Curry de lentejas, acelgas y boniato

Tengo un nuevo libro de recetas veganas favorito. Se llama But I Could Never Go Vegan! y lo ha escrito Kristy Turner. Su curry de lentejas, boniatos y acelgas fue lo primero que hice, salen siete raciones de las mías, y me alucinó. Riquísimo. El libro está dividido en todos los apartados cuyas excusas usa la gente para decir que nunca podría ser vegana: no puedo dejar el queso, cocinar vegano es muy difícil y lleva mucho tiempo, de dónde saco las proteínas, qué hago en las reuniones familiares… Está lleno de fotos, las explicaciones son clarísimas y es uno de los libros de cocina mejor editados que he visto jamás.

Yo he tuneado la receta un poco, porque los de MyProtein me regalaron un bote de aceite de coco (es la primera vez que cocino con aceite de coco: da un pelín de sabor, que a este curry le viene fenomenal, pero si no tenéis, usad aceite de oliva). Huele maravillosamente cuando se está fundiendo y, por lo visto, en postres, como sustituto de la mantequilla en ciertos bizcochos, va fenomenal. No lo he probado ni lo voy a probar, que me veo comiendo un bizcocho entero yo solita. Ni modo.

Aceite de coco de MyProtein.

Este curry se puede servir con arroz: de hecho, está muy rico con arroz. Yo he optado por hacerle la foto tal cual, al curry solo, porque ya sabéis que yo cocino y congelo, cocino y congelo. Además, me he comprado un congelador pequeñito con tres cajones y por fin voy a poder cocinar más. De hecho, estos días de vacaciones me estoy dedicando a cocinar, ordenar mi casa, jugar con mis gatos e intentar que una mastina buena y noble tenga una mejor vida. También he ido a un concierto maravilloso de la Orquesta de Extremadura. Se me van a acabar las vacaciones y no voy a saber qué he hecho estos días. Y estoy aprovechando para dormir también, cual lirona. Antes de comer, después de comer… Mis gatos me despiertan a las seis de la mañana, llueve, truene o haga sol, así que ahora aprovecho y duermo.

Cuando pongo “siete raciones de las mías”, quiero decir que son las mías, las de mi dieta de adelgazamiento (sí, llevo un año y medio parada en el mismo peso… Miento: en verano, con el Festival, puse kilos y kilos que ya me he quitado: moraleja: poner kilos es muy fácil, quitarlos ya es otro cantar). Sed libres de poneros hasta el culo. Porque esto está impresionante.

Ingredientes para 7 raciones de las mías:

  • 2 cucharadas de aceite de coco (o aceite de oliva)
  • 1 cebolleta pequeña picada
  • 3 dientes de ajo muy picados
  • 1/2 pimiento jalapeño picado
  • Un trozo de unos 2,5 cm. de jengibre fresco picado (o seco, si no tenéis fresco, poned 1/2 cucharadita)
  • 1 cucharada de curry
  • 1 y 1/2 cucharadita de garam masala
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1200 mililitros de caldo vegetal
  • 375 gramos de boniato, pelado y picado en dados
  • 315 gramos de lentejas
  • 170 gramos de yogur natural de soja sin endulzar o yogur vegano de coco, si es que lo encontráis: aquí yo no lo encuentro y puse de soja
  • El zumo de 1/2 lima
  • Un buen manojo de acelgas (yo puse 300 gramos), lavado y picado
  • 1 cucharadita de sal negra: sí, tengo sal negra en escamas, que compré en Carrefour. La probé sola y creo que sabe exactamente igual que la sal normal, así que no la compréis si no queréis: en teoría tiene un ligero sabor ahumado que mi paladar de fumadora no apreció en absoluto.

Preparación:

Yo, para las legumbres (y para todo en general) uso una olla de hierro colado vitrificado de Le Creuset, que compré en Lecuine. porque son un encanto y funcionan de maravilla. El hierro colado implica que, cuando pone “a fuego medio” tú lo has de poner a fuego medio-bajo, porque se calienta que no veas. Como asumo que la mayoría no os habéis gastado 180 en una olla (pero vale lo que cuesta y algo más, os lo digo, y dura toda la vida), os pongo las indicaciones para ollas normales.

Calienta el aceite de coco en la olla a fuego medio hasta que se disuelva si es que está líquido (porque el aceite de coco se solidifica con las bajas temperaturas). Agrega la cebolla y póchala durante unos 5 minutos. Ahora añade el ajo y sofríelo, removiendo, durante 1 minuto. Echa en la olla el jalapeño y tenlo, removiendo, 2 minutos. Ahora es el turno de las especias: agrega el jengibre, el garam masala y el curry y remueve sin parar durante 2 minutos para que se mezcle todo muy bien. Verás que se pega un poquito. Desglasa con algo de caldo (desglasar significa echar un poco de caldo en la olla y raspar con una cuchara de madera el fondo).

Añade el resto del caldo, los boniatos, las lentejas y remueve bien. Lleva a ebullición con la tapa puesta. Cuando hierva, baja el fuego. No quites la tapa, pero apártala un poquito. Solo un poquito, para que quede una rendija por la que salga el vapor. Ahora tienes que dejarlo hervir así, a fuego lento, el tiempo suficiente como para que se hagan tus lentejas. ¿Y eso cuánto es? Pues de 20 minutos a 45. Depende de las lentejas que hayas usado. No te fíes del paquete, porque en los paquetes (al menos, en los que yo tengo) pone 1 hora 45 minutos y con esa cantidad de tiempo se quemaría tu casa entera, me temo.

Cuando las lentejas estén hechas, añade el yogur, el zumo de lima y las acelgas picadas. Remueve bien, deja que las acelgas se rindan un poco y añade la sal. Remueve para que se disuelva y agrega pimienta si quieres. Yo no le puse porque mi curry ya es suficientemente picante.

Sirve con arroz y tendrás una comida riquísima. De postre una fruta y vamos que nos matamos de placer culinario. Si lo sirves sin arroz, como hago yo para las cenas, como es poquita cantidad hago también una ensalada y está riquísimo todo.

Qué placer tan grande comer bien.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

13 thoughts on “Curry de lentejas, acelgas y boniato

  1. Mmmmm, me has dado una idea estupenda para cocinar este finde. Ya me tocaba legumbre, que esta semana la he tenido muy abandonada, y me apetecía hacer algo nuevo. Tenía en mente el minestrone de hace unos días, pero me llama más esta. Lo voy a tunear un pelín, que no tengo boniato pero sí una calabaza empezada (en este tiempo la calabaza es mi amiga) y a priori creo que se puede intercambiar una cosa por otra para esta receta. Ya te contaré. El último tuning que le hice a alguna de las recetas que cuelgas de tus libros veganos no me saió mal del todo.
    El curry que gasto yo es el jamaicano de Spicy July. Es parecido al normal pero con cierta sobredosis de capsaicina. Vamos, bastante más picante. Me dieron a oler otro con el que ya no me atreví… Casi me lloraron los ojos, jejeje. Creaste un monstruo cuando me hablaste de esa magnífica tiendita.
    Un saludito.

  2. Me has vendido el libro MUY bien. A la wishlist!
    Este curry se parece mucho a los que suelo preparar yo en casa a ojo, anque suelo usar calabaza (que tengo muchas) y espinacas en lugar de acelgas (que me gustan mucho más). Qué buena pinta tiene, ahora sí que apetecen platos así. Ah, yo también preparo este tipo de recetas en mi olla de Le Creuset, fue un regalo de mi suegra y me encaaaanta :D.

    Un abrazo

    1. Estoy enamorada de tu suegra! Le Creuset, Sacher…

      La primera vez las hice con espinacas. Pero es que solo he comido acelgas dos veces en mi vida y pensaba: variedad, Olga, variedad. Por ejemplo, ahora tengo una col rizada. Nunca he comido col rizada. Qué hago con ella?

  3. Pues yo sí he probado el aceite de coco en bizcochos, y la verdad es que le da un toque muy bueno y diferente, aunque cada vez los hago menos por reducir el azúcar en la dieta (que con algo hay que endulzar los bizcochos, y desde que hago “dieta” con Lucía cada vez tomo menos endulzantes por muy naturales que sean). Pero si algún día tienes visita o a quien regalar un buen trozo de bizcocho (para no comértelo tu entero) seguro que no te defraudará. Es muy sutil ¡pero le da un toque diferente muy rico!.

    Por cierto me suena eso de los gatos de madrugada…yo lo llevo bien pero mi marido no y ya no sabemos que hacer para que nuestra gata no se ponga a dar carreras de madrugada! Si encuentras alguna solución compartela conmigo por fi, me harías un gran favor.

    Con la col rizada puedes rehogar unos ajos con pimentón y añadirle la col salteándola, y también añadirle unas patatas hervidas o al vapor, rehogado todo junto al pimentón. Yo a veces lo hago, la verdad no tengo muchas más recetas con col, en casa de mis padres jamás se ha comido así que yo la añado a mi dieta ahora de esta forma. Pero seguro que en internet hay muchas más recetas.

    ¡Y ánimo con la dieta! Con platos tan ricos como este es más fácil cuidarse, ¡a mi me encantan los boniatos!

    ¡Un abrazo guapa!

    1. No hay solución. Intentar cansarla por la tarde, me dijeron. Ororo se puede tirar cinco horas jugando sin descanso. Así que ya me dirás…

      Probaré lo del bizcocho… Algún día.

  4. Acabo de sacar de la olla seis raciones y está delicioso. No he encontrado yogures de soja “naturales”, así que le he añadido de leche de vaca y le da una suavidad al curry magnífica.

  5. […] No sé ni cuántas veces he hecho este paté ya. Para Navidad, para llevar a una cena, para regalarlo… Es que está tremendo, oigan. Para comerlo a cucharadas también (yo es que meto la cuchara en todo). Se lo debemos al libro de Kristy Turner, del cual ya hice su tremendísimo curry de lentejas y boniato. […]

  6. Hola! Qué receta más rica y qué blog más interesante tienes!! Felicidades.
    Me he enamorado ha sido del plato con decoración india sobre el que está el cuenco con el curry. ¿Sabes de qué marca es o te acuerdas dónde lo compraste? Yo quiero!!!
    Namaste! Sandy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *