Hummus Mtabal

Sí. Una triste receta de hummus, que es batir, es lo único que me ha salido bien últimamente. Por primera vez, se me quemó la olla cerámica de mi olla lenta, intentando hacer un two-lentil dal que se quedó corto de agua. Moraleja: las ollas lentas calientan cada una como Dios les da a entender, así que la primera vez que hagas una nueva receta en una olla nueva (sí, tengo dos), no te vayas de juerga. Vigílala.

Total, que le eché agua a las lentejas, salvé lo que se podía salvar y lo repetiré, porque de sabor están muy  buenas. Incluso aguadas y todo.

Yo me lo como todo, aunque no lo cuelgue en el blog.

Al menos, el hummus está inmenso de rico. No lleva especias, tomé la receta de un libro que se llama Everyday Lebanese Cooking, de Mona Amadeh, omnívoro, por cierto, pero con algunas buenas ideas.

Ingredientes:

  • 250 gramos de garbanzos cocidos
  • 130 gramos de tahini de sésamo crudo (sin tostar)
  • 2 dientes de ajo picados
  • 50 mililitros de zumo de limón (de 1 limón grande)
  • 1 cucharadita de sal
  • 60 mililitros de agua fría (usé caldo de cocer los garbanzos)

Preparación:

Esto es bien simple. Se mezclan en un bol todos los ingredientes, excepto el agua. Se usa una batidora o un robot de cocina (yo prefiero el robot, porque controlo la textura y me gusta el hummus un pelín granuloso) y se añade el agua en hilo mientras se bate. Vigila la consistencia que deseas (siempre, teniendo en cuenta que el hummus espesa cuando se enfría). Se pasa a un bol de servir y listo.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

11 thoughts on “Hummus Mtabal

  1. Hola! te ha quedado muy bien 🙂 Enhorabuena por el blog, ánimo con las lentejas. A mi al hummus me gusta ponerle un pelín de comino, le da un toque especiado muy rico, y por encima un poquito de aceite de oliva y pimentón dulce. Ya me dirás si lo pruebas!

  2. Mmm, recetita, siempre bienvenida es.
    Mi relación con el hummus es curiosa. Mira que digo que soy todívoro, pero con los purés de legumbre en general no puedo. Un plato de lentejas o de alubias me harán feliz. Dame ese mismo plato en puré y me verás comer haciendo arcadas. Y no se por que, porque las cremas de verdura y similar me encantan. Pero el hummus es diferente: me gusta mucho pese a ser más o menos un puré de legumbre. Hará un mes o así busqué un par de recetas porque tengo ganas de hacerlo, así que tu receta es más que bienvenida :o) No se si este finde o para Semana Santa, pero no tardará más en caer. Y no todo van a ser recetas de 7 tenedores, 5 cucharas y 3 cuchillos para arriba. Para el día a día hay muchas cositas sencillas y deliciosas.

    Por cierto que las lentejas y las ollas las carga el diablo. Ayer me cargué yo un guiso de lentejas para toda la familia. En mi caso con la rápida, no con la lenta. Lentejas con carbonita, quedaron, y la olla marcada de negro por dentro, espero que no para siempre. La olla rápida la desaconsejo encarecidamente para las lentejas. La lenta obviamente es otro cantar. Por cierto que hace un tiempín me mencionaste el tema de la cocina lenta. No ha venido a cuento así que no he dicho nada, pero «te odio» por ello. Ayyys. Lo investigué y ahora quiero… NECESITO un chisme de de esos de cocina lenta. Supongo que me haré con uno en verano con la vista puesta en algún guiso para invitados y sobre todo algún plato de cuchara de otoño-invierno.

    Un saludito.

    1. Esta receta me gusta mucho, pero, para la que, para mí, es la receta insuperable de hummus es el Hummus del Candle Café, que también está en este blog: fue de las primeras que colgué, creo recordar.

      La olla lenta también se quema, ¿eh? Lo conté en el Facebook (sí, tengo un Facebook de Veganizando, y uno personal, y uno del programa de cultura que hago y un Twitter porque las redes sociales y yo somos muy amigas). Que cuelgo esta receta de hummus porque, verdaderamente, todo lo que hice que pretendía colgar en el blog salió hecho un fiasco y un hummus tiene que estar muy malo para que no me salga bien… Que también hay recetas de hummus poco conseguidos. Pero esta no. Y eso que tiene lo más básico: tahini. limón, ajo, garbanzos: vaya cosa.

      Un beso. Yo mando besos.

      1. Echaré un ojillo a la receta que me dices. Cuando empecé a seguirte di una vuelta general por el blog, pero como para quedarme con todo…

        En Facebook ya he echado un ojillo a hurtadillas a veganizando ;o) Lo que veo es que estás hiperactiva en la red, jejejeje. Ahora me pica un montón la curiosidad por el programa de cultura… Ahí lo dejo :oP

        Y sí, claro, con la lenta también se podrán quemar las cosas, obviamente, pero me imagino que si no te quedas corta de agua tiene menos pelígro que la rápida. El anterior desastre que tuve con la olla rápida fue con agua de sobra. Se me ocurrió echarle un puñado de arroz a unas judías pintas y por no alargarlo cerré de nuevo la olla. Ni 5 minutos tardó en extenderse un horrible olor a quemado por toda la casa. A veces creo que estoy intentando fastidiar esa olla inconscientemente para comprarme otra. En todo caso: NO LE PONGÁIS ARROZ A LA OLLA RÁPIDA salvo en modo cazuela normal. Se va al fondo, se agarra y se lía parda.

        Gracias Sarmale.
        Un besillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *