Cinco años de blog.

Desde esta receta de crema de calabacín rapidísima, hecha con ingredientes que ahora no compraría ni que me mataran, y esta otra de boloñesa con tofu, igual de fácil, pero mucho más rica, han pasado cinco años. Cuando empecé el blog, mi padre vivía y yo habitaba una casa con una habitación, preciosa toda ella, pero con muy poco espacio para cocinar, teniendo en cuenta lo enorme que era la cocina. Ya había comprado libros de Isa Chandra Moskowitz, como puede atestiguar la primera receta que hice, rollitos de arroz y calabaza. No había nacido Ororo y Coyote tenía dos años, pero yo no sabía de su existencia. De hecho, por aquella época, los gatos me parecían traicioneros, nada cariñosos, independientes, impredecibles y poco de fiar. Cuando conviví con ellos, he deseado que algunas de las características que, por lo visto, tienen (sobre todo, la de la independencia) fueran un poquito más verdad.

Hummus del Candle Cafe
Hummus del Candle Cafe

Cocinar me costaba la vida. Seguía recetas al pie de la letra, no innovaba (sigo haciendo recetas al pie de la letra, porque soy adicta a los libros de cocina) y tenía cuchillos malos y una Cocinera que no usaba y una tabla de cortar de madera enana (cabe una cebolla entera, pero no se te ocurra cortarla ahí), un par de sartenes y un cazo. Ahora tengo dos tablas, tres cazos, dos sartenes de hierro, una de aluminio, tres antiadherentes; un mortero de mármol, una tabla para cortar hierbas, dos batidoras (una de inmersión y una de vaso); tres molinillos de especias, un espiralizador, una MyCook, dos ollas lentas, dos cuerpos de olla rápida y una tapa, una panificadora, una Instant Pot… y me falta el deshidratador para ser feliz.

Conozco cómo se hacen las bases de las tartas en las tartas crudiveganas, cómo hacer bechamel de anacardos, qué texturas distintas tiene el tofu (de hecho, no me fío de ningún restaurante preparando tofu, sobre todo si los cocineros son omnívoros), qué le pasa a un bizcocho que se ha abierto por la mitad, por qué las galletas te han quedado duras y que un chorrito de salsa de soja le da un puntito a las verduras salteadas. Soy una experta en tiempos y temperaturas de cocción, al horno o al fuego.

Como más verduras de las que he comido en los cinco años anteriores. He probado muchas de ellas por primera vez: la col rizada, por ejemplo. Los nabos. El colinabo. También como más variedad de legumbres y desayuno algo más que tostadas con aceite. He empezado a hacer ejercicio, he sabido de la importancia de hacer ejercicio y convivo, sin que me dé mucha guerra, con una colitis ulcerosa en remisión.

Sigo teniendo ansiedad.

Yo nací con ansiedad.

Ahora, en este año recién comenzado, estoy intentando ser más consciente de qué mecanismos la impulsan y cómo puedo hacer para controlarla y para tomar decisiones conscientes. Subo (casi) siempre las escaleras andando. He vuelto a ir al deporte caminando, en lugar de coger el autobús (salvo cuando llueve). No me planteo mi relación con la comida como una cosa planificada a un año vista, sino de hora en hora: ahora estás histérica, pero no te vas a comer esos bombones que hay al lado de tu mesa (en mi trabajo hay dulces día sí y día también). Vas a desayunar un poco más tarde, para que no te entre hambre tan temprano. Así. Con calma. Haciendo conscientes las decisiones y la histeria.

El blog ha cambiado mucho en estos cinco años y yo con él. Creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado. También ha traído a gente a mi vida. Y, aunque no lo leyera nadie, porque hay cientos de blogs en la web, me seguiría sirviendo para centrarme y para recordarme que tengo que comer mejor cuando hay épocas en las que no como tan bien.

A por otros cinco años.

Bizcocho vegano de chocolate
Bizcocho vegano de chocolate
Para suscribirte...
Muchísimas gracias

8 comentarios en “Cinco años de blog.

  1. ¡¡Felicidades!! Es un placer vivir contigo todo lo que has apredido, probado, experimentado, descubierto, cambiado y compartido. Y yo he aprendido muchísimo contigo también, en muchos sentidos más allá de la cocina. Me alegro mucho de que el blog te traiga tantas cosas buenas y que disfrutes con lo que haces, que creo que es lo importante :).
    Por cinco y muchos años más!!

    1. Tú lo sabes bien, que tu blog tiene diez añitos ya y sigue imbatible… Yo pensaba que me iba a cansar, pero mira… No me he cansado y ahora lo retomo con más fuerza. Tengo planes de hacer muchas cosas… 🙂

  2. Es una maravilla llevar cinco años leyendo este blog, de verdad de la buena. Casi nunca comento porque os leo en el metro, esperando en algún sitio a la siguiente reunión… lugares poco aptos para escribir comentarios y menos desde el móvil, pero este es uno de los blogs que no me pierdo nunca…

    1. Yo soy muy fan del tuyo también. Escribes de maravilla, qué te voy a decir. Tu post sobre el pimentón de la Vera se lo he enseñado a todo el mundo… 🙂

      A mí me pasa lo mismo: comento poquísimo. Siempre me digo que tengo que comentar más, pero es que no me da la vida para tantas cosas.

  3. Ay felicidades, me gusta mucho leerte, tus historias son todas geniales, me encanta todo lo que cuentas sobre tus gatos, yo he tenido siempre, desde pequeña y los adoro. Sigue así, tus recetas son geniales y la forma en que te expresas, haces fácil lo que debe ser muy difícil, por tus historias sobre la enfermedad, la verdad es que a mí, que disfruto de salud, me encanta leerte y me inspiras mogollón. Un abrazo y enhorabuena!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *