La despensa vegana – El tofu (III)

Como me enrollo mucho, porque con un teclado o un bolígrafo tengo mucho peligro (o eso decían mis compañeros en la Facultad) esta entrada viene de aquí, que a su vez viene de aquí. Ahora ya nos metemos en faena.

Congelar el tofu, ¿sí o no? 

Me voy a remitir, para empezar, a esa biblia de la cocina (iba a decir vegana, pero no: a esa biblia de la cocina a secas) que es CreatiVegan.

No congeles el tofu salvo que quieras que tenga una textura completamente esponjosa. Al congelarlo se forman cristales de agua que rompen la estructura del bloque y lo convierten en una especie de esponja (al descongelarlo), totalmente roto por dentro. Aún así se puede comer el tofu de esta manera, está muy bueno haciéndolo a la plancha con especias. Si lo vas a congelar para conseguir este efecto asegúrate de meterlo primero en una bolsa de congelación y después en un tupper bien cerrado, de esta manera evitaremos quemaduras por frío (el tofu se vuelve amarillo oscuro y seco).

Es una práctica muy común congelar bloques de tofu firme para alterar su textura y que recuerde a la de la carne picada. El tofu contiene agua y esta agua se expande cuando lo congelas. Cuando se descongela, se desmigaja un poco. Lo puedes descongelar rápidamente sumergiéndolo en agua caliente y luego estrujándolo para eliminar el exceso de humedad.

Tofu al curry. Cocinado y congelado después.

Eso sí: no tienes por qué desmenuzar el tofu si lo has congelado. Una vez descongelado, puedes cortarlo en tiras, marinarlo o cocinarlo en alguna preparación que lleve salsa. Los poros adicionales que ha ganado con la congelación funcionan muy bien para absorber la salsa o una marinada. De todos modos, Deborah Madison indica que no ha conseguido los resultados que esperaba congelándolo y que prefiere usarlo fresco. Yo lo que hago es cocinarlo y luego congelarlo: cuando lo cocinas (a daditos, primero a fuego medio-alto) la capa exterior del tofu se sella y el interior permanece blandito.

Si deseas conseguir la textura de la carne picada, para hacer una hamburguesa, por ejemplo, será mejor que comiences con un bloque de tofu firme, desmenuzado con los dedos y luego “secado” en una sartén con un poco de aceite, sal y pimienta durante unos minutos. Conseguirás esa textura mejor que congelándolo.

Índice de entradas sobre el tofu:

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

2 thoughts on “La despensa vegana – El tofu (III)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *