Tofu al curry

Tofu. Sí, hay varias recetas casi seguidas de tofu, porque en el supermercado, vamos a confesarlo, encontré una oferta de 3×2 y había que aprovecharla. Y además, porque, desde que hice el Tofu básico, he descubierto cómo me gusta. Que no quede seco, pero que quede crujiente por fuera. Es decir, fuego medio-alto y 10 minutos en la sartén, salteándose convenientemente. El tofu, después de una primera experiencia francamente horrible, pero que no me arredró porque no hay que rendirse nunca (salvo con algunas personas a las que no hay que dedicar mucho tiempo), es uno de los alimentos más versátiles que hay. Asume todos los sabores que le eches, se macera maravillosamente bien (no hay más que ver el mafé, plato exquisito donde los haya) y los hay de diferentes tipos, como conté aquí. Esta receta es una adaptación de Vegan Brunch, de Isa Chandra Moskowitz.

Ingredientes para 3 raciones:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana, en rodajas finas
  • 2 cucharaditas de semillas de alcaravea
  • de 3 a 4 dientes de ajo picados
  • 450 gramos (2 bloques) de tofu firme o extrafirme, prensado y cortado en dados
  • de 2 a 3 cucharaditas de curry en polvo
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 3/4 cucharadita de sal

Preparación:

Precalienta una sartén grande a fuego medio-alto. Saltea la cebolla y las semillas de alcaravea en el aceite de oliva de 6 a 7 minutos. Agrega el ajo y remueve unos 30 segundos o así. Añade el tofu y saltea durante unos 10 minutos, removiendo a menudo, hasta que el tofu se haya tostado un poco y adquiera un color doradito (no, no hace falta que lo tenga por todos los lados). Agrega el curry en polvo, el comino y la sal y algunas gotas de agua. Yo lo que hago es tener un vaso de agua con una cucharadita de las de medir e ir echando de vez en cuando lo que veo. A mí el tofu seco no me gusta. Remueve y cocina de 5 a 7 minutos más. Verás si el tofu se está secando porque se pega el fondo a la sartén, así que añade más agua si ves que es así (en poca cantidad, porque no quieres cocer el tofu, solo que no se pegue).

Luego ya lo puedes comer, o congelar. Sí, el tofu cocinado se congela y queda perfecto al descongelar. Yo, como podéis ver en la foto, lo serví sobre arroz basmati, pero lo podéis usar como queráis (en un curry de garbanzos, por ejemplo).

Caraway-Parsley-Carrot Dip / Dip de zanahoria y semillas de alcaravea

Lo confieso. Ninguna receta de Isa Chandra Moskowitz y Terry Hope Romero me ha salido mal, así que recomiendo a todo vegano que se precie adquirir sus libros, porque os aseguro que he hecho ya unas cuantas y estoy por confesar mi amor públicamente. Este paté lo uso para los bocadillos, pero creo que también quedaría muy bien encima de unas tartaletas, a modo de entrante para una comida con amigos (y sí, aunque sea agosto, creo que también sería un maravilloso entrante para una comida lujosa de Navidad con un sinfín de patés encima de la mesa). Las semillas de alcaravea las compré en una tienda ecológica de Madrid: no las he visto en Extremadura, pero supongo que las venderán en algún herbolario o eso quiero creer, porque algún día se me acabarán… La receta es del Veganomicon.

Ingredientes:

  • 450 gramos de zanahorias peladas y cortadas en trozos de 1 cm.
  • ¼ de taza (32 gramos) de pipas de girasol tostadas. Si son sin sal, añade algo más de sal a la receta
  • 2 cucharaditas de aceite de pepitas de uva, o cualquier otro aceite vegetal
  • ½ cucharadita de ajo picado (yo puse un ajo grandecito)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • ½ cucharadita de semillas de alcaravea
  • ½ taza de perejil picado fresco

Preparación:

Pon un cazo pequeño con agua a hervir. Hierve las zanahorias de 7 a 10 minutos, hasta que estén tiernas. Escurre y deja enfriar hasta que no salga humo de ellas.

Pon las pipas de girasol en una picadora o en un procesador de alimentos y pícalas en trocitos, pero sin molerlas del todo. Agrega el resto de los ingredientes, excepto el perejil y bate hasta que sea una crema, raspando las paredes del procesador de alimentos para que se integre todo bien tanto como necesites. Añade el perejil y dale unos toques para que se pique y se mezcle con la salsa.

Prueba de sal y ajusta las especias y el limón. Ponlo en un tarro con tapa y enfría al menos 30 minutos.