Parmesano vegano

En una de las recetas que colgaré más tarde, se necesitaba «parmesano vegano». Aquí lo venden en Planeta Vegano, por ejemplo (en un bote de especias, como aquí -que tiene nueces, extracto de levadura y  sal-, o en un bote algo más grande, como aquí -que lleva harina de maíz, levadura nutricional, almidón, flor de sal y aromas).

Yo lo quiero hacer todo a mano. De hecho, tengo muchas ganas de comenzar a experimentar, este otoño, con los quesos veganos gracias a un par de libros de Myoko Schinner y de John Schlimm. Para Navidad, he elegido una tabla de quesos del Candle Cafe, muy fáciles y con ingredientes que tengo a mano (nada de ponerme a hacer rejuvelac ni de comprar miso blanco -que sí, que lo tengo que comprar-). Y ahora, por supuesto, he comenzado por lo más fácil. Un queso parmesano vegano que, con los platos de pasta, viene de maravilla.

La levadura nutricional le da un sabor saladito. No, no esperéis que sepa a parmesano cuando lo probéis la primera vez. El parmesano se hace con leche de vaca, ahora ya no la raza autóctona, porque produce menos (ah, la industrialización: qué buena es). Pero, si lo sacáis de la nevera, sí sabe a parmesano. De verdad.

La receta es de un recién descubierto blog que me encanta. Minimalist Baker. Hay una cantidad ingente de blogs veganos maravillosos por ahí.

Ingredientes:

  • 120 gramos de anacardos crudos
  • 20 gramos de levadura nutricional
  • 3/4 cucharadita de sal fina
  • 1/4 cucharadita de ajo en polvo

Preparación:

Es simple. Pon los ingredientes en un robot de cocina y tritura hasta que sea un polvo fino. Verás que el polvo fino queda abajo y arriba hay trozos más grandes, así que pulsa, para el motor, remueve un poco y bate hasta que tenga la consistencia de arena fina. Yo lo dejé un poquito más gordito. Los frutos secos sueltan grasa cuando los bates demasiado y no queremos mantequilla de anacardos, queremos un polvo parecido al parmesano.

Guarda en un bote bien tapado en el frigorífico. Dura varias semanas y lo puedes usar en platos de pasta, encima de hamburguesas para darles un toquecito, como base para otras preparaciones, para el risotto, en tacos…