Magimix Cook Expert

Cook expert de Magimix.- Tengo, desde hace meses, un robot Magimix Cook Expert. Nunca he tenido Thermomix: solo la he usado en casa de amigos; pero sí MyCook, el primero de los modelos que salió al mercado, que tenía el gran inconveniente de que la base del vaso no era plana y mucha de la comida se quedaba allí (sobre todo si era densa, como el tahini).

Imagen de la página oficial francesa de Magimix

Yo reconozco que, si tuviera una cocina grande, tendría todos los aparatos de la tierra, aunque hicieran casi lo mismo. No hay nada que me ponga más que un pequeño electrodoméstico que sirva para cocinar.

En la red hay muchas comparativas entre Thermomix y Cook Expert. Una de las más completas es la de The Flow Show. Le gusta más Cook Expert, en todos los aspectos. 

Yo estoy muy contenta con esta máquina por una razón: cada vez que cogía una espátula para sacar la comida del vaso de la MyCook (también me ha ocurrido con la Thermomix) acababa quemándome. La jarra de la Cook Expert es mucho más ancha y, además, su espátula es una auténtica maravilla, porque lo recoge absolutamente todo. Eso, en la MyCook, no pasaba. Sí que ocurre en la Thermomix nueva, que la he utilizado en casa de Jandro, porque la base es plana. 

Hay que tener en cuenta que yo no hago postres. No monto claras ni aquafaba. No hago masas (algún día haré una de pizza, pero por ahora no las hago) que no sean las del seitán. Pero Su, de Webos Fritos, sí que los hace y aquí ha explicado cómo ve ella este robot.

La venden en algunas páginas. Yo, las cosas de cocina, siempre las compro en Lecuine. Es pequeña empresa, te tratan maravillosamente bien y parece que te conocen de toda la vida. En España se comercializa el modelo «viejo», que tenemos todos, pero en Francia han sacado otro nuevo que es más grande. Con el modelo normal (el modelo nuevo solo es más grande, no tiene más prestaciones: si hacéis mucho pan y masas de más de un kilo, sí os convendría este.

¿DÓNDE COMPRARLA?

La venden en algunas páginas. Yo, las cosas de cocina, siempre las compro en Lecuine. Es pequeña empresa, te tratan maravillosamente bien y parece que te conocen de toda la vida. En España se comercializa el modelo «viejo», que tenemos todos, pero en Francia han sacado otro nuevo que es más grande. Con el modelo normal (el modelo nuevo solo es más grande, no tiene más prestaciones: si hacéis mucho pan y masas de más de un kilo, sí os convendría este.

Imagen de la tienda de Lecuine

¿QUÉ TRAE?

  • La base del motor. Es robusta y pesa. Ahí están la pantalla y los botones.
  • La jarra, de acero inoxidable, de 3,5 litros. Tiene doble revestimiento y mantiene la comida caliente un par de horas.
  • Dos tapaderas. Realmente es una tapadera y un tapón para la tapadera. La tapadera es de cristal así que puedes ver perfectamente cómo va la cocción, a no ser que sea un puré o que haya mucha temperatura y haya condensación de vapor, claro está.
  • Un cesto para cocinar al vapor y una bandeja que se quita y se pone encima del cesto para crear dos ambientes y cocinar dos platos al vapor a la vez.
  • Una cuchilla básica (decimos «básica» porque hay otra más grande que sirve para amasar o para darles vueltas a los alimentos sin que se rompan).
  • Una mariposa (uso la nomenclatura de Thermomix, que es la que conocemos todos) para montar claras.
  • 3 boles para el robot de cocina, con capacidad para 1,2 litros, 2,6 litros y 3,6 litros. El segundo de ellos, el de 2,6 litros, solo se puede usar para cortar, rallar y picar con los discos o para utilizar alguno de los utensilios que se venden aparte, como los exprimidores y otros discos para hacer espaguetti o parpadelle de verduras.
  • 2 cuchillas para el robot de cocina, una para el bol grande y otra para el bol pequeño.
  • Un conjunto de discos para el robot de cocina, que cortan, rallan y laminan.
  • Dos espátulas. Una, con una funda de silicona que se quita y se pone. La espátula es de acero, que sirve para raspar la jarra por si se ha quedado algo pegado. La otra es de plástico y lo recoge absolutamente todo de cualquiera de los dos robots (es decir, del robot de cocina propiamente dicho y de la jarra del Cook Expert).
  • Una báscula aparte. A mí me gustan más las básculas aparte que las integradas en las máquinas, que no suelen tener ninguna precisión. He visto que, con el modelo XL, que algún día llegará a España, se puede poner la máquina encima de la báscula e ir pesando allí los ingredientes. Los que tenemos el modelo pequeño, la usamos sin ponerla debajo, que no cabe. Lo he probado.
  • Un libro de recetas que, obviamente, no es nada vegano.
  • Te puedes descargar después la aplicación Cook Expert, en la que hay recetas para seguirlas con la tablet o el móvil. En Francia (llegará aquí, supongo) también hay un USB para conectarla al móvil con una aplicación que se llama Magimix Connect. Solo está disponible para el Cook Expert XL. En la aplicación hay recetas para todos los países y el que gana es Francia, así que yo me meto en la página francesa y traduzco las recetas.

¿Se puede ampliar?

Sí: puedes comprar un exprimidor, un extractor de zumos (estos dos me vinieron a mí como regalo), la cuchilla grande especial para el pan, otro juego de discos para el robot de cocina, un accesorio para hacer cubos y bastones de las verduras y una cesta de cocción al vapor más grande. Ninguno es imprescindible para cocinar y suponen un desembolso importante. Ojo: el Cook Expert tampoco es imprescindible para cocinar. Pero ahorra tiempo. Mucho tiempo.

¿CÓMO FUNCIONA?

Tiene varios programas (y subprogramas) y, además, se puede actualizar. Por ejemplo, cuando yo la compré, llegaba a 140º C de temperatura y, tras la actualización, llega a 160º C. Antes solo podía cocinar durante 2 horas y, ahora, durante 4.

  • Cocción.- Este programa tiene varios subprogramas:
    • Cocción lenta.- Puedes cocer hasta 4 horas. No lo he usado porque soy de Instant Pot o de Crock Pot.
    • Sopa licuada.- Sirve para hacer una sopa sin hacer puré los ingredientes. Sí: el nombre es horrible.
    • Sopa cremosa.- Lo que viene siendo un puré. Quedan cremosísimos. Una maravilla, la textura de los purés.
    • Dorar a 160º C.- Tampoco lo he usado, porque yo, como mucho, pongo los ingredientes a 120º C. Al fin y al cabo, son verduras y no necesitan «sellado».
  • Cocina al vapor.- Puedes cocer al vapor en la jarra normal o con la cesta XXL.
  • Panadería.- Tiene tres programas:
    • Masa/Pastel.- Para masas y pasteles.
    • Pan/brioche.- Para panes y bollería.
    • Montar claras.- Para montar claras o aquafaba.
  • Batidora.- También con varios programas:
    • Smoothie.- Es espectacular para gazpachos y salmorejos.
    • Picar hielo.- Para picar hielo.
    • Sorbete.- Para hacer helados y no sobrecalentar la preparación. Lo he usado cuando he hecho salmorejo de cerezas con las cerezas congeladas y funciona de maravilla también.
  • Robot.- Para usar el robot de cocina. Solo tiene la opción de funcionar a velocidad 13. Yo echo de menos que vaya a más velocidad. De todos modos, el robot tiene la opción de Turbo (aquí llamada Pulse).
  • Experto.- El que más uso, junto al de Sopa Cremosa. Es el que te da pleno control sobre la máquina.
  • Aclarado.- Sirve para limpiar la máquina y es maravilloso. Yo lo uso siempre.

Imagen de la web de Magimix

Los contras

  • Tiene un recogecables que recomiendo NO USAR porque a mí se me peló el cable. No sé si es mi aparato en concreto o es un fallo de todos, así que recomiendo no utilizarlo. Mariano, de Lecuine, me dijo que le mandara fotos y lo envió a Magimix, pero no sé qué le dirán. Yo uso mucho los recogecables porque tengo dos gatos a los que les gusta morder los cables y se cargan todos mis aparatos (no sabéis la de dinero que llevo en cargadores de móvil).
  • Los botones no son de rosca, como en la Thermomix o la MyCook, así que tardas más en ir pulsando. Y, por mucho manejo que tengas de la máquina, a veces te equivocas. Hay que estar más atenta. Pero es que a la cocina hay que ponerle atención.
  • Son dos aparatos en uno, así que ocupa espacio en la cocina o en los muebles. Es lo mismo que, si tienes una Thermomix y el cesto del vapor: espacio van a ocupar. Realmente, todo ocupa espacio en esta vida.
  • Las cuchillas, como pasa en todos estos aparatos, son más difíciles de lavar porque tienen más recovecos. Hay que usar un cepillo para fregar.
  • Cuesta 1.200 euros. No es un producto barato: eso sí: tiene tres años de garantía para todas las piezas y 30 para el motor. Se puede pagar a plazos. Yo lo estoy pagando a plazos.
  • Es enorme, así que para batir cosas pequeñas no compensa. Yo, para esas preparaciones y no manchar mucho, tengo la Nutribullet. Escribí una entrada aquí. No hago smoothies, pero sí infinidad de aliños para las ensaladas (que luego no cuelgo en el blog, pero debería colgar).

Lo que viene en la caja. Imagen de Claudia & Julia, otra pequeña empresa que la vende

Pequeños trucos

  • Para quitar la tapa y que el puré que está pegado al cielo de la tapa no se te caiga en la encimera, lo mejor es desbloquear la tapa, desbloquear la jarra, poner la jarra en la encimera y ya sí, quitar la tapa y darle la vuelta muy rápidamente. Así no manchas nada.
  • A veces puedes quemar la comida. Para eso está la espátula de metal. Para raspar. Yo lo que hago es usar el programa Aclarado un par de veces, dejar enfriar, raspar… y si la cosa es muy grave, se deja en remojo toda la noche con un poco de vinagre y listo. 
  • Para cocer al vapor, si pones muchas verduras en la canasta, es mejor que le des una vuelta a mitad de la cocción, para asegurarte de que todo se hace de manera uniforme. Tampoco tengas miedo de abrir la tapa y quitar la canasta para ver si queda agua, sobre todo si vas a cocer algo durante mucho tiempo. De todos modos, yo el seitán lo hago al vapor durante 45 minutos y nunca he necesitado añadir agua. 

Los pros

Todos los demás.

Yo, que he comprado infinidad de aparatos que luego he acabado regalando, me digo: «Cómo no descubrí esto antes: el dinero que me hubiera ahorrado: en batidoras de brazo y de mano; en robots de cocina, en la misma MyCook (lo siento, Taurus, pero un fondo cóncavo no nos gusta para recoger la comida y sentir que no estamos desperdiciando nada).

  • La temperatura es exactísima. Lo he comprobado con un termómetro de cocina, porque soy así. Esto es maravilloso si queremos cocinar a baja temperatura (sous vide), cosa que yo nunca he hecho, pero que pretendo comenzar a hacer. La temperatura mínima son 30º C y la máxima, 160º C (con el programa de actualización).
  • Tiene velocidad 0, así que se pueden hacer guisos de alubias sin preocuparse de nada. De todos modos, yo, para las legumbres, no uso la Cook Expert: soy más de crock-pot o de Instant Pot.
  • Es muy fácil de usar. Si la uso yo, la puede usar cualquiera. Si ya habéis usado Thermomix o MyCook, os será más fácil: el juego de todas las máquinas que cocinan es el mismo: velocidad de manejo de las cuchillas, tiempo de cocción, temperatura. Usad algunas recetas del libro y os hacéis con la máquina enseguida. 
  • Hay muchas recetas en la web y las de la Thermomix son fácilmente adaptables. Son las mismas velocidades y la velocidad cuchara de la Thermomix es la velocidad 1A. El sofrito de la MyCook es la velocidad 3, pero, para el sofrito, lo que yo hago es calentar el aceite 1 minuto a velocidad 1A y 120º C de temperatura. Meter la verdura cortada en cuartos, picarla a velocidad 13 sin temperatura unos 10 segundos o más (lo que vea), raspar las paredes con la espátula para integrarlo todo y programar 5 minutos a 120º C y velocidad 1A. 
  • Sí: las recetas no son veganas, al menos en su mayoría, pero a estas alturas ya sabemos veganizar, ¿no? Bueno, si no sabemos, elegiremos las fácilmente veganizables. La gloria vegana tiene también la Cook Expert, pero no está poniendo muchas recetas. Miriam, de El Invitado de Invierno (soy tan, pero tan fan de esta mujer) tiene varias recetas, omnívoras, pero veganizables.
  • El robot de cocina, para mí, es imprescindible porque no me gusta el hummus cremoso. Yo sé que la gente quiere un hummus como si fuera un puré de calabacín, pero NO. El hummus a mí me gusta para enfoscar y con textura. Y el robot lo consigue. Y además, tenía muchísimas ganas de un robot con una cubeta pequeña para poder hacer mantequillas de semillas y frutos secos en pequeñas cantidades. El tahini se hace en 15 minutos. Yo voy parando la máquina para integrarlo todo. No sé si el motor aguanta los 15 minutos de tralla, que supongo que sí, pero tengo muy en mente lo de dejar descansar a los demás: sean personas o máquinas.
  • Es muy robusta y no hace ruidos raros y, sobre todo, cuando bate a una velocidad de vértigo, no se mueve
  • Bate tanto en frío como con preparaciones hirviendo. Esto, para mí, es un plus. Porque yo, en invierno, me alimento de purés. 

Y creo que no me dejo nada en el tintero, pero, si tenéis alguna duda, yo encantada de resolverla (siempre que sepa, porque, por ejemplo, ya he aclarado que nunca he hecho masas).

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *