Judías pintas refritas

Ya hay una receta de judías refritas en el blog, pero esta es muy distinta. Escribo un sábado, que es el día que tengo yo para estas cosas. He conducido mi coche nuevo por primera vez. He ido al Mercadona a la hora de comer, pensando que no había nadie. Craso error: estaba toda Mérida allí. He salido del Mercadona. No sé cómo, he acabado en la carretera de Alange, aunque yo quería ir a mi casa. He puesto quinta y a disfrutar del paisaje, que es bien bonito. He vuelto a Mérida. He ido al Carrefour. He comido ensalada y patatas en el McDonald’s. He cogido el coche y me he ido a Calamonte por la autovía. He salido como he podido por la autovía, pero no me ha pasado nada porque estoy escribiendo esto y estoy viva. He circulado por las calles de Calamonte, ciudad sin ley. He ido a Alange, he vuelto de Alange, estoy en mi casa y he aparcado como he podido. Casi se me olvida cerrar el coche.

Coche nuevo
Cochecito nuevo

Es más fácil de lo que pensaba… cuando consiga cogerle el punto al freno y al acelerador. Os juro que yo me iba a ir al polígono a practicar, pero no sé cómo, he acabado dando vueltas por los pueblos… El jueves tengo clases de autoescuela ya con mi coche.

También he aprendido a sacarlo y a meterlo del garaje. Con calma y con cuidado. Bueno, le di un poco a la pared, en plan coches de choque, pero no tiene ni un rasguño. Luego volví a Calamonte, con otro coche pegado a mi culo, porque debe de ser muy divertido pegarse al culo de alguien en una carretera en la que hay que ir a 80, cuando el otro va a 80 y hay dos líneas continuas que impiden adelantar. Debe de ser divertidísimo, oigan, pero yo no le veo el punto.

En Calamonte di vueltas por las calles, me metí dos veces en callejones sin salida, tuve que dar marcha atrás y hacer maniobras y mirar a ver si no atropellaba a un perrito que estaba saludándome por ahí… Y luego me fui a la manifestación del 1 de mayo. He decidido que los pueblos no me gustan porque la gente aparca donde le da la gana y te pita porque quieren pasar aunque sean ellos los que tienen el ceda el paso.

La práctica hace al maestro. Eso me repito siempre. Como en la cocina… Judías refritas de J.L. Fields.

Judías refritas
Judías refritas

Ingredientes para 8 raciones de las mías:

  • 200 gramos (1 taza) de alubias pintas puestas a remojo al menos 12 horas
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 80 gramos (1/2 taza) de cebolla picada fina
  • 4 dientes de ajo muy picados
  • 1 o 2 jalapeños frescos sin semillas (aquí no venden, así que no le puse)
  • De 470 a 700 ml (de 2 a 3 tazas) de agua o caldo
  • 1 cucharadita de chile en polvo
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • 1/4 cucharadita de cayena
  • De 1/2 a 1 cucharadita de sal
Judías refritas
Judías refritas

Preparación:

Escurre y enjuaga las alubias.

Pulsa la función SAUTÉ (saltear) para calentar la olla y añade el aceite. Agrega el ajo, la cebolla y el jalapeño. Saltea 3 minutos, removiendo frecuentemente. Añade las alubias pintas y suficiente agua o caldo para cubrirlas unos dos dedos. Añade el chile, el comino y la cayena y remueve.

Lleva a ebullición y cocina de 6 a 10 minutos en HIGH. Deja que el vapor salga de forma natural.

Quita la tapa y escurre las alubias, pero reserva el líquido. Ponlas de nuevo en la olla y machácalas con un tenedor o un prensapatatas. Si las quieres más deshechas, añade una o dos cucharadas del líquido que has reservado. Ya las puedes usar con salsa pico de gallo y tortillas de maíz, con arroz, en ensalada o como quieras.

Alubias pintas al estilo sureño

Sureño del sur de los Estados Unidos que, como todo el mundo sabe, tiene su propia comida, hecha de platos contundentes para recoger el algodón…

Yo me voy más al sur, un poco más al sur. Escribo esto el día de la muerte de Nicanor Parra. Hace mucho, mucho tiempo, cuando yo estudiaba en la Facultad y había salido de Badajoz para irme a Sevilla y en Badajoz poca gente leía los libros que yo leía y no encajaba con casi nadie, me encontré a un grupo muy amplio, cuyos integrantes llegaron poco a poco, con sus poemas propios y ajenos. Uno de ellos es este, David Eloy Rodríguez

La voz más bonita del mundo. Siempre se lo decía: qué suertuda la mujer que se despierte con tu voz:

Recitábamos mucho y nos abrazábamos mucho cuando recitábamos. Roque Dalton, Nicanor Parra, Mario Benedetti, Eliseo Diego, Xavier Villaurrutia, Borges, Tabucchi, Juan Gelman. Hay mucha gente que es tan tuya que, cuando se muere, te quedas sola. Aunque se muera con 103 años.

Aquí, como hacen los chilenos, mezclamos las cosas de poesía con las cosas del comer. Y, como este año yo me había propuesto comer muchas más legumbres (realmente no es así: lo que me he propuesto es que el 98 por ciento de mi ingesta de legumbres no sean garbanzos en todas sus formas), he cocinado alubias.

Alubias pintas al estilo sureño
Alubias pintas al estilo sureño

La receta es de Kathy Hester, de un libro maravilloso para la Instant Pot, que sí que le estoy yo sacando partido a la Instant Pot, que se llama Ultimate vegan cookbook for your Instant Pot.

Ingredientes para 16 raciones de las mías:

Para saltear:

  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 240 gramos (1 taza y 1/2) de cebolla picada
  • 4 dientes de ajo muy picados

Para la olla:

  • 700 ml (3 tazas) de agua
  • 400 gramos de alubias pintas, sin remojar ni nada
  • 1/2 cucharadita de copos de chile
  • 1 cucharadita de humo líquido
  • sal al gusto
Alubias pintas al estilo sureño
Alubias pintas al estilo sureño

 

Preparación:

Enciende la Instant Pot y dale al botón de SALTEAR (SAUTÉ). Añade el aceite y saltea la cebolla durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando. Agrega el ajo y saltea 1 minuto más, removiendo bien.

Ahora, añade el agua, las alubias, el humo líquido y los copos de chile y remueve bien. Aquí se puede optar por añadir o no la sal. A ver: esto va en gustos. En teoría, la sal se añade al final de la cocción para evitar que la piel se endurezca. En la práctica, si guardáis en tuppers sin haberle puesto la sal nunca jamás, para ponérsela luego cuando sirváis, yo noto que la legumbre por dentro está sosa. Así que ahora he optado por apuntarme que no se me puede olvidar la sal. Porque se me olvida.

Pon la tapa en modo SELLADO (SEALING) y programa 45 minutos en MODO MANUAL a ALTA PRESIÓN (HIGH). Para ello, tendrás que darle a KEEP WARM/CANCEL y luego programar el modo manual. Son 45 minutos mínimo, pero depende de las legumbres: estas yo las tuve 10 minutos más. Deja que el vapor salga de forma natural, añade la sal, remueve con cuidado y, si quieres que la sal se tome bien, vuelve a darle al modo SAUTÉ y deja que se espese 5 minutos.

Yo las sirvo con arroz integral siempre, porque me encanta esa combinación. Luego, un puré de verduras o una ensalada y ya tienes la comida hecha.