Salchichas a las hierbas

Posiblemente, este sea el seitán más parecido a unas salchichas reales que he encontrado. Kathy Hester lo llama «salchichas andouille veganas», pero las andouille son ahumadas y muy especiadas, así que yo las he llamado «salchichas a las hierbas». En realidad, en la foto no veréis salchichas porque a mí me quedan con forma de caca. Sigo sin saber cómo lo hace la gente con una masa que no coge forma, porque el gluten no es moldeable. O lo mismo es que sus masas son más líquidas que las mías o usan manga pastelera (lo intenté: sin resultado) o yo qué sé. Pero yo hago seitán, lo corto en cuadraditos regulares y listo. Si sois más duchos que yo, dadme un truquito en los comentarios.

Salchichas a las hierbas
Salchichas a las hierbas

Veréis en las dos recetas que saldrán publicadas  que el seitán es el mismo. Lo hice en la MyCook. Se puede hacer a mano, obviamente. Solo se trata de amasar y de poner al vapor.

Ingredientes:

  • 360 ml (1 taza y 1/2) de agua
  • 185 gramos (1 taza y media) de gluten
  • 25 gramos (1/4 taza) de levadura nutricional
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • 1 cucharadita de mejorana seca
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/8 cucharadita de cayena en polvo (la receta original pone 1 cucharadita, pero a mi colitis ulcerosa eso le parece excesivo)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de pimienta de Jamaica molida
  • 1/8 cucharadita de pimienta negra (la receta original pone 1/2 cucharadita de pimienta negra recién molida. Ojo: la pimienta recién molida abulta mucho más que la que venden ya molida. Si la tenéis ya molida, no pongáis 1/2 cucharadita, sino 1/4).
Salchichas a las hierbas
Salchichas a las hierbas

Preparación:

Pon el gluten, la levadura nutricional, el tomillo, la mejorana, el ajo y la cebolla en polvo, la sal, la cayena, la pimienta de Jamaica y la pimienta negra en el vaso de la MyCook. Remueve 5 segundos a velocidad 5. Agrega el agua y pulsa el botón de Amasado durante 1 minuto. La masa se pega al vaso, así que intégrala con una espátula y las manos y luego programa 30 segundos con el botón de Amasado. Saca del vaso y amasa y estira un poco con las manos, unos segundos.

Deja reposar un ratito. Mientras, lava el vaso de la MyCook y llénalo con un litro de agua. Pon el cestillo encima y, si ves que el agua sobresale, tira una poca porque no queremos que el seitán toque el agua: se trata de hacerlo al vapor. Pon la masa en el cestillo y programa 45 minutos a 120ºC y velocidad 3. Lo puedes envolver antes en papel de aluminio o una gasa para que te sea más fácil desmoldar porque a veces se pega (sobre todo si lo dejas enfriar en el mismo vaso y sin tapar, que entonces no es solo que se pegue: es que se seca, así que ten cuidado con eso).

Si quieres hacer salchichas y te salen monas y no como a mí, haz 8 salchichas, dividiendo la masa en 8 partes iguales y prepara la bandeja del vapor. Llena la jarra de agua. Envuelve las salchichas por separado en gasa o papel de aluminio y programa el mismo tiempo: 45 minutos a 120º C y velocidad 3.

También lo puedes hacer en la Instant Pot, envolviendo las salchichas. Pon la rejilla y añade 360 ml de agua. Envuelve las salchichas en papel de horno, una por una, y luego en papel de aluminio todas juntas. Pon el paquete encima de la rejilla, tapa la olla y programa 35 minutos en HIGH. Deja que el vapor salga de forma natural.

Cheddar vegano fácil

El queso vegano realmente no es queso. Oh. Pero por qué las llamáis hamburguesas. Porque «pastel redondo de legumbres, cereales, soja texturizada, seitán, cocinado al horno, en sartén o en parrilla y que se come entre dos panes igualmente redondos, con verduras crudas, como el tomate y la lechuga, con mostaza y ketchup» no es económico de decir. Y al queso vegano se le llama queso por lo mismo. Y a la bebida de avena o de arroz. Superadlo.

Me lo han dicho hasta escritores que están muy orgullosos de su prosa porque juegan mucho con el lenguaje. Ay. Oh. Interjecciones varias. Una carcajada que es más un resoplido.

John Schlimm ha escrito un libro, The Cheese Vegan, con quesos más fáciles que los de Miyoko. Y, como no me salió bien mi primer rejuvelac pero quería probar un queso vegano y tenía agar agar por ahí desde hace tiempos inmemoriales, el primer fin de semana de noviembre que me quedé en casa, aproveché para ver The man who shot Liberty Valance, de John Ford (por qué he tardado tanto en acercarme a este hombre, por qué) y The Ballad of Cable Hogue, de Sam Peckinpah (a él ya le conocía mucho). Y para cocinar un poquito. No mucho, la verdad. Pero un poco sí. E hice este queso, que me quedó muy bajito porque no tengo moldes de todas las medidas. La próxima vez que haga queso, lo pondré en un tupper cuadrado y alto que tengo y así quedará con más pinta de queso.

Ingredientes:

  • Aceite de girasol para pincelar un molde de 7×17 cm o de 10×20 cm. Usad el que tengáis. Yo escogería uno de plum cake muy pequeño.
  • 5 cucharaditas (15 gramos) de agar agar en polvo o 5 cucharadas de agar agar en copos
  • 350 ml (1 y 1/2 tazas) de agua
  • 75 gramos (1/2 taza) de anacardos crudos sin sal
  • 20 gramos (1/3 taza) de levadura nutricional
  • 3 o 4 cucharadas (de 45 a 60 ml) de zumo de limón, dependiendo de lo fuerte que quieras el queso
  • 2 cucharaditas de cebolla en polvo
  • 1/4 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/2 cucharadita de mostaza de Dijon

Preparación:

Engrasa el molde que quieras con aceite. Como si es redondo y no en bloque, como el cheddar. Total, esto no es queso: son frutos secos batidos, aromatizados y solidificados. Innova. Como con el lenguaje.

En un cazo pequeño, a fuego medio, pon el agua y el agar agar. Remueve bien y a menudo hasta que comience a hervir. Una vez que hierva, baja el fuego para que siga cociendo lentamente y deja así, removiendo de vez en cuando, 5 minutos.

Mientras tanto, pon los anacardos, la levadura, la mostaza, el zumo de limón, y el ajo y la cebolla en polvo en el vaso de la batidora. No batas todavía. Cuando el agar agar haya hervido los cinco minutos, verás que se transforma en una masa viscosa y de color marroncito. Échalo lentamente y bate a velocidad alta durante 1 minuto. Yo lo hice en la MyCook, poniendo el cestillo dentro para que no salpicara todo, 1 minuto a velocidad progresiva 6-10. Luego paré, removí un poco y otro minuto a velocidad progresiva 6-10. La jarra se calienta y cuando está por acabar, baja la velocidad y la pone a 5 pero no importa porque sale muy cremoso.

Vierte esta mezcla en el molde, tapa (si no tiene tapadera, con papel film) y deja reposar una hora en el frigorífico. Lo puedes usar a rodajas en sándwiches o rallado en tus platos favoritos. Ojo: no funde, porque lleva agar agar y no carragenato. Eso en el enlace de ahí arriba (el que pone «rejuvelac») lo explica Gema mejor que yo.

En la nevera, dura cinco o seis días.

No esperéis que sepa a cheddar. El cheddar sabe a cheddar. Esperar que sepa a cheddar es como esperar que el roquefort sepa a Emmental. No seáis idiotas. Esto son anacardos. Y está rico, pero son anacardos con ajo y cebolla en polvo y mostaza. Los guisantes no saben a aguacate.

Comed frutos secos. Es una orden. Qué ricos y versátiles son.

Seitán en MyCook (y sin ella)

Y entonces, llegó Claudia y me cambió la vida seitanera para siempre. Claudia es que siempre llega y de pronto, dices: esto por qué no se me ha ocurrido. Es decir, por qué no se me ha ocurrido que la MyCook cuece al vapor. Por ejemplo. O que amasa. Digo. Porque yo, si la receta no pone «para MyCook», es que no la uso. Así que el 90 por ciento de las veces, la utilizo para hacer salsa de tomate (que, por cierto, es la mejor salsa del mundo y la he actualizado para eliminar algo de sal y toda el azúcar, porque para qué vamos a usar azúcar habiendo dátiles Medjoul en esta vida). Pues eso: que llegó y comenzó a colaborar con MyCook Recetas, cosa que ya sabréis si estáis suscritos al blog, porque he mandado un correo contándolo, y colgó esta receta de seitán. Y entonces yo me dije: voy a hacerla. Y la hice, pero tuneándola, porque yo ya tuneo. Poco, pero tuneo. Y porque, cuando fui a echar mano del ajo en polvo, se había acabado. Así que le metí ajo normal, del que tiene dientes. Se hace en un pispás y, en los 45 minutos que tarda en cocerse al vapor, yo limpié los areneros de los gatos, la habitación de los gatos y me hice un café. Y además, como tenía caldo vegetal casero descongelado y ese caldo solo dura tres días, pues hice más seitán, que nunca viene mal tener ahí para un ragú o… o para otro ragú.

Ingredientes para 2 raciones de las mías, poco más o menos:

  • 150 gramos (1 taza) de gluten
  • 115 gramos (1/2 taza) de caldo vegetal
  • 65 gramos (1/4 taza) de salsa de soja
  • 15 gramos (3 cucharadas) de levadura nutricional
  • 30 gramos (2 cucharadas) de aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo picados
  • 30 gramos (1 cucharada) de tomate concentrado
  • 1/2 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de hierbas de Provenza

Preparación:

Pon el gluten, la levadura nutricional, el ajo picado, la cebolla en polvo y las hierbas de Provenza en el vaso de la MyCook y mezcla 5 segundos a velocidad 5. Agrega el caldo, la salsa de soja, el aceite de oliva y el tomate concentrado y pulsa, durante 1 minuto, el botón de Amasado. Algo de la masa, poco, se puede pegar a las paredes. Es tan fácil como sacar el seitán, raspar las paredes y darle unas vueltas con las manos. Depende de lo compacto que sea tu seitán, porque no todas las marcas de gluten absorben la misma cantidad de líquido.

Deja reposar el seitán para que el gluten se desarrolle un poquito más. Mientras tanto, lava el vaso de la MyCook y ponlo todo de nuevo. Llena con casi un litro de agua y coloca el cestillo: si ves que hay agua que sobresale por el cestillo, vacía el vaso un poco, porque queremos cocer al vapor y el agua no puede tocar el seitán. También puedes usar caldo vegetal para cocerlo al vapor, pero yo uso agua y voy que me mato. Pon el seitán en el cestillo y programa 45 minutos a 120ºC y velocidad 3. Deja enfriar (yo lo dejé en el mismo cestillo, tapado, porque si no, la superficie se seca). Ya tienes tu seitán para picar, hacerlo filetes con una salsa, usarlo en hamburguesas y lo que quieras. Como queda como una bola del tamaño del vaso, lo puedes cortar en filetes anchitos fácilmente.

No tengo MyCook ni Thermomix ni similar:

Es tan fácil como mezclar en un bol el gluten, la cebolla en polvo, la levadura nutricional y las hierbas de Provenza. En otro bol se ponen el caldo, la salsa de soja, el tomate concentrado y los ajos picados y se remueve bien para que el tomate se disuelva. Ahora, añádelo al bol donde está el gluten y revuelve con una cuchara de madera. Cuando esté todo integrado, amasa unos 3 minutos, deja reposar 5 minutos, vuelve a amasar otro poco, haz una bola y ponlo a cocer, envuelto en papel de aluminio, en una olla con un cestillo o en un cocedero de vapor, durante 45 minutos. Ya está listo.