Nutribullet

Hace algún tiempo, compré un espumador de leche para homogeneizar el gazpacho, porque cuando congelas el gazpacho, luego hay que batirlo un poquito si quieres que te quede cremoso, que es como a mí me gusta. El espumador se rompió y me planteé (porque soy la reina de los pequeños electrodomésticos) comprar una batidora personal (en inglés lo veréis como personal blender), porque son más manejables que poner en marcha la MyCook o la batidora de vaso que tengo o la batidora de varillas, porque mi cocina, algún día, me mirará y me dirá: “O los electrodomésticos, o las especias, o tú: todos aquí no cabemos”.

También me da una pereza tremenda hacer aliños de ensaladas con la MyCook, todo sea dicho. Porque es muy poca cantidad y porque hay que poner el cestillo para que los anacardos o las almendras no te salten por todo el vaso y se peguen a la tapadera, que tiene muchísimos recovecos. Y me da más pereza comer las ensaladas con aceite, vinagre y sal. Que me gustan mucho aliñadas al estilo tradicional, pero si le puedo meter anacardos, por qué no hacerlo.

Nutribullet. Foto de su web
Nutribullet. Foto de su web

En estas estaba, mirando opiniones de batidoras personales por acá y acullá y diciéndome “el mes que viene me hago un autorregalo”, cuando me escribieron de la agencia Orbyce para ofrecerme la Nutribullet. Gratis. Para que pudiera probarla y decir qué me parece. Hay ahora mismo tres clases de Nutribullet en el mercado. A mí me mandaron la más cara. Es de 900w y las demás son de 600.

La Nutribullet se compone del cuerpo de la batidora, unas cuchillas, dos vasos (uno de 900 ml y otro de 695 ml), dos tapaderas (una con boquilla, para que te la puedas llevar al trabajo o donde seas, si es que bebes batidos) y otra hermética para que puedas guardar el batido o el aliño de ensaladas o lo que quieras en el frigorífico. También tiene un asa de quita y pon para los vasos, lo que me resulta muy cómodo, porque a veces te mojas las manos mientras pones los ingredientes, no te las secas bien y se te cae todo.

Dicen que la cuchilla hay que cambiarla cada seis meses (depende del uso que le demos y la tralla, supongo yo, pero aún no veo que vendan cuchillas solas ni vasos solos en la página web de la Nutribullet en España).

La he usado para hacer hummus, que queda con una textura tremendamente fina. A mí me gusta el hummus con sus tropezoncitos pequeños, pero también suave y cremoso. He hecho un batido de frutas del que no hay foto porque se me iban a estropear y me lo hice por la noche y también aliños de ensaladas.

En su web veréis un montón de recetas y de batidos que llaman detox. A ver: lo de detox no existe. El detox de tu cuerpo se hace con la piel, los intestinos, el hígado y los riñones: es decir, con el sudor de tu frente y otras cosas que no echas por la frente. Y además, la respuesta metabólica del organismo cuando comes la fruta batida es distinta de cuando la masticas: la sensación de saciedad llega más tarde masticando. Eso, por una parte. Por otra, en un batido te puedes meter 3 naranjas y algo más y tú no te comes tres naranjas seguidas de golpe ni de coña. PERO para la gente que tiene problemas con la fruta, como yo, y que no la come a no ser en gazpacho, una cosa de estas de vez en cuando (una o dos veces por semana y siempre con la misma cantidad de fruta que te comerías: no con más) nos viene muy bien. No me preguntéis más por la respuesta metabólica porque esto es lo único que sé: no soy nutricionista y de cómo funciona el organismo conozco lo justito.

También veréis que, en la parte de alimentación saludable, no hay proteínas vegetales. Error. El tempeh, el seitán y el tofu y la soja texturizada no aparecen. Ni las legumbres. Pero bueno, yo tampoco le hago mucho caso a las recomendaciones nutricionales de una página web que no esté avalada por un nutricionista que conozca.

Es decir, ¿para qué usaría una persona como yo una Nutribullet?

  • Para hacer hummus y patés vegetales que tengan algo de líquido en la receta, porque la Nutribullet no funciona sin líquido.
  • Para hacer batidos de frutas y verduras de vez en cuando.
  • Para hacer algún granizado con fruta (sin azúcar añadido, por favor: metedle dátiles)
  • Para hacer aliños de ensaladas, que quedan cremosísimos…
  • Para volver a ligar el gazpacho una vez que lo has descongelado. Queda perfecto. Y usar la MyCook o una batidora de vaso para esto, pues es una lata.
  • Para hacer purés en invierno una vez que hayas cocido la verdura y esté fría (tampoco se puede usar en caliente, como el resto de las batidoras de vaso o la MyCook o Thermomix -que no baten a mucha velocidad en caliente-).

Y sí: le estoy dando mucho más uso del que pensaba que le iba a dar.

Mayonesa sin aceite

Mayonesa sin aceite
Mayonesa sin aceite

Yo podría haber preparado una mayonesa de anacardos, que sabe como la de mi madre, pero a mí me gusta probar nuevas recetas. Sobre todo si son de Miyoko Schinner. Sobre todo si tengo metido en la cabeza, producto de siglos de mitos dietéticos: el aceite es muy bueno, pero engorda. Lo de que los frutos secos engordan ya me lo quité, con una frase de Pablo Zumaquero, de quién si no: ¿has visto alguna vez a un obeso de comer nueces? Total, que como la de anacardos lleva aceite para aburrir y, sobre todo, ya la había hecho (y pretendo seguir actualizando el blog a buen ritmo a partir de ahora), me decidí por esta mayonesa sin aceite pero que tiene grasa buena de los anacardos (no hay obesos de comer anacardos) y, sobre todo, tofu. Total, que es una mayonesa proteica que, a mayonesa, sabe un poco. Pero no mucho. ¿Está mala? No, por Dios, está muy rica: ¡es una receta de Miyoko! Lo bueno es que a esto le metes una patata cocida machacadita y unos pocos de guisantes con su zanahoria al vapor y un pelín de ensalada de no-atún y te haces una ensaladilla rusa de muerte. Porque a mí la ensaladilla rusa me encanta.

También vale para unas patatas solas al horno o en la olla express o como dip para mojar llenito de alcaparras y pepinillos en vinagre, se me ocurre, porque total, es una salsa proteica y, si la queréis espesorra de la muerte, le podéis poner menos agua y listo. Y para meterle un pelín de ketchup y hacer una salsa rosa.

Ingredientes:

  • 85 gramos (1/2 taza) de anacardos crudos, puestos a remojar 3 o 4 horas y escurridos. Si tienes Thermomix, Vitamix o MyCook, no hace falta.
  • 120 ml (1/2 taza) de agua
  • 340 gramos de tofu medio, regular o de firmeza media. No uses extrafirme ni envasado al vacío. Yo usé tofu natural.
  • 2 cucharadas de vinagre de sidra
  • 2 cucharaditas de mostaza
  • 1 cucharadita de sirope de agave, arce o azúcar blanquilla (esto se lo podéis quitar. Realmente, es que las mayonesas estadounidenses llevan un huevo de azúcar -como todos los productos industriales, por otra parte- y yo creo que Miyoko la planta por eso, pero es una chorrada hacer una mayonesa con azúcar. He dicho)
  • 1 cucharadita de sal kala namak
  • 1/2 cucharadita de goma xantana. Es para espesar, pero de verdad que queda espesa. Yo le puse porque tenía, pero os lo podéis saltar.
Mayonesa sin aceite
Mayonesa sin aceite

Preparación:

Haz puré los anacardos y el agua en la batidora hasta que sea una crema. Si tienes una batidora potente, una MyCook, Thermomix y Vitamix, pon los anacardos, coloca el cestillo dentro del vaso, hazlos polvo 20 segundos a velocidad 7, baja lo que haya en las paredes con una espátula, echa el agua y haz la crema unos 40-60 segundos a velocidad 8.

Añade el tofu, el vinagre, la mostaza, el sirope de arce (o de agave o el azúcar blanquilla) y la sal y bate hasta que obtengas una crema. Yo lo batí 50 segundos a velocidad 7-10. Luego, añade la goma xantana y bate unos segundos para que se integre. Yo lo puse 10 segundos a velocidad 6.

Mete en el frigorífico. La receta es de Miyoko Schinner y dice que, tapado, se mantiene tres semanas, pero en verano no os va a durar tanto. Dadle a la ensaladilla rusa.

Ensalada de no-atún

Ensalada de no-atún
Ensalada de no-atún

Hace algún tiempo hablé del jackfruit y dije que venía de quintaleches y que dudaba que lo volviera a comprar, pero tengo latas para aburrir (para aburrir son cuatro o cinco) y algo habrá que hacer con ellas. En el libro But I could never go vegan viene una receta de ensalada de no-atún que tenía una pinta fantástica y que, como podéis deducir, a atún no sabe. ¿Con qué podéis sustituir el jackfruit si no lo queréis comprar? Con algo que se deshilache… porque el jackfruit se deshilacha y queda como la carne mechada o como el atún. El problema es que no se me ocurre ningún ingrediente que lo haga. Para platos que imiten a los platos carnívoros sí. Para los de pescado, no sé, sinceramente.

El sabor a mar se lo da el alga kelp, que yo compré en Vegan Place. Tiene yodo. Lo sé porque me hice un raspón superficial en un dedo y me rocé con el alga y qué escozor. El sabor a huevito de la mayonesa se lo da la sal kala namak., que es uno de los mejores inventos de la humanidad. Esta ensalada, en un sándwich, tiene que estar de muerte, pero yo me he restringido el pan. No porque no lo pueda comer por la dieta, sino porque, si como pan, como hidratos de menor calidad y, además, le doy que da gusto. Pero, los que podéis comer hasta hartaros porque hacéis muchísimo deporte, no engordáis y etc. le podéis meter el pan que os dé la gana. Yo lo compro integral de esta panadería, artesana y que adoro: la Ecotahona del Ambroz. Estoy intentando ser más consciente de mis actos de consumo, aunque tenga mis incoherencias y en mi despensa haya leche de coco. Ahora miro mucho más la procedencia de los productos. El otro día necesitaba almendras, vi que solo las tenían de Estados Unidos y no las compré. Ya las compraré en Semilla y Grano, que son españolas.

La lata en la que está presentada es de Terracota Mérida.

Ingredientes para algo más de 600 gramos de ensalada:

  • 1 lata grande de jackfruit en salmuera. No el que viene en sirope, que ese es dulce.
  • 265 gramos (1 y 1/2 tazas) de alubias blancas cocidas
  • 1 cucharadita de kelp, en gránulos o molida en el molinillo de café.
  • 1/2 cucharadita de estragón seco
  • 55 gramos (1/2 taza) de mayonesa
  • 2 cucharadas de alcaparras o de pepinillos en vinagre picados
  • 1 y 1/2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • el zumo de 1 limón de tamaño medio
  • 1/2 cucharadita de sal kala namak si la mayonesa está hecha sin ella
Ensalada de no-atún
Ensalada de no-atún

Preparación:

Los ingredientes, para empezar, son orientativos, sobre todo el zumo de limón, el estragón, las alcaparras y hasta el alga o la sal. Como si le quieres poner pepinillos y alcaparras o un kilo de mayonesa.

Pon el jackfruit en un colador y enjuágalo. Desmenúzalo. Verás que te queda un tronquito duro. Yo lo piqué en una picadora manual que tengo y listo. Reserva.

Mientras tanto, pon las alubias en un bol y machácalas con un tenedor o un machacador de patatas hasta que estén deshechas. Agrega la mayonesa, el alga kelp, el estragón, la mostaza, los pepinillos o las alcaparras, la mostaza y el zumo de limón. Si la mayonesa no tiene sal kala namak, como la mía, le puedes poner media cucharadita. Esto se trata de probar e ir ajustando los sabores a tu gusto. Remueve bien, agrega todo el jackfruit deshilachado y vuelve a remover. Ya está lista. Se hace rápido, teniendo en cuenta lo lenta que soy yo en la cocina… sobre todo si tienes las alubias cocidas, claro está.

Lo puedes poner de tapita con crackers o con barquitas de endivia o lechuga, echarlo en una ensalada de hojas verdes, cocerle patata y hacerte una ensaladilla rusa… Lo que quieras.