Crema de calabaza en MyCook

Si hay algo que me gusta del otoño y del invierno es la calabaza. En todas sus formas. Y en crema también, obviamente. Creo que es la verdura que más utilizo, después de los tomates. Me gusta la cacahuete porque es más fácil de pelar que las demás, pero ya encontré un truco y esta crema de calabaza la hice sin problema alguno. Ahora lo cuento. La receta es de la web de MyCook directamente, pero yo siempre espero que se enfríe la crema para batirla porque ya me quemé una vez: no quité el vaso dosificador y puse el cestillo bocabajo, que es lo que hay que hacer. Y como me gusta batirla mucho tiempo (le pongo 3 minutos al 10) para que quede megacremosa, pues me espero. Que no pasa nada por esperar.

Y, para paliar los excesos de estos días está muy bien. Es ligera y reconfortante. Y no llena. Y no da sensación de pesadez. Y no hay que descuidar la verdura en Navidad. Y etc.

Crema de calabaza en MyCook
Crema de calabaza con su pompita y todo

Ingredientes para 4 raciones:

  • 30 ml de aceite de oliva virgen extra
  • diente de ajo sin el germen
  • 150 gramos de cebolla
  • 800 gramos de calabaza pelada
  • 500 ml de caldo de verduras
  • sal
Crema de calabaza en MyCook
Crema de calabaza. Sin la pompita.

Preparación:

Precalienta el horno a 200º C. Prepara una bandeja de hornear con papel de horno. Lava las calabazas, pínchalas con un tenedor y ponlas en el horno 20 minutos. Sácalas, deja enfriar un poco y ya las puedes pelar con facilidad. Yo las corto por la mitad, les quito las pepitas y las barbas y uso un pelador de patatas.

Calienta el aceite de oliva durante 1 minuto a 120º C y velocidad 2.

Sofríe el diente de ajo 1 minuto a 120º C y velocidad 1.

Agrega la cebolla y dórala 5 minutos a 120ºC y velocidad 1. La cebolla la tienes que cortar en trozos grandes y, si usas cebolla dulce (chalota, por ejemplo) ponla 3 minutos nada más.

Añade la calabaza y trocea 30 segundos a velocidad 5.

Vierte el caldo de verduras y una pizca de sal en la jarra y programa 15 minutos a 100º C velocidad 3.

Deja enfriar en la misma jarra y bate 3 minutos a velocidad 7-10. Ya la puedes comer o congelar.

Si no quieres esperar, quita el vaso dosificador, pon el cestillo encima de la tapa, bocabajo, y pulsa Turbo hasta que esté como tú quieres. A mí con el Turbo, como no le tengo cogido el truco, me quedan tropezones. Y yo, si hay una cosa que odio en los purés, son los tropezones. Así que dejo enfriar y bato. Listo. Ya se puede meter en botes bien tapados y congelar.

Vichyssoise en La Cocinera – Crema de puerro y patata

Vichyssoise. Crema de puerro y patata
Vichyssoise. Crema de puerro y patata

La vichyssoise es uno de esos platos sencillos que uno piensa que para qué va a poner la receta en el blog y luego recuerda que este blog es para recordar esas recetas que hizo un día y estaban ricas y no tenerlas que buscar otra vez entre los libros y las libretas y esas cosas. Y la pone. Porque además todo el mundo dice que la vichyssoise se toma fría. Pero a mí me gusta tanto fría como caliente y en invierno es una maravilla llegar a casa, calentarla, poner las manos rodeando la taza (si está más clarucha) o el tazón (si está como para enfoscar) y entonarte y que te caliente la barriguita y te quedes así traspuesta…

Esta receta está hecha con La Cocinera. Es una empresa que ya no existe, pero hay muchos robots por el estilo. La pongo porque me costó una pasta y la tengo infrautilizada, así que todo lo que se pueda hacer con ella hasta que se me estropee, lo haré. Prometido.

Ingredientes para 6 raciones:

  • 400 gramos de puerros, bien limpios y en rodajas
  • 200 gramos de patatas, peladas y lavadas después de pelar, cortadas en cuadritos
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 litro de caldo vegetal
  • 100 ml de leche vegetal
  • sal
  • pimienta negra
Vichyssoise. Crema de puerro y patata. Primer plano. Con pimienta negra recién molida.
Vichyssoise. Crema de puerro y patata. Primer plano. Con pimienta negra recién molida.

Preparación:

Echa todos los ingredientes en La Cocinera y programa. Si tienes el modelo 9300 (el antiguo), como yo, en el programa 2 durante 1 hora y 10 minutos, sin pala de amasar.

Si tienes el modelo 9400, usa el programa 21, con pala de amasar, durante 1 hora y 30 minutos.

Cuando esté fría, tritura. La puedes triturar en caliente, con una batidora de inmersión. Si la trituras con una batidora de vaso, tienes que quitar el tapón, poner un paño encima y batir. Y luego echar el paño a lavar. Así que usa una de inmersión o espera a que se enfríe.

Si no tenéis La Cocinera, es tan sencillo como freír primero los puerros en el aceite hasta que estén pochados (unos 5 minutos), añadir la patata y el caldo, llevar a ebullición, bajar el fuego y dejar cocer hasta que la patata esté (compruébalo pinchando con un cuchillo) y triturarla con la leche. Vamos, que es que más simple imposible. Se rectifica de sal, se le añade pimienta y a comer.

Sopa de boniato y coco tailandesa

Cuando llega el otoño, yo me lanzo a los boniatos (tardé mucho en comerlos: no tanto como otras verduras, pero también mucho: hasta los 18 o así no los probé, porque me los hizo mi amiga María en Sevilla, con canela y miel). Ahora ya no los como así, no como miel, y los prefiero en preparaciones saladas. Y los purés cremosos son mi debilidad, lo confieso. Porque me llenan mucho y porque, en cuanto pongo la manta en la cama, ya no me apetecen ensaladas frías y me apetecen verduras calientes. Por eso hay tantos purés por aquí. Qué ricos están. Esta receta es de The Happy Pear, un libro de dos hermanos gemelos que son vegetarianos y que tienen muchas recetas ricas (y en las que usan ingredientes que no son veganos, ojo: lo digo por si queréis optar por otro libro de los muchos que he reseñado aquí).

Ingredientes para 12 raciones:

  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 2 zanahorias
  • 1/8 cucharadita de chile en copos, o al gusto
  • Un trocito de jengibre de unos 2 cm.
  • 900 gramos de boniato
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 tallos de hierba limón frescos (lemongrass) o 1/2 cucharadita seco (yo lo compré seco, en el Aldi)
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1/8 cucharadita de pimienta negra, o al gusto
  • El zumo de 2 limones
  • 1 lata de 400 ml de leche de coco
  • 1 litro y 1/2 de caldo vegetal

Preparación:

Lava muy bien el boniato con un cepillo que solo uses para la comida. Pela y pica finos las cebollas y los ajos. Ralla el jengibre o pícalo muy fino también y pela las zanahorias: córtalas en cuadraditos, al igual que el boniato.

En una olla grande a fuego medio, pon el aceite a calentar. Agrega la cebolla y las zanahorias. Tapa la olla, ponla a fuego bajo cuando comience a estar calentito el aceite y veas que comienzan a hacerse las cebollas y cocina 10 minutos. Remueve de vez en cuando.

Agrega el lemongrass: si es fresco, machácalo con la hoja de un cuchillo, dándole un golpe seco. Si es seco, lo añades sin más. Añade también el ajo, el chile y el jengibre y cocina dos minutos removiendo. Incorpora el boniato, mueve bien, y ahora pon la sal, el caldo, la pimienta, el zumo de limón y la leche de coco. Sube el fuego, porque lo vas a llevar a ebullición. Cuando hierva, baja el fuego de forma que mantenga el hervor pero no a borbotones y deja cocer 15 minutos.

Si usas hierba limón fresca, quítala. Si no, ya puedes batir directamente en la olla con una batidora de inmersión. Si ves que está muy espeso, agrega agua. Yo lo dejé tal cual, porque me gusta el puré como para enfoscar y tampoco queda espesísimo.

Está muy rico. Sí, lo digo siempre. Pero es que si no está rico no cuelgo la receta…