Salteado de setas con brotes de bambú

Busco algo que sepa a los fideos chinos con gambas, con todo su glutamato monosódico y toda su cosa, pero que sea vegano. Realmente, busco comida china, que a mí me encanta hasta cuando está mal hecha, así que aproveché un día que tenía brotes de bambú del Aldi y me puse a investigar. ¿Qué hace falta para que algo sepa a comida china? Pues cinco especias chinas, jengibre, salsa de soja… Hala, ya tengo sofrito de verduras para dar y regalar.

Verduras con brotes de bambú
Verduras con brotes de bambú

A fideos chinos con gambas no sabe. Porque no lleva gambas. Pero está tan rico y lo he hecho yo solita, que siempre sigo recetas de otros, que me gusta mucho compartirlo por si lo queréis hacer también. No pongo para cuántas raciones da, porque la cantidad da igual: son verduras y comemos muchas menos verduras de las que deberíamos. Poneos hasta el culo de esto. Punto.

Ingredientes:

  • 50 gramos de setas shiitake secas. Yo las compro en el Aldi, en Semilla y Grano o en Vegan Place.
  • 50 gramos de champiñones ostra secos. También las tienen en Aldi.
  • 4 zanahorias
  • 1 cebolla a rodajas grandecitas y luego a tiras (yo la corté en octavos, para que entendáis lo que quiero decir)
  • 1 ajo picado
  • Un trozo de jengibre de unos 2 cm picado
  • 2 cucharadas de aceite de cacahuete. Yo lo compro en Aldi también.
  • 100 gramos de champiñones Portobello frescos a rodajas, bien limpios. No los peles, que es un crimen. Se limpian con un paño húmedo y listo.
  • 1 bote de 320 gramos de brotes de bambú. También en el Aldi.
  • 2 cucharadas de salsa de soja dulce
  • 4 cucharadas de salsa de soja normal (yo la uso baja en sal). Se puede sustituir por tamari, que no tiene gluten, si uno es celiaco y omitir la soja dulce.
  • 2 cucharones del líquido de las setas cuando se rehidraten en agua caliente (son dos cucharones; es decir, no dos cazos.

Aclaración: esto es un cucharón:

Cucharón
Cucharón

Preparación:

Pon a hervir agua (yo tengo un hervidor, una kettle y es la mejor compra que he hecho en los últimos meses) y pon las setas secas en un bol. Cuando el agua hierva, échala en el bol con las setas, tápalo con un plato y deja que se hidraten unos 10 minutos.

Pon un cazo con agua a hervir y, cuando hierva, añade los brotes de bambú escurridos y hiérvelos 5 minutos. Yo esto lo hice porque he leído que los brotes, sean de bote o no, se tienen que hervir y yo soy mú bien mandá. Escúrrelo y reserva.

Mientras tanto, calienta el aceite de cacahuete en un wok bien hermosote a fuego medio. Si no tienes aceite de cacahuete, pues usa de oliva, pero el de cacahuete le da un puntito, qué quieres que te diga. Saltea las cebollas y las zanahorias unos 3 minutos, removiendo de vez en cuando. Agrega el ajo y el jengibre y dale unas vueltas durante unos 30 segundos.

Saca las setas que se están hidratando con ayuda de una espumadera. Es que dejan tierrilla abajo y esa tierrilla no la queremos. Así que es mejor sacarlas con una espumadera. Ponlas en el wok junto a los champiñones portobello y el bambú y sofríelos, a fuego fuerte (medio-alto) hasta que ya no estén crudos (tardan unos 7 minutos). Agrega las cinco especias chinas y sofríe removiendo para que todo se impregne. Puedes poner más cantidad de especias, esto va en gustos. Ahora, añade las dos salsas de soja y los dos cucharones del líquido de las setas (coge el agua de la superficie, recuerda que hay tierrilla debajo).

Ahora, espera a que se evapore el agua, que tarda un par de minutos o tres y prueba de sal, por si te gusta más salado. A mí me gusta cómo queda sin sal, que la salsa de soja ya lleva.

Setas y bambú
Setas y bambú

Puedes decorar el plato con semillas de sésamo (pero rómpelas, que, si no, no se digieren) o con la parte verde de una cebolleta, como hice yo. Yo lo mezclo con alguna proteína como tofu ahumado, Heura, seitán o tempeh y con algún hidrato de calidad, como arroz integral o pasta integral o cuscús integral

Sopa de verduras con mantequilla de cacahuete


Lo mismo que en verano no me apetece absolutamente nada encender el fuego (lo del fuego suena muy bien, pero es pulsar un botón en la vitrocerámica), el otoño y el invierno es el tiempo de las sopas reconfortantes para comer y para cenar. Esta es una sopa con mantequilla de cacahuete (de la que me regaló MyProtein) cuya receta es de la muy maravillosa Terry Hope Romero y su no menos maravilloso Vegan Eats World. Si no os gusta la mantequilla de cacahuete, no lo intentéis con esta sopa. Me ha ocurrido que he dado a probar platos a gente que la odia… Hombre, pues no te va a gustar. Es como si a mí me pones pimientos.

Ingredientes para 6 u 8 raciones:

  • 675 gramos de calabacín en dados
  • 1 cucharada de aceite de cacahuete
  • 1 cebolla grande, pelada y picada fina
  • 2 zanahorias grandes, peladas y cortadas en cubos o en forma de media luna
  • 4 dientes de ajo, pelados y muy picados
  • Un trozo de jengibre fresco, pelado y muy picado
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro molidas
  • 940 ml de caldo vegetal
  • 2 hojas de laurel
  • 225 gramos de tomate de pera sin semillas y en cubos
  • 185 gramos de mantequilla de cacahuete
  • 1 cucharada de zumo de lima (es el zumo de media lima)
  • 1/2 cucharadita de sal más un poco más
  • Pimienta negra recién molida
  • Cilantro fresco

Preparación:

Espolvorea una generosa pizca de sal sobre los calabacines y ponlos en un colador grande encima del fregadero o de un bol. Deja que suelten agua. La soltarán. Prepara, mientras tanto, el resto de los ingredientes. En una olla grande, calienta el aceite a fuego medio. Añade la cebolla y saltea 5 minutos, hasta que esté suave. Agrega la zanahoria y saltea 1 minuto más. Incorpora ahora el ajo, el jengibre y las semillas de cilantro molidas y saltea durante 1 minuto. No dejes de remover para que las especias se mezclen bien.

Ahora es el momento de añadir el caldo, el laurel y los tomates. Sube el fuego, ponlo a fuego medio-alto y lleva a ebullición. Prepara, mientras hierve, la mantequilla de cacahuete: ponla en un bol. Cuando el caldo esté hirviendo, agrega un cucharón del caldo al bol de la mantequilla de cacahuete y remueve bien para que se disuelva: hazlo con una cuchara de madera. Añade la mantequilla disuelta con el caldo a la olla.

Escurre el calabacín, añádelo a la olla también y espera que recupere el hervor. Cuando hierva, baja el fuego, tapa parcialmente la olla y cocina de 15 a 20 minutos, hasta que las verduras estén tiernas. Añade la lima, la sal y la pimienta. Prueba y ajusta la sazón. Ya la puedes retirar del fuego: tapa la olla y deja reposar unos 5 minutos. Agrega el cilantro fresco y sirve.

Hamburguesa de seitán y soja texturizada

Siempre acabo cenando casi lo mismo. Ensalada poco historiada y un sándwich. He terminado de los sándwiches hasta el moño. Bueno, realmente es que a veces llego a casa  a las diez de la noche y mi prioridad primera es darle de comer a los gatos su comida húmeda, comer algo rápido y acostarme. Ahora que he vuelto a retomar las riendas de todo (es decir, a cocinar y congelar, hacer deporte y esas cosas que consisten en cuidarse), he vuelto a hacer hamburguesas, que también se cocinan rápidamente. Esta está sacada del libro The best veggie burgers on the planet, de las que también tengo aquí esta con champiñones y la que lleva berenjenas. Las hice con el chorizo de seitán, así que saben a chorizo. Podéis usar el seitán que queráis, especiado a vuestro gusto.

Ingredientes para 4 o 5 hamburguesas, según tamaño:

  • 96 gramos de soja texturizada
  • 60 mililitros de salsa de soja
  • 180 mililitros de caldo vegetal (necesitarás más caldo)
  • 80 mililitros de caldo vegetal en un vaso aparte
  • 2 cucharadas de aceite de cacahuete
  • 200 gramos de seitán picado en trozos finos
  • 72 gramos de gluten
  • 30 gramos de levadura nutricional o de levadura de cerveza, lo que tengas en casa
  • 1 cucharada de ajo en polvo
  • 1 cucharada de cebolla en polvo
  • Pimienta negra
  • Aceite para freír

Preparación:

Para picar el seitán, yo utilicé un robot de cocina. Se queda como si fuera carne picada, dándole unos toquecitos. También podéis hacerlo con un cuchillo o una tijera. Pero tardaréis más.

Hidrata la soja. Lo puedes hacer de dos maneras: una, cociendo los 180 ml de caldo con la salsa de soja. Se lleva a ebullición, cuando hierva se vierte encima de la soja texturizada, que estará en un bol, se tapa el bol con un plato que encaje y se deja reposar 10 minutos.

También podéis echar la soja en un bol que pueda ir al microondas, añadir los 180 ml de caldo y la salsa de soja. Ahora, se tapa con film transparente y resistente y se pone a máxima potencia unos 5 o 6 minutos. Se saca y se deja reposar 10 minutos.

Precalienta una sartén y agrega el aceite de cacahuete (puedes usar el que te dé la gana), a fuego medio-alto. Agrega el seitán y saltea hasta que esté dorado pero no demasiado crujiente. Esto te llevará de 5 a 7 minutos.

Pon el seitán, el gluten, la levadura nutricional, el ajo y la cebolla en polvo y unos toques de pimienta en el bol donde tenías la soja. Mezcla bien con las manos hasta que esté incorporado y agrega ahora los 80 mililitros de caldo, mientras amasas.

Yo metí la masa en la nevera un buen rato (un buen rato es un capítulo de Buffy, que dura 40 minutos). Forma las hamburguesas y hazlas a la plancha de 4 a 5 minutos por cada cara. Deja enfriar y congela.

También puedes congelarlas sin freírlas primero. Cuando las quieras freír, calienta una sartén con un poco de aceite a fuego medio y pon la hamburguesa sin descongelar. Hazlas 5 minutos por cada lado, tapadas.

Si las quieres hornear, ponlas en una bandeja de horno forrada con papel de hornear y tapadas con papel de aluminio para que conserven la humedad, 15 minutos por cada lado.

Quedan compactas. Y, para mi gusto, exquisitas.