Autocuidado

En mi trabajo, estos últimos meses, hemos sufrido pérdidas: han muerto dos colaboradores y amigos muy jóvenes: uno, de un infarto; otro, de una meningitis. Del año pasado (pasado por mí, aclaro), que conté en esta entrada que habla del FanCineGay Extremadura, todavía quedan flecos. Las recuperaciones psicológicas son lentas. Sobre todo si una no descansa. Y, sobre todo, si sabe que no va a descansar, porque no tengo vacaciones. Es decir, sí las tengo: trabajo en una empresa pública… Pero me han encargado escribir un libro que me va a tener atada mucho tiempo a un ordenador y a una mesa. Seguiré haciendo deporte, me iré a Granada unos días porque hace un año murió mi amigohermano y regresaré para asistir a un congreso sobre Periodismo y Refugiados. Quiero, además, reestructurar el blog (es decir, poner fotos que faltan, etiquetas que faltan…) y, todo eso, con este gato haciendo cosas de gato.

Coyote
Coyote

Coyote es muy guapo, pero hace cosas de gato. Se va a la mesa de la entrada, donde no me ve, cuando yo estoy en el salón, a diez pasos de distancia, y se pone a maullar como si le estuvieran matando. Porque no me ve. Me tengo que levantar, ir a por él, sentarlo en mi regazo… hasta que salta y se va otra vez a la mesa de la entrada, donde no me ve, cuando yo estoy en el salón, a diez pasos de distancia… Y así se puede pasar desde las nueve de la noche hasta que me acuesto. En mi cabeza solo martillea una frase: “Cuando tu gato maúlle, hazle caso: para él es muy importante“. En maldito día la leí. Ahora tengo miedo de traumatizar al gato, que bastante traumatizado está ya (le abandonaron, pobrecito) y me levanto cada vez que hace miau. Cuando me va a venir la regla, le doy una voz y luego me siento culpable dos días.

Huck también hace cosas de gato, como intentar abrir un armario que tiene un tope precisamente para que él no lo abra. Esto es como tener hijos que no crecen.

Y en medio de todo eso, del agotamiento mental que tengo, de un descalabro personal (sí: en la vida pasan cosas y, aunque lo parezca, no todas las cuento en el blog), de que tengo mucho trabajo y voy a tener mucho trabajo, cuando yo pensaba irme por ahí aunque fueran dos días… descubro que he de buscar tiempo para mí. Para cuidarme. Para cocinar. Para hacer fotos. Para que me dé el aire. Para cruzar el puente romano andando, ahora que hará más fresco. Para tomar café en un bar, si me apetece. Para sentir que estoy de vacaciones, aunque trabaje. Para experimentar en la cocina.

Esto es pulpo a feira del Llantén Veggie Bar, de Madrid. Y el pulpo no es pulpo, son setas. Pero esto lo tengo que hacer yo.
Esto es pulpo a feira del Llantén Veggie Bar, de Madrid. Y el pulpo no es pulpo, son setas. Pero esto lo tengo que hacer yo.

A mí, que toda la vida he sido de las de “empiezo el lunes”, sabiendo que el miércoles lo dejaba, me cuesta mucho adquirir buenos hábitos. La depresión es así: tiene algo de ley del mínimo esfuerzo, porque en todo hay que afanarse demasiado. Entre esos buenos hábitos están:

  • Ducha diaria exfoliante con crema hidratante incluida.- Sí: a veces una se ducha y la crema no se la echa. Y a mí me salen escamas si tengo las piernas demasiado secas. Me exfolio sin productos, con un cepillo de cerdas duras que compré en Muji hace años y que sigue como nuevo. Es algo que tengo que hacer todos los días porque, por una serie de cuestiones que mi dermatólogo no me dijo qué eran, me salen granitos, granos y granazos todos los veranos en la espalda. Me recetaron un producto llamado Deripil, pero para lo único que me sirve es para que Ororo no quiera mamar porque no le gusta el sabor.
  • Limpieza de cutis.- Este es uno de los hábitos que quiero adquirir. Por Navidad, me regalaron limpiadores ecológicos y veganos que venden en Caléndula Cosmetics, que es la empresa de dos de mis primos. Todo es eco, pero no todo es vegano: están actualizando la web para poner el sello VEGAN, pero tienen un listado si se les pide. Si se busca en el buscador, aparecen varias opciones, pero no son todas las que están. Espero que durante este curso ya lo hagan, porque me facilitarían mucho la vida. Debería escribir un artículo sobre cosmética vegana, pero es que no uso nada de cosmética, salvo de ciento en viento. Es algo que me encantaría hacer: maquillarme todos los días, aunque sea discretamente. Cristina, de Vegan Place, me regaló una BB Cream ma-ra-vi-llo-sa, de la marca Veg-Up, que yo no conocía y que cunde muchísimo (con dos gotitas tienes para toda la cara) y aquí estoy, que me la pongo algún fin de semana que salgo… Con lo fácil que sería echársela todos los días para ir al trabajo…
BB Cream de Veg-Up
  • No esperar a no tener comida en el congelador para pasar un fin de semana cocinando y acabar agotada antes de que empiece la semana.- No sé cuántas veces me he dicho esto. Que sería mucho más fácil hacer un par de recetas todos los fines de semana y el tiempo me cundiría mucho más. Además, he de tener más disponibilidad de verduras crudas en casa, para comerlas con hummus en lugar de pan y más ensaladas o gazpachos o purés calentitos cuando llegue el tiempo. Sí: la mayoría de mi ingesta de verduras crudas se llama TOMATE.
  • Hablar más en el momento en que me ocurran las cosas y no tres meses después.- Esto tiene que ver con la invisibilidad. Con el no molestar. Con el que pienses que tus cosas no importan. De todos modos, como me estoy quitando de eso, solo diré: gracias, David, por estar justo en el momento.
  • Ver más a mis amigos.- A todos. Esto es un poco complicado de hacer, porque muchos están en otras ciudades, pero es un propósito. O una meta.
Para suscribirte...
Muchísimas gracias

2 thoughts on “Autocuidado

  1. Yo, sin ser vegana ni estar muy puesta en esto, estoy probando Detox Skinfood, que es vegana y se vende en Primor (no sé si hay en Mérida, pero venden por Internet): http://www.detoxskinfood.com/
    La piel es importante, es nuestra interfaz con el mundo. El autocariño y el autocuidado en forma de untarse de algo que huele bien, más, especialmente cuando vienen mal dadas. Besos, Olga. Te mandaba un bote de pisto (sin pimiento) y un pintauñas rojo ahora mismo. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *