Restaurante Ágave de Cáceres

Actualización:- El restaurante cerró, desgraciadamente.

Restaurante Ágave
Restaurante Ágave

Hace unos tres meses, abrieron un restaurante en Cáceres, vegano, que se llama Restaurante Ágave, al que tenía ganas de ir, porque es el único que hay en la región (y tengo que invertir algo más de tres cuartos de hora en coche para llegar: por eso he tardado tanto). Allí que me fui con David a hablar mucho y a comer, que son dos de las cosas que más nos gustan. Les va muy bien, cosa de la que me alegro sobremanera porque ya he dicho mil ochocientas veces que Extremadura es un páramo, salvo el Fusiona y el Brotes Verdes. Pedimos de entrante unas croquetas de okara.

Croquetas de okara
Croquetas de okara

La okara es la pulpa que queda después de hacer leche de soja. Así son por dentro. Y sí, venían con hummus densito, del que a mí me gusta.

Croquetas de okara por dentro
Croquetas de okara por dentro

Por cierto, por fin probé la Linda de jengibre y limón y qué cosa más buena.

Refresco Linda de limón y jengibre
Refresco Linda de limón y jengibre

David pidió un risotto de calabaza y nueces. Yo, las cosas que puedo hacer en casa, no las pido en restaurantes. En los restaurantes pido croquetas, que no las hago en casa porque no hago fritos. Y filetes empanados. Pero a eso ahora llegaré. Risotto de calabaza. Muy sabroso y muy rico. Y cremoso.

Risotto de calabaza y nueces
Risotto de calabaza y nueces

Yo, que no me comía desde hacía AÑOS un filete empanado, pedí uno. Jugoso, que es importante para un filete empanado. Crujiente, como las croquetas, que también es importante. Nada grasiento. Es decir, la tríada de las cosas perfectas de un buen empanado, señores. Y de unos buenos filetes de soja. Venía con arroz y con verduras: posiblemente le echen pimiento también, pero yo pido las cosas sin pimiento. Y sí: el arroz es blanco. Podría ser integral y lo petábamos, pero en Extremadura le pones arroz integral a un plato y ya te dicen que es comida de pájaros. Yo qué le hago

Filetes de soja empanados
Filetes de soja empanados

Y de postre, había dos tartas. Una, de avellanas y chocolate, que pidió David… Muy jugosa y muy rica, con chocolate medio derretido… Y fue, como él dijo, «amor a primera vista».

Tarta de chocolate y avellanas
Tarta de chocolate y avellanas

Y yo, que siempre adoraré a la primera persona a la que se le ocurrió mezclar el chocolate con la naranja, pedí un bizcocho… de chocolate y naranja. Sí, qué previsible puedo llegar a ser.

Tarta de chocolate y naranja
Tarta de chocolate y naranja

Y café. Con leche de soja, esa que no hace espuma nunca.

Café con leche de soja
Café con leche de soja

Y nos pusieron un renito, porque estamos casi casi en Navidad…

Renito navideño
Renito navideño

Lo recomiendo cien por cien. Además, tiene ensaladas y su carta no es como la del 90 por ciento de los veganos que veo, que solo tienen comida tipo fast food, como hamburguesas y demás. Aquí podéis consultar su menú.

Y sí. A ver: para una comida así más saludable y tal, teníamos que haber compartido solo una tarta y yo comerme una ensalada. Ya lo sé. Dejadme vivir.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *