Caldo vegetal del Candle Cafe

Ya he hablado aquí del Candle Cafe, cuando escribí la entrada sobre el hummus. Los únicos caldos vegetales que había probado hasta ahora eran de brick o de cubito, que suelen tener una cantidad de sodio indecente. Aquí, la sal la ajustas tú. Sabe fuertemente a champiñón (bueno, yo no conseguí chirivía: debería saber cuándo es la época de las verduras, que es algo que tengo que estudiarme si quiero conseguir productos de temporada y no traídos desde allende los mares) y adquiere un color oscuro, como de caramelo…

Para 6-8 personas

Ingredientes:

  • 1 cebolla grande pelada y picada groseramente
  • 2 zanahorias peladas y picadas groseramente
  • 1 rama de apio, picada groseramente
  • 1 taza de setas shiitake, tallos de champiñones Portobello o champiñones enteros
  • 1 chirivía, pelada y picada groseramente (no la encontré)
  • 1 puerro, bien enjuagado y picado groseramente
  • 4 dientes de ajo pelados
  • 2 hojas de laurel
  • ½ taza de perejil fresco picado
  • 5 ramitas de tomillo fresco (no lo encontré, le puse tomillo seco, unos toquecitos)
  • 5 granos de pimienta negra

Preparación:

Pon todos los ingredientes en una olla grande con 8 tazas de agua y llévalo a ebullición. Una vez hierva, baja el fuego y cuece a fuego lento durante una hora hasta que los vegetales estén tiernos.

Deja que el caldo se enfríe ligeramente. Luego, cuélalo y presiona los vegetales contra el colador con ayuda de una cuchara, sin miedo, para extraer todo el líquido que sea posible. Ajusta la sazón como desees.

En el frigorífico se conserva seis días y en el congelador, dos meses.