Hummus de remolacha

Sí. Hummus. Soy adicta al hummus y los pruebo todos. No tiene misterio ninguno, pero vuelvo a recordar que este es un blog de una persona con colitis ulcerosa que necesita escribir las recetas que le sientan bien para no perderlas en los mares procelosos de la red. Es decir, no es un blog de cocina «tal cual», de inventarse recetas (creo que hay dos inventadas por mí) ni es un blog de «mirad qué fotos más monas hago y qué cosas más rechulas y cómo te vas a tirar diez días en la cocina para hacer un plato que te vas a comer en diez minutos». No. Aquí hay lo que yo como diariamente. Y diariamente desayuno un sándwich de pan integral con tomate y hummus, así que varío los hummus que hago. En el blog puedes encontrar muchos, como este con mantequilla de cacahuete; este otro, que sabe a pizza o el del Candle Cafe, que es mi favorito.

Ingredientes:

  • 400 gramos de garbanzos cocidos. Yo nunca los uso de bote.
  • 250 gramos de remolacha cocida.
  • 60 gramos de tahini (usé tahini tostado)
  • 1 diente de ajo grandecito
  • 1 cucharada de aceite de sésamo. Sin tostar.
  • El zumo de medio limón.
  • Eneldo
  • Hierbabuena
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

Esto es ponerlo todo en un bol y remover. No te olvides de picar el ajo, porque si no, te quedará entero (es decir, te va a quedar entero aunque lo batas. Esto es así). Así que picas el ajo y lo pones todo en un bol, con un poquito de eneldo, hierbabuena, sal y pimienta al gusto. Yo pongo media cucharadita de sal. El zumo de limón también va al gusto: yo pongo un par de cucharadas, pruebo y ajusto.

En todas las webs veréis fotos de hummus de remolacha radiactivos con un color rosa precioso, pero a mí me quedó así.

Caviar de berenjena y alga hiziki o hijiki / Eggplant Hiziki Caviar

Uno de estos domingos que me quedo en Mérida, me dispuse a cocinar. Realmente, me pasé el fin de semana entero cocinando: un bizcocho del que buena parte acabó en el suelo del horno, porque se me desbordó; unas galletas para las que confeccioné mi propia harina bizcochona (nota mental: hay que comprarla la próxima vez) y cuya masa salió muy rica pero aplastadísima; un hummus al que se me olvidó ponerle el ajo… Un desastre, en definitiva. Pero no importa. Ahora sé que, para aprender a cocinar, hay que cometer mil errores. Uno de los que cometía, a pesar de todas las indicaciones, era no leer la receta antes de ponerme a cocinar. Hay que leerla. Primero, porque algunas recetas son farragosas. Segundo, porque hay recetas que piden ingredientes que luego no aparecen y hay que inventárselo. Y tercero, porque es muy importante preparar lo que los franceses llaman «mise en place», que no es más que sacar todos los ingredientes y tenerlos listos antes de comenzar a cocinar.

Esto que traigo hoy es una receta  extraída de The Candle Cafe Cookbook. Las que he hecho de este libro, que aún son pocas, han salido bien a la primera y, lo que es más importante, están riquísimas. Eso sí: aunque el plato se llama «caviar», yo el sabor a caviar no se lo noto por ninguna parte. No os puedo describir a qué sabe, solo que, para mi gusto, está buenísimo. Y es ligero. Me ha encantado.

Sale un cuenquito pequeño. Como entrante, yo lo pondría para tres personas, no más. Pero en el libro pone de 6 a 8, supongo que para probarlo con otras mil cosas más.

Un apunte: dicen que el alga hiziki, o hijiki, es la que más sabor a mar contiene. No es así en esta receta: creo que es porque el vinagre de arroz y la cebolla contrarrestan ese sabor.

Ingredientes:

  • 1 taza (30 gramos) de alga hiziki
  • 1 berenjena mediana, cortada por la mitad a lo largo (la mía pesó 315 gramos entera)
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • sal
  • 2 chalotas grandes (100 gramos), peladas y finamente picadas (yo le puse una cebollita pequeña)
  • 1 diente de ajo, pelado y picado
  • 2 cucharadas de sirope de agave
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz integral (brown rice vinegar). Yo no tenía y le puse vinagre de arroz normal.

Preparación:

Precalienta el horno a 220ºC.

Sumerge el alga en agua caliente 30 minutos. Escurre y reserva.

Frota las mitades de berenjena con una cucharada del aceite de sésamo y espolvorea con sal.

Ponlas en una bandeja de horno y hornea 20 minutos, hasta que estén blanditas por dentro.

Saca del horno y deja enfriar.

Con una cuchara, saca la carne y ponla en un bol.

En una sartén, calienta la otra cucharada de aceite de sésamo a fuego medio.

Añade la chalota y el ajo y cocina 1 minuto.

Añade el alga escurrida y cocina otros 5 minutos.

Añade agua justo hasta que cubra y pon también 1 cucharada de vinagre de arroz y otra de sirope de agave. Hierve a fuego lento hasta que el líquido se evapore.

Aparta del calor y deja enfriar.

Pica finamente todo y añade la carne de la berenjena, también picada. Añade el sirope y el vinagre restante.

Deja enfriar 2 horas o toda la noche antes de servir.

Sobre el alga hiziki

Su nombre científico es Sargassum fusiforme o Hizikia fusiformis. Se la denomina también hijiki. Se encuentra en herbolarios. Como todas las algas, no es especialmente barata y, a pesar de sus propiedades, según he leído en diversas páginas web, tiene altos niveles de arsénico inorgánico, así que no se aconseja tomar más de 5 gramos de algas al día de esta especie. De todos modos, estos niveles de arsénico disminuyen cuando el alga se pone a remojo en agua caliente y cuando se cocina y, además, no se han registrado casos de envenenamiento nunca por el arsénico que tenga un alimento. Si la palabra «arsénico» os da mucho miedo, aquí tenéis un artículo que os aclarará dudas. Eso sí: está en inglés. Tiene infinitas propiedades. Por ejemplo, es una grandísima fuente de calcio: Con 100 gramos de alga Hiziki aportamos 1400 miligramos de calcio. La leche aporta 100. Aquí hay una tabla nutricional, por cada 100 gramos de alga, sacada de En Buenas Manos.

  • Proteína 5-10 %.
  • Calcio 1.400 mg.
  • Yodo 40 mg.
  • Hierro 29 mg.
  • Potasio 4.000 mg.
  • Betacaroteno 150 U.I.

Las algas hiziki también aportan vitaminas del grupo B, fósforo y oligoelementos.

Hamburguesa Baba Ghanoush / Baba Ghanoush Burger

Estaba yo harta de comer hamburguesas de soja compradas, que están muy buenas, ciertamente, pero pienso siempre que a lo mejor lo casero está más rico (siempre y cuando, claro está, no acabe en el cubo de la basura, como me ocurrió con otras hamburguesas que hice ese mismo fin de semana) y aproveché que me había llegado mi primer pedido del grupo de consumo ecológico en el que estoy ahora y que tenía dos berenjenas para buscar unas hamburguesas que pudieran atraerme. Y las encontré, en The Best Veggie Burgers on the Planet.

Se llaman Baba Ganoush Burgers. El baba ganoush es una comida típica de Oriente, un puré a base de berenjenas que podéis ver escrito de las más diversas maneras. Estas hamburguesas no llevan tahini y tienen un sabor muy suave.

Me salieron 5 hamburguesas bien grandes, hechas con un aparato que tiene Moulinex para hacerlas. El dibujo es muy pequeño, pero se ve, creo, cuál es el aparato. No sé con qué da forma a las hamburguesas el resto de la humanidad. Supongo que con las manos, para que queden como unos filetitos rusos…

Ingredientes para 4 o 5 hamburguesas:

  • 30 mililitros de aceite de sésamo
  • 340 gramos de berenjena pelada y en cubitos
  • 30 gramos de ajo picado
  • 1 cucharadita de comino
  • 227 gramos de cebolla picada
  • sal
  • pimienta
  • 120 mililitros de caldo vegetal
  • 72 gramos de soja texturizada
  • 120 gramos de harina de garbanzo
  • aceite para freír, opcional

Preparación:

Precalienta el aceite de sésamo en una sartén a fuego medio alto. Añade la berenjena y cocina durante 5 minutos.

Agrega el ajo, la cebolla, el comino y sal y pimienta al gusto. Cocina durante 15 minutos, sin tapar, moviendo de vez en cuando.

Agrega el caldo vegetal y luego la soja texturizada. Tapa la sartén y aparta del calor. Déjalo reposar al menos 10 minutos.

Destapa la sartén y agrega la harina. Mezcla muy bien.

Tapa y refrigera al menos 30 minutos. Lo puedes dejar incluso hasta el día siguiente. Mientras más tiempo lo dejes en el frigorífico, más absorberá los sabores y además, refrigerar esta masa hace que luego las hamburguesas sean más fáciles de formar.

Precalienta el horno a 180ºC. Forma de 4 a 5 hamburguesas y hornea, sin tapar, 20 minutos, o hasta que estén firmes y comiencen a tostarse. Luego, si lo deseas, para que queden más crujientes, puedes freírlas en aceite de oliva (una fina capa) de 2 a 3 minutos por cada lado, pero en realidad no hace falta.

La puedes servir en pita con hummus, que le queda muy bien, o con un tabulé.

Aclaro: el sabor de la harina de garbanzo (además, lleva una cantidad ingente) es muy particular. Para espesar, Mivegablog me dijo que podría intentarlo con avena, en lugar de la harina, pero no lo he probado aún… La próxima vez, las haré con avena, a ver qué tal.