Esas cocineras veganas que me cambiaron la vida

El 8 de marzo había huelga feminista convocada en infinidad de países. Yo vivo en Mérida (España), una ciudad apática, según los propios emeritenses, en las que siempre nos manifestamos los mismos, salvo el jueves. Yo hice huelga, no ese paro ínfimo de dos horas que se nos pidió (estoy en contra del paro: creo que ha sido una traición ideológica de los sindicatos mayoritarios de mi país). La hice con todas las dudas que conté en este artículo del Periódico: “La opinión es un espacio de poder“. Y se me olvidaron (siempre se aprende) las mujeres con discapacidad intelectual, que salieron conmigo a la Plaza de España desde las 11:30 de la mañana a ocupar las calles.

Concentración en la plaza de España de Mérida. Fuente: Cadena SER

Yo no había visto algo así en la vida. No sé qué consecuencias tendrá. Pero ver a miles de mujeres, en Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Turquía, Portugal… me demuestra que lo mismo es que algo está cambiando en las mentalidades. Que queremos leyes nuevas, espacios públicos colectivos, una nueva política de los cuidados que no recaiga en nosotras y no nos esclavice. Otra manera de ejercer autoridad. Otro imaginario colectivo. Etc.

Este fin de semana lo he pasado cocinando y leyendo. También libros de cocina. El otro día pensaba en que no tenía recetas nuevas para el blog, pero quería escribir más y más variado. Recordé algo que decía mi tío Javier: que las mujeres no estaban en primera línea de la gastronomía (esos renombrados chefs) porque quizá han tenido que cocinar, por obligación, toda la vida. Yo creo que hay más causas, además de esa: una, que no somos competitivas. Otra, que el espacio público y de las noticias en los medios de comunicación corresponde al hombre. El techo de cristal de la visibilización también funciona en áreas que son casi de nuestra exclusividad. Como coser (destacan los modistos). Como cocinar.

Salvo en el mundo de los chefs veganos. Ganan las mujeres. Y son ellas las que me han abierto el camino a cocinar bien, a aprender qué es pochar una cebolla, a saber cuál es la textura que ha de tener una hamburguesa para que no quede durísima, a conocer procesos, a adaptar recetas y a no tenerle miedo a la cocina.

La primera fue Isa Chandra Moskowitz. El primer libro que compré fue el Appetite for reduction. Me enamoré tanto que ahora los tengo todos. En español está la primera edición del Veganomicon y el V de vegano, que en realidad es Isa Does It. Si queréis recetas fáciles y rápidas, este es vuestro libro.

V de Vegano - Isa does it
V de Vegano – Isa does it

A Isa Chandra Moskowitz no se la entiende sin Terry Hope Romero, con la que ha escrito desde el imprescindible Veganomicon hasta enciclopedias de cupcakes, pasteles y galletas.

Pero hay muchas más. Están Kathy Hester, Jill Nussinow, Chloe CoscarelliAllyson KramerDreena BurtonKris Holechek PetersKristy Turner y mi adorada Miyoko Schinner. Todas ellas escriben libros que yo compro compulsivamente… y con plena confianza: siempre saldrá bien. Siempre me descubrirán combinaciones y sabores nuevos. Siempre serán estimulantes.

Hay hombres cocinando, sí, y al frente de restaurantes veganos de renombre. Pero creo que ellas han sido las pioneras y han sido, además, las más visibles, extrañamente en un mundo, el de la gastronomía, dominado también por ellos. Son los referentes, lo mismo que Ginny Messina lo es en nutrición vegana por su cientifismo, su apego a la realidad y a los estudios y su compromiso con el paciente. Y que, en un campo, los referentes sean mujeres es algo que a mí me hace tener esperanzas. El techo de cristal se puede romper. Se debe romper.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

4 thoughts on “Esas cocineras veganas que me cambiaron la vida

  1. Echo un vistazo a los que están en español, y te agradecería recomedaciones sobre este tema, pues aún son muy pocos los libros de cocina vegana que tengo en casa, aunque me gusta cocinar y voy aprendiendo a veganizar platos de toda la vida.
    Voy a leer tu artículo en prensa sobre el 8 de marzo.
    Saludos.

  2. Yo cogería La cocina vegana francesa, Cocina vegana (Lucía Martínez Argüelles y Virginia García), V de vegano y el Veganomicon. Eso sí: la Biblia, para mí, es Cocina vegana de Jean-Christian Jury. Una pasada. Casi 40 euros, pero los vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *