Vacaciones en Madrid. Llantén Veggie Bar.

Pizza de aperitivo en esta paella tan mona en el Llantén Veggie Bar
Pizza de aperitivo en esta paella tan mona en el Llantén Veggie Bar

Si tuviera que elegir un sitio donde repetir, repetir y repetir en Madrid, de los que probé (me quedan muchos), sería el Llantén Veggie Bar. Que es para guarrear del todo. Para ponerse hasta el culo de patatas con chimichurri, de chorizo, de pulpo a la gallega y de todo. El bar es muy pequeño, así que, cuando pasé por allí por la mañana y el dueño me vio, me dijo que era mejor que me reservara una mesa. Y luego, aunque yo iba sola y podía haberme puesto en la que estaba al lado del extintor, me dijo que no, que era más pequeña e incómoda. Y más tarde, vinieron unos chicos y no tenían reserva y, como íbamos a estar todos apelotonados, les dijeron que no podían servirles. Y a mí eso me encantó: no te servimos si no te vamos a dar un buen servicio. A los chicos les jodería, pero yo he aprendido la importancia de decir que no en un negocio y no admitir a gente cuando casi no se cabe. La camarera llevaba un día allí y era amabilísima y eficiente. Tardan un poco en servir la comida (no tanto como he leído en TripAdvisor), pero es que la comida hay que hacerla y montarla, señores. Las raciones son abundantes y te llevas lo que sobre. Que fue lo que hice yo, para cenarlo luego por la noche. Me dieron esa pizza de aperitivo y luego, la camarera (de Murcia, en transición al veganismo -en Murcia pasa lo mismo que en Extremadura: que, o comes queso cuando sales, o comes lechuga y ya-) me dijo que a ella lo que más le gustaba era el pulpo a la gallega y el chorizo: y aparecen así reseñados en la carta. Vamos a subvertir la gastronomía, sí, señores.

“Pulpo” a la gallega en el Llantén Veggie Bar

Por ponerle una pega, que no todo van a ser loas, y para que se note también que sabemos criticar como las marujas cotillas que somos (lo digo sin ánimo de ofensa: el cotilleo implica interés por el otro: reivindiquémoslo), yo al pulpo le hubiera puesto un poco menos de aceite. Pero estar, estaba tremendo. Con grande esfuerzo decidí dejarme la mitad para que me lo pusiera en un tupper. Y ataqué el chorizo, con sus patatas fritas con chimichurri y su bien de salsa.

Chorizo en el Llantén Veggie Bar
Chorizo en el Llantén Veggie Bar

Una cosa tremendísima de buena. Pero buena de verdad, con una textura nada blanda y un sabor riquísimo. A ver: aclaración enorme: si no os gustan las especias, no vayáis al Llantén. Porque usan muchas especias: de hecho, las patatas vienen con chimichurri. Yo adoro las especias y no creo que se usen (actualmente) para enmascarar la comida que no es buena. Así que estoy deseando volver a Madrid para probar el resto de la carta.

Y no tomé postre no porque no me cupiera, que yo tengo otra barriga para el postre, sino porque una ha aprendido algo a tomar decisiones conscientes y a decir que no cuando ya se ha puesto hasta arriba… Sí, comí dulces en Madrid. Pero muy pocos.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

3 comentarios en “Vacaciones en Madrid. Llantén Veggie Bar.

  1. Joder, no lo conozco!!!
    No está excesivamente lejos de mi curro, apunto para cuando quiera comer por la zona, uno de esos viernes en los que no me apetece una mierda cocinar porque salgo a las tres y odio el mundo y tengo hambre 🙂

    1. A mí me encantó. Es que las especias me gustan mucho. Hay cosas a las que yo les echaría menos aceite, pero a mí eso me pasa en todos los bares desde que, con una cucharada, tengo para seis raciones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *