Col rizada con salsa de tahini y limón

Col rizada (kale) con salsa de tahini
Col rizada (kale) con salsa de tahini

En todos los libros de cocina veganos, encontraréis dos ingredientes desconocidos. Desconocidos aquí en el Sur de España,. donde lo que hay es repollo, col blanca y col lombarda. Punto. Uno es “jackfruit”, que aquí no creo yo que se venda jamás, pero lo mismo en Madrid sí. El otro es “kale”. La kale es, por lo visto, la col rizada de toda la vida. De toda la vida de los demás, porque yo es la primera vez que la veo. A mis cuarenta años. La tiene mi grupo de consumo, las Huertas del Abrilongo. Y quizá lo traigan también los de la Huerta La Compañía, que han abierto una tienda a tres pasos de mi casa. Pero eso no lo sé, porque se lo compré a Javier.

Para conservar las hojas de la col rizada tan ricamente y que duren de 5 a 7 días, se envuelven en papel de cocina húmedo y se guardan en el frigorífico en una bolsa de plástico. Pero ya haré un post de cómo conservar verduras.

Como siempre que pruebo un ingrediente nuevo por primera vez, utilicé una receta sólida y fiable. Es decir, utilicé una receta de Isa Chandra Moskowitz. De la segunda edición del Vegan with a vengeance. Con una diferencia: ella usa los ajos como lo haría mi madre. A rodajas. Yo me encuentro una lámina de ajo en una comida y me la trago y echo la pota ipso facto. Ajo laminado=pimientos. Lo he intentado. Al menos los pimientos me los puedo comer. Con el ajo a rodajas, se me vuelve el estómago del revés. Así que lo piqué mucho y listo. También disminuí la cantidad, porque no creo que haya olla en el mundo que soporte medio kilo de col rizada, con lo que abulta. Que sí, que luego al cocer se baja, pero no se baja tanto.

Ingredientes para 3 raciones:

  • 3 dientes de ajo muy picados o laminados
  • 1 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva
  • 250 gramos de col rizada (o kale) bien lavada y cortada en trozos grandecitos, no a tiritas finas
  • 1/8 cucharadita de sal

Para la salsa de tahini y limón:

  • 70 gramos (1/2 taza) de tahini
  • 2 dientes de ajo
  • 60 ml (1/4 taza) de zumo de limón
  • 1 cucharadita de sal
  • 175 ml (3/4 taza) de agua
  • 2 cucharadas de perejil fresco picado
Col rizada (kale) con aliño de tahini y limón
Col rizada (kale) con aliño de tahini y limón

Preparación:

Prepara el aliño: pon todos los ingredientes en la batidora, excepto el perejil y bate. Añade el perejil al final, remueve y listo. Guarda bien tapado en el frigorífico: allí se espesa un poco. Si quieres una salsa muy espesa, no eches toda el agua. Ve probando y batiendo. Este aliño se puede usar en sándwiches, falafel, ensaladas

Prepara la col: coge una olla grande y saltea el ajo en el aceite de oliva a fuego medio unos 2 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que esté dorado. Agrega la col rizada, la sal y unas gotas de agua (yo cogí un vaso, puse medio dedo de agua y lo eché a la olla). Usa unas pinzas para remover la col y que se cubra con el aceite y el ajo. Deja freír así, removiendo constantemente, unos 4 o 5 minutos (ve mirando, lógicamente, porque algunas variedades se cocinan más rápido que otras). La puedes servir ya acompañada de la salsa.

Tipos de pasta (T-Z)

Tacconi
Tacconi

Tacconi.- Tienen forma de tacón y una gran abertura en el interior. Se sirven con salsas contundentes y llenas de ingredientes.

Tagliattelle
Tagliatelle

Tagliatelle.- Son los famosos tallarines. Pasta larga, aplanada, que se usa como los spaghetti. Los hay de distintas clases: por ejemplo, los zigrinate tienen los bordes en forma de ondas; los tagliatellini son más estrechos y los taglioline mucho más gordos. Los taglierini son similares, pero más delgados.

Tempestina
Tempestina

Tempestina.- Es una pasta corta que se usa generalmente en sopas.

Tortiglioni
Tortiglioni

 

Tortiglioni.- Es un tipo de pasta corta y estriada, con lo que coge muy bien las salsas.

Trecce dell'orto
Trecce dell’orto

Trecce dell’orto.- Se hace con sémola de trigo duro y se enrolla sobre sí misma. Es una de las pastas más estéticas que existen. Normalmente se le da color (la negra es tinta de calamar o sepia, claro está).

Trine
Trine

Trine.- Es una pasta larga y estriada que se usa con salsas contundentes.

Tripoline
Tripoline

Tripoline.- Es también ondulada en los extremos y tiene forma de cinta, pero hace un nido.

Trofie o trofiette
Trofie o trofiette

Trofie o trofiette– Es una pasta típica de Liguria, que se suele hacer con pesto y nada más. Es más bien pequeña y tiene una característica forma rizada.

Trottole
Trottole

Trottole.- Tiene una de las formas más bonitas que hay y está recomendada para ensaladas y sopas. Parece una peonza: de ahí su nombre. Como tiene esta forma, hay quien la hace también con salsas densas.

Truciolo
Truciolo

Truciolo.- Es una de estas pastas preciosísimas. Se asemeja a una cáscara. La creó un maestro de la pasta llamado Gualtiero Marchesi que se inspiró en su amigo Maurizio Riva, artesano de la madera. Mirad qué historia tan bonita. Es como una espiral de estas que sale de la madera cuando se va cortando y que es un desperdicio, pero su forma ahora se come.

Tubetti
Tubetti

Tubetti.- Pues es un tubito, como su propio nombre indica y se usa en ensaladas, sopas… o con lo que te apetezca, que tampoco vamos a coartar la creatividad de la peña ahora.

Tuffoli
Tuffoli

Tuffoli.- Es un canutillo estriado que tradicionalmente se usa con salsa de carne y verduras. Así que nosotros podemos sustituir la carne por seitán picado o soja texturizada y hacer un ragú riquísimo para una pasta de este tipo.

Ziti
Ziti

Ziti.- Es una pasta tubular, parecida a los macarrones, pero lisos, no estriados, y más largos. Se usa con salsas densas.

Ziti tagliatti
Ziti tagliatti

Ziti tagliati.- Son iguales, pero más cortos, simplemente.

Zitoni tagliati
Zitoni tagliati

Zitoni tagliati.- Apropiados para todo lo que queráis, para todos los tipos de salsa que queráis. Es un tipo de pasta corta que se parece a lo que aquí consideramos macarrones.

Muffins de cerezas y almendras

 

Muffins de cerezas y almendras
Muffins de cerezas y almendras

Mirad qué pinta tiene esto, por Dios. La pinta se la debemos a mi horno: la receta, a Isa Chandra Moskowitz, as (almost) always. Es de Vegan with a vengeance. Si no lo tenéis, o si no tenéis ninguno de los dos, comprad la edición del décimo aniversario, que es esta que os enlazo. Y compartid estos muffins, porque salen 12 y no queremos ponernos gochos.

Ingredientes para 12 muffins:

  • 80 gramos (1/2 taza) de cerezas deshidratadas picadas
  • 300 gramos (2 tazas) de harina todo uso
  • 70 gramos (1/3 taza) de azúcar
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 70 gramos (1/3 taza) de aceite de girasol
  • 180 ml (3/4 taza) de leche de almendras sin endulzar
  • 180 gramos (3/4 de taza o 2 yogures) de yogur de soja natural sin endulzar
  • 2 cucharaditas de extracto de almendras
  • 100 gramos (1 taza) de almendras laminadas, divididas (primero 75 gramos -3/4 taza- y luego usaremos 25 gramos -1/4 taza-)
Muffins de cerezas y almendras
Muffins de cerezas y almendras

Preparación:

Precalienta el horno a 200º C.

Prepara una bandeja de muffins, con papeles de magdalenas o engrasándola.

En un bol pequeño, remoja las cerezas con agua caliente durante 10 minutos.

Mientras tanto, en un bol grande, tamiza la harina, el bicarbonato, el polvo de hornear, el azúcar y la sal. Remueve bien esta mezcla. Crea un volcán en el centro y agrega el yogur, la leche, el aceite y el extracto de almendras. Mezcla con una cuchara de madera hasta que esté todo integrado y agrega 75 gramos (3/4 de taza) de las almendras laminadas. Remueve bien de nuevo. Escurre las cerezas, añádelas a la masa y remueve para que se mezclen.

Rellena los moldes de muffins 3/4 partes de su capacidad. Da justo para los 12 muffins. Presiona con cuidado el resto de las almendras, repartiéndolas entre los 12 moldes. Hornea de 18 a 22 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro, salga limpio (puede tardar un poco más). Saca la bandeja con ayuda de unas manoplas, para no quemarte y pásalas con cuidado a una rejilla de repostería para que se enfríen.