 minutos.

La sopa se espesa mucho cuando se enfría, así que cuando la recalientes, solo tendrás que agregar un poco de agua y dejarla a tu gusto.