Comida consciente II

Este post viene de aquí. De que comer es un acto político y hay que actuar consecuentemente.

Guarda los alimentos correctamente.- Muchas, muchas preparaciones se pueden congelar. Y las verduras casi crudas, escaldadas dos minutos en agua hirviendo. No sirve de nada invertir mucho tiempo en comprar comida, si luego dejamos que se estropeen las verduras en el cajón de la nevera.

Compra lo que necesites.- En todos los barrios hay una frutería. Eso, para empezar. Es mejor localizar una frutería cerca de casa (que además es comercio local) y comprar varias veces por semana solo lo que vayas a comer, sobre todo la fruta. No compres un montón de kilos de verdura, a no ser que la vayas a cocinar y congelar.

Los pesticidas.– Hay gente que se preocupa por los pesticidas. Yo me como toda la fruta con piel (ejem, toda no, pero para que nos entendamos) y tampoco pelo los tomates. En Estados Unidos, el Pesticide Data Program, que es el organismo que se ocupa de analizarlos, recomienda lavar las verduras y las frutas con jabones específicamente diseñados para este fin y no con lejía u otro tipo de productos. Y siempre, claro está, se puede comprar fruta y verdura ecológica (a un agricultor, queremos decir, porque las zanahorias venidas de Italia, pues muy ecológicas no es que sean). Aquí hay un artículo interesante de Directo al Paladar sobre los pesticidas, en el que termina diciendo que dejemos de preocuparnos por ellos y comamos más. Y yo estoy de acuerdo. Si alguien tiene más información que yo sobre este tema, que la deje en comentarios y me hará feliz.

Foto de albaricoques de las Huertas del Abrilongo, que es mi grupo de consumo.

El peso importa.- Si pesa, como norma general, es un indicativo de que está maduro. Cuida también de que las verduras y las frutas no tengan golpes, magulladuras o grietas. Si no las tienen, no se las hagas tú: guárdalas con cuidado en la bolsa antes de llevarlas a casa. Estamos hablando de golpes, magulladuras o grietas. No de belleza. Las frutas y las verduras tienen que estar ricas: no ser bonitas.

Compra productos locales y de temporada.- El sabor se pierde cuando hay que recolectarlos mucho antes para llevarlos a miles de kilómetros (sí, miles) de su destino.

Procura conocer los sitios donde comprar a granel.– En muchas fruterías y tiendas de productos ecológicos venden a granel alimentos como el aceite o las legumbres. Son más baratos y no vienen empaquetados. Puedes guardar una bolsita pequeña de tela para transportarlos y usarla solo para eso. Con el aceite no, claro: con el aceite, mejor, lleva una botella. Lo de la bolsa ni se te ocurra.

Guarda los productos a granel en tarros herméticos.- Ponles etiquetas con la fecha en que los compraste, porque las legumbres, al año, más o menos, ya las puedes cocer y cocer que no se van a ablandar… No los pongas al sol: siempre, como dicen todas las etiquetas, en un sitio fresco, oscuro y seco.

Comida enlatada o en tarros.- Cómprala solo para tener algo de reserva por si acaso: esto incluye las legumbres. Sí, han de estar ocho horas en remojo. Pero no hace falta que las mires. Y, si tienes una crock pot, las puedes cocer y largarte de cañas, poner tres lavadoras, tender y mirar Canal Cocina, todo junto. La comida enlatada suele tener fechas de caducidad altas, pero también es alto su contenido en sodio y en azúcar y en conservantes. Evita los tarros que no estén en perfectas condiciones, las latas abolladas o que se han almacenado al sol (esto se descubre porque la etiqueta está descolorida).

 Índice de posts sobre comida consciente:

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

4 thoughts on “Comida consciente II

  1. Totalmente de acuerdo con todos los puntos!! Yo intento hacerlo todo, aunque con la invasión de productos industriales que tenemos en la actualidad no es nada fácil vivir de forma natural…
    En casa tenemos botes de cristal que utilizamos para arroz, pasta, legumbres… intentamos comprar a granel, así ahorramos embalajes y dinero!!
    Un abrazo guapa!!

    1. Yo compro las legumbres generalmente a granel (otras veces no). Y no compro nada precocinado (la salsa de tomate se hace en un pis pas). También es cierto que esta sociedad no te deja vivir de manera poco dañina 🙂

  2. Acabo de encontrar tu blog justo ahora mismo y al descubrir que eres de Mérida, como yo, me ha dado una alegría. ¿Conoces algún sitio donde pueda comprar productos ecológicos u orgánicos?
    ¡Un saludo!

    1. Pues yo compro ecológico en un productor, Huertas del Abrilongo. Trae cada 15 días. Sé que en Carrefour también tienen. A veces. Pero yo no compro en Carrefour nada de fruta y verdura. Tiendas, como tal, no hay… Pero sí en Badajoz, dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *