Yogur de soja

Durante las pasadas Navidades, me dediqué a cocinar como una loca para poder llevar comida rica a casa. La compartí con la familia de mi cuñada, en la que hay una vegetariana también, así que, como agradecimiento, me regalaron una fuente grande con dibujos de gatos y una Instant Pot. Yo soy la tonta de los cacharros de cocina y alguno lo tengo ahí muerto de risa esperando la inspiración (como la máquina de pasta), pero, desde que esta ollita llegó a mi casa, la he usado casi todos los días. Sobre todo, para hacer patatas y guisantes al vapor. Pones todo, enciendes, te largas, te olvidas. Las patatas, un cuarto de hora. Los guisantes, 1 minuto. Todo perfecto.

Yogur de soja casero
Yogur con copos de cereal

La Instant Pot es una olla eléctrica que tiene varias funciones. Es olla rápida y olla lenta y también tiene varios programas para cocinar distintos cereales a la vez, hacer estofados, cocer legumbres para que queden enteras y, sobre todo, hace yogur. Así que yo, que soy una enreda, me dije: ¿y si hago yogur? Y compré un cuajo vegano, en iHerb.

El yogur queda suave, no muy ácido (si se quiere muy ácido, hay que ponerlo más tiempo) y líquido, como una salsa. Si se quiere espeso, hay que usar un espesante, como el almidón de tapioca.

Ingredientes para 1 litro de yogur:

  • 1 litro de leche de soja (con el menor número de ingredientes posible y, sobre todo, sin endulzar: es decir, sin fructosa, sin siropes, sin azúcar… Cuesta encontrarla, pero existe y, si no, se puede hacer leche de soja casera).
  • 1 sobre de cuajo vegetal
  • 1 cucharada de almidón de tapioca como espesante (opcional)
Yogur de soja casero
Yogur de soja

Preparación:

Bate la leche de soja con el cuajo vegetal. Es decir, ponlo en un bol y remueve, no hace falta que uses la batidora. Puedes poner la leche directamente en tarritos de yogur o en botes en la base de la olla, sin necesidad de esterilizar ni nada, pero que estén bien limpios. O hacer el yogur en la olla y luego pasarlo a tarros. Como quieras. Tampoco hace falta que uses la rejilla: los tarros se pueden poner directamente en la base.

Pon la tapa de la Instant Pot. No necesitas cerrar la válvula, pero es mejor que lo hagas para que la temperatura sea constante. Pulsa el botón en el que pone YOGURT. El tiempo será 8 horas por defecto, pero queda mejor si está al menos 12. Yo lo puse 12, pulsando la tecla +. Esto es más simple… Ten en cuenta que, cuanto más tiempo esté fermentando, más ácido se pone.

Luego lo puedes guardar tapado en el frigorífico. Dura 10 días. Yo lo he usado para hacer salsas de ensalada y labneh.

Si quieres que te quede un yogur tipo griego, es tan fácil como dejarlo un rato (el rato varía dependiendo de lo espeso que lo quieras) escurriendo. Coloca, en la encimera, un bol. Encima del bol pon un colador y, encima de él, un paño de muselina. Ahora, pon el yogur y deja escurrir. Luego, con una cuchara, ponlo en botes y ya lo puedes comer así o usar como quieras.

La pastelería vegana – Almidones, espesantes y gelatinizantes. Capítulo VIII

El almidón se añade a la pastelería vegana para otorgar algo de textura a algunas recetas. Algunas veces se añaden porque tienen algunas de las propiedades que los huevos poseen y otras para crear una corteza crujiente.

Almidón de maíz

El almidón de maíz, lo que en España conocemos como Maizena, puede conseguir galletas que son, a la vez, delicadas y blanditas, masticables. Tiene un aspecto muy similar al azúcar en polvo y se usa como antiaglomerante o como agente espesante en cremas, salsas, natillas… Gelatiniza cuando se cocina con líquido y se espesa y se asienta cuando se enfría: esto implica que podemos hacer puddings, rellenos y cremas con la misma consistencia que si usáramos huevos o gelatina: y además su sabor es casi inexistente, lo que nos deja mucho control en la receta.

El arrurruz se utiliza mucho para algunas masas de galletas. Tiene propiedades similares al almidón de maíz, así que son intercambiables.Se usa como emulgente para salsas, rellenos de pasteles o pudines y no tiene sabor propio, así que es perfecto para mezclarlo con lo que deseemos que tenga más consistencia. Si se tiene que añadir a algún líquido caliente, generalmente se mezcla antes con un líquido frío. Se espesa muy rápidamente, así que hay que tener cuidado de no parar de remover.

La harina de tapioca o almidón de tapioca se puede obtener moliendo en un molinillo de café la tapioca que venden en cualquier supermercado o se puede comprar por internet o en algunas tiendas especializadas. Se usa para espesar masas y tartas también.

El almidón de patata, también conocido como fécula de patata, ofrece la misma consistencia que el resto de los almidones y también se puede utilizar en muchas recetas veganas.

La goma guar también se usa como espesante. Ayuda a que ciertos productos, como las leches de frutos secos (leche de almendra o de nuez, por ejemplo) tengan una consistencia más potente. Se usa en helados y salsas dulces. Forma un gel viscoso cuando se mezcla con agua.

La goma xantana también se usa como espesante. Usaremos, en repostería, de todos modos, pequeñas cantidades de goma guar y goma xantana. Pueden resultar caras, por cierto, lo que es algo que también hay que tener en cuenta. Pero, sobre todo, lo tenemos en cuenta porque ambas están libres de gluten, lo que es maravilloso para los celiacos, claro está.

El agar agar lo usaremos en copos o en polvos. Procura una apariencia gelatinosa. De hecho, es una gelatina vegetal de origen marino, un alga. Por eso la usamos en la cocina vegana y vegetariana, porque no procede de animales. Se disuelve en un líquido y se calienta para formar una especie de gel. El truco para usarlo es calentar el líquido y hervirlo para disolverlo completamente en el líquido: de lo contrario, no conseguiremos la textura que queremos. El agar agar en polvo es muy fácil de usar porque se disuelve en menos de un minuto. El agar agar en copos necesita mezclarlo con un líquido, llevarlo a ebullición y no parar de remover si queremos que los copos se disuelvan.