Avena partida con manzana y canela

Avena con manzana para desayunar
Avena con manzana para desayunar

Antes de tener que salir pitando para Granada (sí, me quedan más entradas por hacer de la comida en Madrid y del fin de semana que pasé con Mivegablog, Vegan Place y Kiss the Cook en Granada, que en Granada hubo tiempo para todo), me gasté un montón de dinero en la frutería para pasarme la semana cocinando… Lo tuve que hacer todo en una mañana. Así que junté todos los electrodomésticos y los puse a trabajar, con estrés y taquicardia y un mal cuerpo que no veas, para poder congelarlo todo. De algunas recetas no pude ni sacar fotos, pero ya las repetiré. Otras me las dictó mi madre por teléfono y voy a ver si las pongo en pie. Es lo que pasa cuando, por la noche, te dicen que te tienes que ir pitando a otro sitio. Como tenía manzanas que había comprado para comerlas crudas y solas, las metí en la olla lenta siguiendo una receta de Melissa King, de su libro Easy.Whole.Vegan. Es fácil y está muy rica. Para un desayuno de invierno, calentita, viene que ni pintada. Y se puede congelar.

Ingredientes para 6 raciones:

  • 720 ml (3 tazas) de leche de almendras sin endulzar o agua. Yo puse agua, que la leche ya se la meto luego en el bol.
  • 300 gramos (1 y 3/4 tazas) de quinua cruda o avena partida. Yo usé avena.
  • 2 manzanas picadas, preferiblemente Gala. Yo usé cuatro manzanas para que no se estropearan.
  • 80 gramos (1/2 taza) de uvas pasas o dátiles Medjoul picados. Yo usé pasas.
  • 1/2 cucharadita de sal fina
  • 1 y 1/2 cucharaditas de canela molida
  • 1/4 cucharadita de jengibre molido
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada molida. En lugar de la canela, el jengibre y la nuez moscada, yo usé 2 cucharaditas de apple pie spice.
Avena con manzana y canela
Avena con manzana y canela

Preparación:

Mezcla todos los ingredientes en la olla de la crock pot y remueve bien. Tapa y cocina en HIGH durante 3 horas o en LOW durante 6. Lo puedes servir inmediatamente, calentito, o refrigerarlo para usarlo más tarde. Yo lo he congelado y queda perfecto. Para servir, le añado leche de soja, remuevo, lo caliento en el microondas 30 segundos, lo saco, remuevo otro poco y luego lo caliento otros 30 segundos más.

Puedes añadir mantequilla de almendras para servir, o semillas de cáñamo, pipas de calabaza o semillas de chía.

Si no tienes crock pot, lo puedes hacer al fuego también. Pon los ingredientes en una cazuela, remueve, lleva a ebullición, tapa la cazuela y baja el fuego: ponlo a fuego medio-bajo para que se mantenga un hervor suave. Remueve de vez en cuando, porque además tendrás que ver cuándo se absorbe el agua. Prueba y lo más probable es que esté listo. Si no lo estás, tendrás que añadir un pelín de agua caliente más (calienta un vaso con agua en el microondas y lo vas añadiendo). Tardará unos 15 minutos. Y ya tienes tu desayuno.

Gachas simples para desayuno en crock pot

Andaba yo buscando cosas para desayunar que no me hagan asaltar todo lo asaltable, porque, cada vez que cambio de funciones laborales, tardo dos semanas en acoplarme. A eso súmale la baja, que me quedé sin comida, que no podía cocinar porque no podía tenerme en pie literalmente… Y que estoy enjaretando una pauta nueva acorde con el deporte.

Y que yo tengo ansiedad y, cuando tengo estrés, que es todos los días, como.

Estoy en ello, pero lentamente. Dejadme vivir.

A lo que iba. Que quiero desayunos más saludables que un sándwich enorme en esta vida. Y que me gusta salir a desayunar con mis compañeros, pero engordar, no. Adiós, sándwiches: hola, café reposado mientras los demás se comen una tostada tamaño media barra de pan sin poner un gramo. Yo los quiero mucho; si no, no desayunaría con ellos. Pero qué asco me dan.

Mucho. Y yo aquí, quitándome el sándwich. Ais.

En fin. Que, como tenía avena partida que compré por internet aprovechando el pedido de las vitaminas B12 (ciano y metyl), he hecho estas gachas. Se usa todo y sale mucha cantidad, aunque de avena haya poca. Sirve, sobre todo, para echarle mucha fruta (fresca, seca) y frutos secos o mantequilla de frutos secos. Se le puede echar también un chorrito de leche y añadir especias como canela, nuez moscada, clavo, jengibre en polvo…; aromatizantes como extracto de vainilla. de almendra o ralladura de limón… Las posibilidades son infinitas. Solo tenéis que ir variando la fruta. Desde orejones secos a peras frescas: usad fruta de temporada. Se hace en olla lenta.

Ingredientes para 6 raciones:

  • 90 gramos (1 taza algo colmada) de avena partida (steel-cut oats). Si sois celíacos, mirad que no tengan gluten.
  • 1200 ml (5 tazas) de agua
  • Para servir: lo que queráis. Fruta fresca de temporada, fruta seca (orejones, arándanos, dátiles…), frutos secos, semillas de lino machacadas, mantequilla de almendras o de cacahuetes o de anacardos… También especias, como canela o una mezcla para tarta de manzana o de calabaza.

Preparación:

Engrasa las paredes de una olla lenta pequeña (puedes doblar la receta si lo quieres y usar una más grande) con aceite. Agrega la avena y el agua. Pon algo más de agua si tu olla calienta mucho o si la vas a cocinar más de 8 horas. Si tu olla es vieja o calienta poco, pon 900 ml de agua. Cocina en LOW de 8 a 10 horas.

Por la mañana, remueve y sirve en boles. Adereza con lo quieras y a comer. Se puede tomar fría o caliente.