La olla rápida V – Cómo usar una olla rápida

Ya tienes tu olla, tus ollas o tus muchas ollas. Y no has visto una en tu vida, porque te ha dado por cocinar cuando te has hecho vegano, como le pasó a Gema, o cuando te detectaron algo, como me pasó a mí con la colitis ulcerosa. Si alguna vez en tu vida has cogido una sartén, le has echado aceite, la has puesto al fuego y has frito cebolla, por ejemplo, que sepas que esto no es mucho más difícil.

Vale, sí, pero ¿qué hago?

Lo que se hace con una olla rápida es ponerla al fuego, echar los ingredientes (puedes saltearlos primero en aceite, en la misma olla), añadir algo de líquido, poner la tapa, subir el fuego y llevar a ebullición, al 1 o al 2 (es decir, a presión baja o presión alta). Cuando veas que el anillo de la tapa ha alcanzado la altura que quieres, bajas el fuego sin que pierda presión; es decir, sin que se baje el anillo. Tienes que ver el anillo solamente: no el anillo a diez metros de la olla: eso implica exceso de presión y la olla puede comenzar a pitar y os asustaréis mucho (me pasó con unas judías verdes que quedaron pa tirarlas, pero me las comí muy camufladas en una ensalada): no es más que el sistema de seguridad, que es muy escandaloso para avisaros de que retiréis ya la olla del fuego y le saquéis el vapor con mucho cuidado. No te olvides de poner un temporizador, porque la comida se hace más o menos rápido y no quieres acabar con la olla quemada.

Cuando quitas el vapor de forma natural, que es como hay que hacerlo la mayoría de las veces, salvo con las verduras que se cuezan muy rápido, ten en cuenta que la comida se sigue cocinando con el calor residual: esto está bien. Sí: sobre todo, con cereales integrales y con legumbres. Quita la tapa cuando se vaya todo el vapor y ponla lejos de ti para que no te quemes. Ah, mira también hacia dónde sale el vapor y no te pongas delante. El vapor quema.

Tengo una olla eléctrica

El proceso es similar, pero no tienes que poner un temporizador, porque la olla ya lo lleva. Eso es una ventaja. Lo mejor, obviamente, es leer las instrucciones. Tendrás que señalar el tiempo y la presión que quieres. Pitará cuando se haya acabado y se activará, si la tiene, la función de mantener caliente (Keep warm). Apágala, porque si no lo haces, tarda más en perder temperatura y la comida se sigue haciendo: si la apagas, se enfriará más rápido, algo que hay que tener en cuenta porque eliminar la presión de manera natural, le lleva mucho más tiempo a las eléctricas que a las de hornillo.

Olla Oshawa

¿Sólo puedo cocer a presión con la olla rápida? 

No. Puedes usarla para mil cosas. De hecho, recomiendo encarecidamente comprar una tapa de cristal del diámetro de la olla. Porque salvo para freír con la tapa de la presión puesta (lo que viene siendo freír con cantidades ingentes de aceite, como si la usaras de freidora), la puedes usar para todo lo que harías en tu cocina sin ella. Por ejemplo, la olla con la tapa de cristal la puedes usar para:

  • Dorar o saltear la comida antes de añadir otros ingredientes. Puedes usar la función de saltear de la olla eléctrica o poner una olla convencional a fuego medio o medio-alto. Puedes hacerlo con aceite o sin él. La única precaución que hay que tener es que la comida no se pegue (sobre todo si salteas sin aceite), pero esto se soluciona añadiendo líquido, de cucharada en cucharada, tantas veces como sea necesario. Para saltear no hay que usar la tapa.
  • Brasear, que es cocinar primero con una grasa y luego añadir líquido y continuar cocinando. El líquido puede ser agua, caldo, vino, zumo o lo que quieras: incluso si comienzas con un salteado sin grasa, el resultado también es muy sabroso. Hay que usar la tapa.
  • Estofar, que es cocinar los alimentos en crudo (un braseado pero sin el salteado inicial) y con una tapa para que se hagan en su propio jugo y lentamente. También hay que usar tapa.
  • Escalfar, que es también un braseado sin grasa, pero con más líquido. Los alimentos se calientan en un líquido mientras se agita la olla lentamente para que no hierva a borbotones. Así se hace el seitán cuando se cuece, por ejemplo.
  • Cocer al vapor con la bandeja y el trípode que vienen con la propia olla normalmente. El agua no puede tocar la base de la bandeja. Hay que usar la tapa. También puedes cocer al vapor con la tapa normal de la olla, a presión.
  • Cocer al baño María, aprovechando el trípode y la bandeja que vienen con la olla para poner un cacito dentro: así puedes cocinar unas quiches, panes de maíz y algunos postres. Para esto no hace falta la tapa.
  • Hervir, como en cualquier otra olla. Claro que, ¿para qué harías algo hervido, como un cocido o una sopa, cuando tardas muchísimo más con la tapa de cristal que con la tapa de la presión?
  • Freír.- Para esto no hace falta ninguna tapa. Se calienta la olla, se echa mucho aceite y se fríe como si usaras una sartén normal. Repito: NUNCA utilices una olla rápida para hacer fritos y le pongas la tapa. Explotará. Y, si te pilla cerca, te mueres. Esto no es una exageración. Es que te puedes morir. Así que una cosa es experimentar en la cocina y otra hacer el gilipollas.
  • Hacer recetas con varios pasos. Hay ingredientes que tardan más en hacerse que otros. Y los puedes añadir en diferentes etapas de la receta.
  • Cocinar con otro recipiente dentro. En la cocina macrobiótica usan unas ollas que se llaman Oshawa. Están diseñadas para usarse dentro de otra olla. Siempre hay que usar un trípode (el que viene con la bandeja de cocer al vapor sirve, claro está). Sirven para cocer arroz (que se puede hacer igual en la olla rápida sin la Oshawa ni otro recipiente) y, sobre todo, para cocer avena en copos, porque la avena en la olla, directamente, NO SE PUEDE HACER. A no ser que seáis seguidores de la cocina macrobiótica, no os hace ninguna falta. Hay pocas recetas que usen un recipiente así, dentro de otro, la comida pierde sabor y, si lo necesitáis para algo, con un recipiente resistente de los que tenéis por casa, sirve. Esta técnica la usarás para hacer bizcochos a presión, si quieres, pero no hace falta que busques una Oshawa. A ver: la Oshawa es chula porque tiene asas. Y normalmente no venden ollas con asas. Pero aquí abogamos por no comprar cosas que no vayas a usar. De todos modos, si eres rico, vas a Estados Unidos o la India y la encuentras y te la quieres traer, el método es el siguiente: primero, tienes que elegir una olla Oshawa más pequeña que tu olla rápida, obviamente, pero que sobre bien de espacio: al menos unos 2 cm. ha de estar separada de las paredes de la olla. Luego pon 1 taza de agua en la base de la olla rápida, el trípode, el cestillo de cocer al vapor (así se mantendrá más estable) y la olla Oshawa con la comida que vayas a hacer dentro. Pon la tapa, lleva a ebullición y calcula el tiempo necesario para tener tu receta lista.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

4 thoughts on “La olla rápida V – Cómo usar una olla rápida

    1. Generalmente, tienen muchos sistemas de seguridad! Una vez hice judías verdes con más vapor del necesario y se puso a pitar que daba gusto.

  1. Lo de usar la olla como cacerola normal, como sartén o freidora (es decir, sin poner la tapa de presión) es algo que todos los vagos que no queremos fregar cacharros en ese momento hemos hecho alguna vez, jejeje.
    Recuerdo que mi tía le enseñó a mi hermana como hacer las patatas de la tortilla de patatas en la olla. Creo recordar que con presión. Quedaba bastante bien y era menos pesado que el método tradicional de sartén, aunque cogerle bien el punto ya sí era de nota. Tendría que preguntar a mi hermana también por los flanes, que juraría que también los hacía al estilo de mi abuela, con la tapa puesta pero al baño maría. Al final la olla se puede usar para mil cosas, aunque la mayoría la usemos para estofados, legumbre y vapor rápidos, mayormente.
    Buena currada de serie.
    Un saludito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *