Bacon de tempeh

Bacon de tempeh
Bacon de tempeh

Kristy Turner tiene dos libros imprescindibles en el mercado: uno es But I could never go vegan. Y de ahí saqué esta receta de bacon de tempeh. Lo bueno, está tremenda. Lo malo, da para una ración de las mías, de mi pauta dietética. Pero es mucho bacon, aviso. Y, aunque mi pauta sean unos 200 gramos de tempeh, lo cierto es que con un par de lonchitas bastan para una ensalada individual y luego se puede ampliar la parte proteica con frutos secos, con legumbres o con un paté vegetal de lentejas o lo que tengáis a mano. ¿Tiene algo que ver con el bacon de tofu? Pues sí, claro. Ambos saben a bacon: este de tempeh, ligeramente más dulce.

¿Cómo se puede tomar? Yo lo tomo en ensaladas casi siempre. Pero se puede usar en bocadillos, con lechuga y tomate (es un bocata americano muy típico, el BLT -bacon, lechuga, tomate-) o en una pasta carbonara con crema de anacardos (sí, es una sopa de tomate: mira más abajo, que está la crema) y mucha cebolla. Eso está riquísimo.

Bacon de tempeh
Bacon de tempeh

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 1 cucharada + 4 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de humo líquido
  • 1 y 1/2 cucharaditas de vinagre balsámico
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • Unos toques de ajo en polvo
  • Unos toques de pimienta negra
  • 225 de tempeh
Bacon de tempeh
Bacon de tempeh

Preparación:

Mezcla la salsa de soja, el sirope de arce, 1 cucharada de aceite de oliva, el humo líquido, el vinagre balsámico, el comino, el ajo en polvo y la pimienta negra en un bol. Ponlo en una fuente honda grande. Sí, grande: vas a tener que poner el tempeh en una capa y cunde mucho.

Corta el tempeh en láminas finas y agrégalo a la marinada. Dale unas vueltas para que se impregne bien. Ponlo en una sola capa, para que se impregne bien. Mételo 1 hora en el frigorífico. Yo lo tapo con papel film o aluminio o un gorro de ducha de los que dan en los hoteles.

Cuando lo vayas a cocinar, saca la fuente del frigorífico y prepara un plato con dos capas de papel de cocina. Calienta 2 cucharaditas del aceite restante en una sartén grande (si tienes de hierro, mejor) y pon todas las tiras de tempeh que te quepan en una sola capa, sin superponerlas. Fríela 3 minutos por cada lado y ve usando la marinada restante para desglasar la sartén (es decir, para echarla a cucharaditas y raspar un poco el fondo con una espátula de madera para que no se pegue).

Cuando el tempeh se haya caramelizado, pásalo al plato con el papel de cocina. Añade el resto del aceite y haz las tiras que te queden del mismo modo.

Deja enfriar y guarda en el frigorífico 3 o 4 días, pero también se puede congelar.

Variación: si quieres hacer trocitos de bacon, desmenuza el tempeh, ponlo en la marinada, deja marinar una media hora y luego, cocínalo todo junto en una sartén, removiendo de vez en cuando, durante 10 minutos, hasta que la marinada se haya absorbido. Y ya lo puedes usar desmenuzado donde quieras.

Bacon vegano en trocitos – Imitation Bacon Bits


The Best Veggie Burgers on the Planet
es un libro maravilloso que nunca ponderaré lo suficiente. Sobre todo si amáis las hamburguesas tanto como yo. Tiene recetas fáciles y otras que no lo son tanto y con las que ahora me atrevería (como las hamburguesas rellenas), aunque este invierno, no sé por qué, me da muchísima pereza encender el horno (es que ni para hacer chorizo, con lo que me gusta el chorizo). Lo remediaremos próximamente. Esto se llama, en inglés, Imitation Bacon Bits; es decir, trocitos de bacon vegano (sí, la traducción es muy libre). Sirve para hacer hamburguesas, para darle un toquecito crujiente y además, por supuesto, se pueden usar en sándwiches, bocadillos o ensaladas.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas (30 ml) de humo líquido
  • 1 taza escasa de agua (205 ml. Una taza hace 235 ml)
  • 1 taza (100 gramos) de soja texturizada fina
  • 1/4 cucharadita de sal
  • Si quieres, le puedes poner colorante rojo vegano, unas gotitas. Yo no le puse, porque me parece una chorrada.
  • 3 cucharadas (45 ml) de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Puedes hidratar la soja en el microondas, con la sal, el humo líquido mezclado con el agua y el colorante. Lo pones todo en un bol, lo tapas con film transparente y lo pones 5 o 6 minutos.

Yo hiervo el agua. En un bol, pongo la soja texturizada, la sal y el humo líquido, revuelvo todo y luego agrego el agua hirviendo y dejo reposar 10 minutos.

Precalienta una sartén con las tres cucharadas de aceite. Agrega la soja reconstituida, que habrá absorbido todo el líquido y remueve. Ahora tienes que freírla hasta que pierda la humedad y quede crujiente, así que remueve a menudo. El proceso te llevará unos 10 minutos.  Antes de guardarla, déjala enfriar.

Yo la dividí en paquetitos de 25 gramos, porque es lo que te piden la mayoría de las recetas. Así, solo tengo que sacar un paquetito y utilizarlo. Se congela perfectamente, como toda la soja texturizada.