Batido de higos

Higos, naranjas, leche de coco. Sí. Vais a ver un montón de fotos casi exactamente iguales de batidos. Aquí toca apartado de confesión. Yo soy muy fan de las fotos de El invitado de invierno, Webos Fritos, Los Tragaldabas o Uno de Dos, por ejemplo. Pero es que yo no sé cómo lo hacen, sinceramente. Bueno, sí. Me lo contó MC, el señor Webos, Jesús Cerezo. Tarda mucho en preparar el atrezzo y la composición de las fotografías porque las cosas hay que hacerlas con tiempo, con mimo y amor. Soy tremendamente fan de Jonathan Lovekin: pueden ver su trabajo también en los libros de Yotam Ottolenghi. Es comida pornográfica: yo creo que él inventó el término porn-food. No he visto imágenes más voluptuosas.

Jonathan Lovekin

También he de decir que yo, ni dispongo de tanto tiempo ni tengo tanta paciencia ni poseo (¡acepto regalos!) cosas tan monas. Yo tengo vasos de los de Duralex. Y, como hago varios batidos al día y acabo cansadísima de estar en la cocina (a mí la cocina no me relaja: me cansa. A mí me relaja plantar el culo en el sofá, que es lo más relajante que conozco), las fotos las hago aprisa y corriendo. Bastante que pongo el trípode y hago las fotos en Manual.

Tampoco tengo perejil fresco: yo lo compro y lo congelo. Lo mismo me pasa con la albahaca, la hierbabuena, la salvia y el cilantro. Debería comprar algunas maderitas, pero no tengo coche y me da pereza (llevadme). Y podría echar anís estrellado y especias por ahí… pero solo de pensar que las tengo que recoger y limpiar después, mi cerebro me dice: «dónde vas, loca». El otro día compré paños monos para usarlos solo en las fotos de las recetas… pero los míos están tan para tirar que me dije: hija, te han costado cinco euros, ya comprarás cosas más monas para el blog… Y ahí los tengo, en el cajón y colgados de la percha de la cocina. Necesito salvamanteles, pizarras, platos… No voy a decir que no me caben porque vivo en una casa con tres habitaciones para mí sola. Pero mi espacio procuro llenarlo con libros (un día haré un post sobre libros de cocina: se me acumula el trabajo) y con pequeños electrodomésticos. Soy así.

Todo esto para decir que vais a ver un montón de fotos iguales de batidos… en los mismos vasos y creo que casi con el mismo fondo. Porque hice muchos y tenía menos de media hora para fotografiarlos. Podría no haber dormido siesta, pero yo en verano soy de pijama y orinal: ya bastante trasnocho por trabajo: me acuesto a las tres y pico o las cuatro varios días por semana.

Ingredientes para 2 raciones proteicas:

  • 12 higos
  • 2 naranjas peladas
  • 200 ml de leche de coco

Preparación:

Lava bien los higos. Quita el rabito y échalos en la batidora, con la leche de coco y las naranjas peladas y cortadas en cuartos. Ojo: no hablamos de zumo de naranja, sino de la naranja batida. Yo una de las naranjas la dejo con un poco de camisa (es decir, de la parte blanca, el albedo) y la otra no (se pela a lo vivo). La parte blanca de las naranjas

Batido proteico de melón, manzana, mango y zanahoria

¿Qué hace una cuando compra mucha verdura y fruta para hacer batidos y la mete en el frigorífico después de un fin de semana cocinando sin parar, en una cocina en la que no se puede hacer ni pasta fresca porque la masa SE DERRITE, señores: se derrite? Pues que otro fin de semana, cuando ve que las zanahorias se le están poniendo pochas y blandurrias y que el melón tiene una capita de sequedad considerable, lo echa todo en la batidora y reza porque esté rico. Y está rico. Qué bien. Y además tiene ese color naranja tan bonito. Y está frío. Importante en verano. Todo frío, gracias.

Es que llevamos tres fines de semana de alerta, ¿sí? Más de cuarenta grados. Que quedas a comer por ahí y quieres morir cuando ves el sol reflejado en el asfalto, que en vez de gris está blanco nuclear de lo que reluce.

El infierno.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 175 ml de leche de coco (de la que viene en tetra brik y no en lata)
  • 1 plátano
  • 1 mango pelado y en cubos
  • 4 zanahorias peladas y picadas
  • 1/2 melón Gaia pequeño, pelado y sin las semillas
  • 1 manzana Ambrosía
  • 50 gramos de proteína de arroz

Preparación:

Yo lo hice todo batido en la MyCook durante 3 minutos a velocidad progresiva 7-10 sin temperatura. Si lo queréis frío, echad unos cubitos de hielo, porque el calor del motor calienta la preparación. También lo podéis hacer antes, que se tardan 20 minutos mientras se pica todo y guardarlo en la nevera.

Batido de pastel de manzana

Con la fruta me pasa como con los pimientos. Ojalá me gustaran. Lo he intentado de todas las maneras, ojo. Compro fruta de muchas clases. Y siempre tengo algo mejor que hacer que comerla, salvo que sean picotas del Jerte. Así que se me estropea. Y luego me da mucha rabia por ser tan poco disciplinada. El problema es que yo tengo una máxima: si no te gusta, no te lo comas. Y con la fruta, incluso con la que me gusta (naranjas, kiwis, todo lo que esté ácido de llorar y te pique en la lengua), no puedo.

Hasta ahora. Los batidos me los bebo con todo el gusto del mundo. Y me encantan. Les pongo hasta plátano, que era una fruta que, nada más olerla me entraban unas irrefrenables ganas de vomitar. Mi compañero Antonio, que se sienta en la mesa de detrás de la mía, come muchos plátanos y yo acabo levantándome hasta que termina. A mí me llegan a decir, a los 40, que yo iba a comprar plátanos y no me lo creo.

Hay quien odia los batidos. Pero porque le gusta la fruta. Suertudos, ellos. Yo voy a poner muchas recetas de batidos: primero, porque en verano me alimento de gazpacho, gazpacho de cerezas, salmorejo de picotas y ensaladas de bolsa. Y porque he descubierto que, si me tomo un megabatido a media mañana, no asalto la máquina de guarrerías varias que tenemos en el trabajo, que no es una sola, sino que hay dos. Y dos de refrescos. Y dos de cafés. Así que a mí me viene muy bien este invento de los batidos. Ahora como fruta que probaba una vez al año. Todos los días. Eso me gusta.

Este batido es mío del todo, así que no hay crédito que otorgarle a nadie… salvo a todas esas personas que le echan de todo a los batidos y entonces tú piensas: esto tiene que quedar bien. Si voy a usar manzanas y nueces, pues también especias, ¿no? Realmente, utilicé una mezcla de especias para pastel de calabaza, que tiene canela, jengibre, ajos y nuez moscada. Y queda riquísimo y con una textura peculiar, medio granulosa. Si lo queréis súper cremoso, batidlo más o añadid las nueces en polvo, que también quedará pelín granuloso pero menos. O haced una mantequilla de nueces (batiendo mucho: yo siempre tengo miedo de que el motor se me funda, aunque vaya parando de tanto en cuanto, así que bato menos de lo que tengo que batir y queda granuloso igual, pero lo mismo vosotros sois más arriesgados)..

Ingredientes para 4 raciones:

  • 3 manzanas. Yo usé de la variedad Ambrosía.
  • 2 cucharaditas de jengibre fresco rallado
  • 230 ml de leche de almendras sin azúcares añadidos
  • 1/2 cucharadita de mezcla de especias para pastel de calabaza (o una mezcla casera de canela, jengibre en polvo, clavos de olor molidos y nuez moscada)
  • 1 dátil Medjoul deshuesado
  • 60 gramos de nueces
  • 50 ml de zumo de limón
  • 50 gramos de proteína de arroz

Preparación:

Se bate todo hasta que tenga textura de batido. Yo lo hice en la MyCook, primero 40 segundos a velocidad progresiva 7-10. Luego, 30 segundos más a velocidad 10, después de haber raspado las paredes para integrarlo todo.

Tened en cuenta que la potencia de la máquina calienta el batido, así que si lo hacéis para tomarlo ya mismo, pues añadid cuatro o cinco cubitos de hielo mientras batís, pero tampoco batáis mucho, porque se calienta igual…

Sabe a pastel. Y la canela es afrodísiaca. Eso dicen.