Albóndigas

Mis primeras albóndigas. Y además tienen pinta de albóndigas. Que no se diga. Y textura de albóndigas. Y están tremendas.

Se pueden usar como las albóndigas normales; es decir, solas o con salsa de tomate (casera mejor: mi favorita es esta, pero también tenemos esta otra y esta otra. La especiada creo que está demasiado especiada (a ver: hay gente que la ha probado y dice que le encanta: a mí la salsa de tomate me gusta espesísima, primero, y luego que sepa solo a tomate, nada más. Si acaso, un poco de orégano. Pero cuando pica, ya me echa para atrás). Midiendo la masa con una cuchara de helado me salieron 29 albóndigas justas, pero esto, como todo, depende de cómo las hagáis. Yo las hice tamaño albóndiga, no tamaño pelota de fútbol. Si las hacéis más grandes, habrá que ponerlas más tiempo en el horno.

Porque esta receta lleva horno. Habréis visto pocas recetas así en el blog… porque el horno se me estropeó, así que he estado meses y meses sin utilizarlo. Y eso que es uno de mis electrodomésticos favoritos. Sí, gasta electricidad, qué se le va a hacer. Pero yo no lo noto mucho en la factura cuando le meto tralla, la verdad. La receta es de The Homemade Vegan Pantry, que se está transformando en uno de mis libros favoritos. Sin duda.

Ingredientes para 29 albóndigas, hechas con una cuchara de helado que mide 1 cucharada:

  • 1 cebolla muy picada (hazlo con un procesador de alimentos, o picadora, si tienes)
  • Aceite de oliva para saltear las cebollas
  • 225 gramos de champiñones, limpios y en cuartos
  • 2 cucharadas de tamari o salsa de soja (si eres celíaco, tamari)
  • 1 cucharada de miso de garbanzos o miso blanco
  • 2 tazas de arroz integral cocido (es decir, 280 gramos de arroz ya cocido: el peso es del arroz cocido, no seco y cocido después)
  • 1 taza de lentejas cocidas (190 gramos)
  • 1/4 taza (70 gramos) de tomate concentrado
  • 3 cucharadas (15 gramos) de levadura nutricional
  • De 4 a 6 dientes de ajo muy picados
  • 1 y 1/2 cucharaditas de albahaca seca
  • 1 cucharadita de romero fresco picado o 1/2 cucharadita de romero seco
  • 1/2 taza de avena en copos (60 gramos). Si eres celíaco, que no tengan gluten.
  • 1 taza de nueces molidas o 1 y 1/2 tazas de pan rallado. Si eres celíaco, sin gluten o nueces. Yo usé pan rallado y son 210 gramos.
  • Si usas pan rallado, 2 o 3 cucharadas de agua. Yo eché 3, que son 45 mililitros.

Preparación:

Precalienta el horno a 180º C y prepara dos bandejas forradas con papel de horno.

Calienta una sartén a fuego medio y saltea las cebollas, o en seco o con un poco de aceite. Yo eché una cucharada de aceite. Hazlo hasta que comiencen a pegarse un poquito (algo más de 10 minutos). Ten preparado un vaso de agua con una cuchara dentro para ir echando después cucharadas de agua y evitar que se pegue todo a la sartén. Si te hace falta, añade un pelín de agua.

Mientras las cebollas se hacen, pica muy menudos los champiñones en una picadora o procesador de alimentos. No quieres hacer un puré, pero sí dejarlos con la textura de la carne picada.

Cuando las cebollas estén, agrega los champiñones bien picados y saltea hasta que pierdan el agua (serán unos 7 minutos o más, depende). Agrega la salsa de soja y el miso, remueve y aparta del fuego.

Ponlo todo en un bol grande. Añade el arroz cocido y las lentejas y mezcla muy bien. Incorpora el tomate concentrado, la levadura nutricional, el romero y la albahaca y los ajos picados.

Ahora, en una picadora o procesador de alimentos, pica la avena. No quieres transformarla en harina, solo romperla un poco.

Ahora, decide si quieres usar nueces o pan rallado. Las nueces hay que transformarlas en harina. Yo usé pan rallado. Da una textura muy tradicional, el pan rallado, aunque también las probaré con nueces, porque nunca voy a desdeñar ningún plato con nueces. Pero el pan rallado me venía más a mano y no tenía que molerlo ni nada. Cuando llevas cocinando todo el día, lo cómodo gusta mucho. Si usas pan rallado, rocíalo con el agua para humedecerlo. Echa o las nueces o el pan rallado al bol y mezcla muy bien, amasando, con las manos. La mejor manera es apretar la masa como cuando cogías un pegote grande de plastilina y lo querías deshacer. Cerrando el puño. Así. Cuando esté toda la masa bien amalgamada, coge una cuchara de helado (o una normal) y haz bolas del mismo tamaño (mi cuchara mide 1 cucharada americana) y ponlas en la bandeja de hornear.

Hornea de 30 a 35 minutos, saca y ya están listas para utilizarlas como quieras. Se pueden comer así tal cual o añadirles salsa.

Hay una salsa de tomate con almendras que hace la madre de una amiga mía para las albóndigas y que tengo que encontrar pero ya. Si me acuerdo qué madre de qué amiga las hacía…

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

16 comentarios en “Albóndigas

  1. Tienen que estar de escándalo. Mi madre hace una salsa de almendras para las albóndigas pero no lleva tomate: almendras, cebolla, vino blanco, perejil… no sé qué más. Si quieres le pregunto y te pongo las cantidades, así te “pago” todo lo que me estás haciendo descubrir (aunque me estoy arruinando un poco también, porque libro del que hablas, libro que acabo comprando, que tengo una obsesión…). Desde que tienes el blog nuevo no me llegan las recetas directamente. ¿Me tengo que volver a abonar? Otra cosa: ¿podría sustituir los champis por otra cosa? Donde vivo no se cultivan y cuando los encuentro me cuestan un ojo de la cara (y mira que me chiflan).

  2. Ay, sí! Pide la receta! Y la hago!

    No sé dónde vives, pero me parece raro que no haya champiñones! Bueno, aquí en Extremadura, durante mucho tiempo solo había una clase y muy baratos. Prueba con otra verdura muy picada!

    1. Más vale tarde que nunca, así que aquí te pongo la receta de la salsa de almendras: en aceite de oliva, se fríe un trocito de cebolla picadita y se retira. En el mismo aceite se fríen 10 o 12 almendras, un par de ajos y unas rebanaditas de pan. Se saca de la sartén, se deja enfriar todo un poco y se machaca muy bien en el mortero. Este majado se le añade a la salsa que ya tengas (un sofrito de cebolla y pimiento, el caldo que utilices, un poquito de vino blanco) y se deja hervir hasta que esté bien incorporado y haya espesado la salsa. Y a chuparse los dedos tocan. Si se quiere hacer menos graso, se pueden tostar las almendras y el pan en vez de freírlos. No sabe igual que con el aceite de oliva pero también está muy bueno. En el mortero se pueden añadir unas hojas de perejil también. Mi madre la utiliza para las albóndigas de carne, pero es una salsa que se puede utilizar con cualquier ingrediente, así que yo creo que con tus albóndigas tiene que quedar de escándalo.

      Lo de los champis es normal, es que vivo en la otra punta del mundo (Isla Reunión, ¿te suena?), pero aunque no tengamos champiñones (y mira que me pirran…) tenemos todas las especias que quieras y más, incluida el asa fétida que a ti te cuesta tanto encontrar, jeje.

  3. Qué buena pinta tienen!! Pero, ¿hamburguesas o albóndigas? 😛 [Lo digo porque pone hamburguesas en la lista de ingredientes] Supongo que si las aplastamos saldrán hamburguesitas 😀
    Da igual, tienen que estar de lo más ricas! Yo hago albóndigas vegetales de vez en cuando sobre todo para que el elfo coma más verduras sin quejarse, que es un poco tiquismiquis con ciertos productos. Y oye, para ser súper carnívoro se las come con gusto, eso desmuestra que una buena receta no está reñida con el sabor. Tu receta me parece genial así que me la llevo.

    1. Jaaaa. Por Dios, tanto hacer hamburguesas, tanto hacer hamburguesas… Es que solo pienso en hamburguesas! La masa sirve para aplastarlas y hacer minialbóndigas también. Eso seguro.

      Jo, qué lío: aplastarlas y hacer MINIHAMBURGUESAS.

      Te va a encantar. Y al carnívoro también, porque tienen la misma textura que las de carne. 🙂

  4. Ya tengo todos los ingredientes, así que de hoy no pasa que las haga. Sólo tengo una duda, ¿los gramos de arroz son ya cocidos? ¿A cuánto equivalen secos? (lo digo porque imagino que cocidos pesarán más por el agua que cogen y eso)

    1. El peso es cocido. Seco no sé cuánto es porque yo cuezo mucha cantidad y no me fío de las equivalencias de internet (en teoría son tres veces más: el arroz seco pesa tres veces menos que el cocido si es integral. Si no lo es, dos, por lo visto). Lo bueno del integral es que se puede congelar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *