Ensalada con frutas secas

Sí, debería haber publicado esta receta hace cinco días, o actualizar el blog… Pero he estado liada. Como todas las que tenemos blogs. De hecho, ahora mismo estoy eligiendo recetas de bizcochos y galletas para mi cumpleaños, que es en dos días. Si salen dignamente, prometo colgarlas (no sé yo cómo me apañaré con las recetas americanas y sus tazas de harina que nunca se pueden medir correctamente).

Esta ensalada es fruto de un regalo que me hizo mi madre. Hace algún fin de semana, pusieron una feria de productos artesanales en Badajoz, de la que me traje dos instrumentos para cortar comida (en espiral, a rodajas, a tiritas…) hechos en Rusia que no sé ni cómo había importado un señor muy amable y una buena provisión de frutas secas sin azúcar añadido. Compramos piña, mango, mango ecológico y pomelo de Thailandia. Así que ese día hicimos una ensalada con las frutas y yo tengo pendiente hacer un arroz ruso que ya colgaré.

Ingredientes para 1 ración:

Mezcla de lechugas
40 gramos de frutas secas cortaditas a pedazos
Vinagre de cerezas
Reducción de vinagre de frambuesas
1 cucharada de aceite de pepitas de uva, oliva o el que queráis
sal

Preparación:

Esto más simple no puede ser. La verdad es que la ensalada puede servir como base para otras: cuando la comimos mi madre y yo, le echamos patatas cocidas también. Yo, como la he usado como guarnición, solo he puesto las lechugas y los frutos secos, un pelín de sal, un buen chorro de vinagre de cerezas (no sé si será difícil de encontrar allá donde viváis: yo utilizo éste) y un chorrito de reducción de vinagre de frambuesas. Y ya está lista.

Curry de garbanzos y verduras

Me encantan los currys, qué queréis que os diga. Uso leche de coco baja en grasa, que no sabe igual ni de coña, pero qué se le va a hacer. Estar gordita es lo que tiene. No importa: luego se bate un poco y listo. Se bate un poco de los garbanzos, digo, para espesar la salsa. Es un plato aromático, como todos los currys, y apropiadísimo para una buena comida de invierno. La receta es de 1000 vegan recipes, con mis correspondientes tuneos (ella le echa patata, yo no, porque busco platos congelables; ella le echa guisantes y yo no porque no tenía…). Y, ahora que me doy cuenta, ¡¡es una receta repetida!! Ay, qué mal funcionan mis archivos mentales…

Ingredientes para 4 raciones:

  • 1 cucharada de aceite de pepitas de uva o de oliva
  • 1 cebolla mediana picada
  • 2 zanahorias medianas picadas
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1 cucharadita de jengibre fresco picado
  • 1 cucharadita de curry en polvo
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de coriandro (cilantro) molido -es una especia redonda; no es cilantro en hojas-
  • 1 taza (225 gramos) de agua
  • 320 gramos de garbanzos secos (pero cocidos ya: es decir, el peso es de los garbanzos secos, pero la receta usa garbanzos cocidos, así que hay que cocerlos antes).
  • 1 lata de leche de coco baja en grasas
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de sal o al gusto

Preparación:

En una olla grande, calienta el aceite a fuego medio. Añade la cebolla, las zanahorias picadas y el ajo. Tapa y cocina hasta que las verduras estén suaves, unos 5 minutos.

Agrega ahora el jengibre, el curry, el coriandro y el comino. Cocina, sin tapar, durante algo más de un minuto, removiendo con una cuchara de madera. Agrega el agua, lleva a ebullición, baja el fuego, tapa y deja cocer unos 20 minutos.

Añade los garbanzos, la leche de coco, las pasas, el azúcar y la sal. Cuece, sin tapar, durante otros 20 minutos para que se intensifiquen los sabores. Si quieres una salsa más espesa, pon un cacito de los garbanzos en la batidora y añádelos al guiso después de batirlos. Sirve.

Se puede congelar.

Curry de garbanzos, guisantes, pasas y zanahorias

Como no puedo tomar mucho picante, hago las recetas de curry como me parece, con una mezcla de especias (tipo curry, claro) que es bastante suave. Y sin guindillas, chiles, pimienta y demás. La receta la tomé de 1000 vegan recipes, pero hice con ella lo que quise, porque la original lleva chiles y patatas y, como yo cocino para congelar, no le eché las patatas. Pretendo servirlo con arroz basmati o arroz integral, de todos modos…

Ingredientes para 5 raciones:

  • 1 cucharada de aceite de pepitas de uva
  • 1 cebolla mediana, picada
  • 2 zanahorias medianas, picadas
  • 2 dientes de ajo, picados (yo lo hago con un prensador)
  • 1 cucharadita de jengibre fresco picado
  • 1 cucharada de curry en polvo, picante o suave, como prefiráis
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de coriandro molido
  • 1 taza (230 gramos) de agua
  • 800 gramos de garbanzos cocidos y escurridos
  • 150 gramos de guisantes (los usé congelados: hay que dejarlos descongelar primero)
  • 1 lata de leche de coco (baja en grasa, en mi caso)
  • 80 gramos de pasas
  • 1 cucharadita de azúcar (o su equivalente en stevia)
  • sal

Preparación:

En una olla grandecita, calienta el aceite a fuego medio. Agrega la cebolla, las zanahorias y el ajo. Tapa y cocina hasta que estén suaves, unos 10 minutos.

Agrega el jengibre, el curry, el comino y el coriandro y cocina, sin tapar, durante algo más de un minuto, removiendo continuamente. Agrega el agua, lleva a ebullición y luego baja el fuego: cocínalo así, con la tapa puesta, durante 20 minutos.

Añade ahora los garbanzos, los guisantes, la leche de coco, las pasas y el azúcar o endulzante. Agrega sal al gusto. Lleva a ebullición y luego baja el fuego para ponerlo a fuego lento. Cocina así durante 20 minutos, sin tapar, porque queremos que el líquido se evapore y quede espesito. Si deseas que quede mucho más espeso, puedes batir un poco de los garbanzos con las verduras y algo del caldito en la batidora y agregarlo a la olla. Otra opción es disolver una cucharadita de Maizena (almidón de maíz) en una cucharada de agua y agregarlo a la olla, removiendo. Sirve.