Risotto de champiñones

El risotto es más fácil que el mecanismo de un chupe. De verdad. Y se tarda un poco (es decir, se tarda algo más que abrir una bolsa de ensalada y sacar un tupper de la nevera con las sobras de ayer: te dirán en todas las recetas que tarda 20 minutos: no: el arroz está hecho cuando está hecho: punto). Si vais a un restaurante y os lo ponen con nata, eso es arroz grasiento: no es risotto. Lo hacen los malos restaurantes para no tener que estar removiendo el arroz. Es decir, para no tener que cocinar.

Ingredientes para 2 raciones:

  • 90 gramos de arroz arborio o carnaroli; es decir, arroz especial para risotto
  • 300 gramos de champiñones limpios y en rodajas o en trocitos, lo que prefiráis
  • 1 puerro grande
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 60 mililitros de vino tinto
  • Aceite de trufa
  • Parmesano vegano
  • 1 litro de caldo vegetal

Preparación:

Usarás dos fuegos: en uno, pondrás el caldo vegetal a hervir y en el otro, el arroz. Cuando hierva el caldo, baja el fuego (pero que siga haciendo chup chup).

En una olla grandecita, se calienta el aceite y se añade el puerro, muy limpio y cortado a rodajas. Se deja que se dore durante unos cinco minutos a fuego medio. Luego, se añaden los champiñones con sal al gusto y se sube el fuego para que el agua que contienen se evapore: esto tardará unos 7 minutos. A continuación, se agrega el arroz y se le da unas vueltas, durante un minutillo o así, para que se fría. Incorpora el vino y deja que cueza y se evapore, dando vueltas.

Una vez se haya evaporado el vino, coge un cazo del caldo (solo un cazo: en el risotto, no se echa todo el caldo de golpe) y remueve bien. Contra lo que las malas lenguas dicen, no hace falta estar removiendo constantemente sin apartarte del fuego un minuto. Pero sí hay que remover: yo lo que hago es dejar que el caldo cueza y, cuando veo que se está evaporando, pero que queda como la mitad, voy removiendo: cada par de minutos o así. Sí que hay que tener en cuenta que, si ves que se evapora muy rápido y el arroz comienza a pegarse, baja el fuego. Una vez que el primer cazo de caldo se haya consumido, deberás echar otro y repetir la operación: remueve cada dos minutos o así, unas vueltecitas, con una cuchara de madera. Y así deberás ir, buscando que el arroz esté en su punto. ¿Cómo lo sabré? Porque cambia de color, se mimetiza con el color que adquiere y se vuelve cremoso y meloso porque se libera el almidón. Y además, porque irás probándolo para ver si está una vez que hayas echado cuatro cazos o así.

Aquí se puede ver el arroz melosito

Cuando el arroz esté listo, es hora de servirlo. Lo que veis en las fotos son laminitas de champiñón crudo, que le queda muy bien. Lo más dorado es parmesano vegano, que yo hice con 40 gramos de almendra molida que tenía por ahí, tres puntas de cuchillo bien servidas de ajo en polvo y 8 gramos de levadura nutricional. Pero la receta original la tenéis en el enlace de los ingredientes.

También le podéis echar un chorrito muy pequeño, unas gotas, de aceite de trufa, que le dará un sabor exquisito, o unas setas en polvo (que se hacen con setas secas, de las que venden en el Aldi mismo, pasadas por el molinillo del café hasta que se conviertan en polvo). Prueba de sal, desconecta el móvil y disfruta.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

8 thoughts on “Risotto de champiñones

  1. Uf, qué pinta, por favor! Yo los risottos los hago en la olla a presión, siguiendo la técnica de hippressurecooking.com, y salen clavados (por lo menos a mí me gustan como quedan, y sin remover). Gracias por tus recetas y por todos los sitios y libros que me estás haciendo descubrir, que aunque no soy vegana, ni siquiera vegetariana (por el momento, pero me lo estoy pensando en serio), estoy encontrando mucha inspiración para conseguir que en casa comamos mejor poco a poco y mira que lo tengo difícil con mi marido y mis hijas super carnívoros).

    1. Buscaré la técnica de olla a presión porque a veces es muy tarde, quiero risotto y me entra mucha pereza para remover. También quiero probar cómo quedan en la crock pot…

      Yo era súper carnívora también. 😉

  2. Bien-bien-bien. El risotto no lleva nata. La carbonara no lleva nata. La nata hace que todo sea fácil y sabroso, pero es muy prescindible 🙂

    Ay por fin alguien que no llena de lactosa los risottos xD

  3. Gracias por insistir en que un buen risotto JAMÁS lleva nata. Odio cuando te la mete en los restaurantes, con lo fácil que e sun risotto bueno de verdad, en su sencillez.
    Mi primer risotto lo probé en ¡Suiza! cuando tendría unos 12 años. Era de setas y me enamoró, luego descubrí que podía hacerlo casero y ya me quedé enganchada :).

    Qué pinta tiene!

    1. Yo, hace bien poco, cuando me lo cocinó una amiga mía. Era risotto de calabaza, más rico… Es que el risotto de calabaza está bien bueno, la verdad.

      Luego comí un risotto en un restaurante. Con nata. A mi hermano le encantaba, porque no lo había probado de otro modo… Creo que aún no ha probado un buen risotto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *