Comida consciente I

Cada vez estoy más convencida de que comer es un acto político y de que nuestras elecciones de consumo pueden cambiar las prácticas industriales. Buscando libros y artículos sobre cómo ordenar la despensa y cómo comprar responsablemente, sobre todo teniendo en cuenta que yo soy sola, me encontré con Keys to the kitchen. Y sus consejos me parecieron muy interesantes para incluirlos en el blog, con mis aportaciones.

Conoce qué compras.- ¿De dónde viene tu comida? Aunque este es un blog vegano, me consta que el 90 por ciento de mis lectores son omni… carnívoros, digamos, porque la mayoría de la gente come carne con cosas. Un ejemplo: el filete viene de una ternera, ¿sí? Pues si la ternera ha comido guarrerías y ha vivido hormonadita perdida, todo eso te lo comes tú. Sí, también te comes los pesticidas de las plantas.

Piensa en la cadena alimentaria.- La base de la cadena alimentaria son los vegetales y la cúspide, otros animales. Basa tu alimentación en el último escalafón de la cadena: verduras, legumbres, cereales: lo que da la tierra. Cuanto más alto se sube, más huella ecológica dejamos. Si te preocupa el medio ambiente, come menos carne (o no la comas).

Haz un lunes sin carne.- La mayoría de la gente no es realmente omnívora. Son, más bien, por lo que decía antes, carnívoros que usan las verduras y las legumbres como acompañamiento. Esta idea se la leí a Ardid y me encantó. Puedes probar a hacer un lunes sin carne. Si ya lo haces, puedes probar a no comer carne dos días por semana. Tu salud también te lo agradecerá. Y tu paladar, te lo aseguro. Y tu práctica culinaria.

Compra responsablemente.- Tres palabras: local, sostenible y de temporada. No hace falta comer de todo durante todo el año: no necesitamos traer cerezas de Chile cuando aquí en verano las hay del Jerte. Compra en la frutería de tu barrio: es más barato, el producto no ha llegado a través de varios países y ayudas a la economía de tu zona.

 Índice de posts sobre comida consciente:

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

13 thoughts on “Comida consciente I

  1. Yo esas cosillas las tengo muy en cuenta a la hora de comprar. Desde hace años. Reconozco que a veces no es fácil y que va acompañado de un esfuerzo económico considerable pero siempre que puedo compro más local y ecológico.
    Poco a poco estoy intentando aplicar en mi alimentación del día a día lo que ya hace años que practico con los productos corporales, faciales… (todo natural, nada de químicos). Hace semanas que lo pienso a diario, que tengo que acabar de dar el salto y tomar una decisión importante respecto a mi alimentación. En ello estoy estos días.

    1. Esfuerzo económico y de tiempo, porque yo tardo en hacer la compra: esto en el herbolario, lo que no me queda más remedio en el supermercado; esto en el grupo de consumo; esto en la frutería… Pero la verdad es que no me cuesta.

      De productos corporales y faciales tendríamos que hablar… 🙂 Yo ahora estoy comenzando a cuidarme. Y no entiendo de cremas ni de nada.

  2. Pues Ardid no se inventó lo de los lunes sin carne ni pescado, jeje. Creo que es una iniciativa con origen USA (como el 99% de las alubias del super, jopeta), que conocí en el blog de Lucía. Mirada por encima del hombro por una parte de los vegetarianos, me consta, pero a mí mi madre me enseñó que toda piedra hace pared 😉

      1. Jeje, sí? Es posible. Lo creo firmemente. Conozco a mucha gente que se alimenta básicamente de proteínas de carne, ni siquiera de carne y pescado. Sólo carne, porque el pescado no les quita el hambre. Toma ya. Imagina cómo funciona la conexión cerebro/estómago…

        1. Sí. Yo me doy cuenta ahora viendo Canal Cocina. Todo es carne. Y luego pescado, pero sobre todo carne. Qué curioso, sí, la conexión cerebro/estómago.

  3. Muy interesante,……
    Yo despues de algunos años me doy cuenta de «la panzá a leer que me pego cuando voy a comprar cosas nuevas».
    Con el tema de la alimentación pienso que a poquitos pasos que se den………. es un gran avance!!
    Un beso!!

    1. Yo antes no leía nada. Ahora lo leo todo y, si no entiendo una palabra, no lo compro. Así que he dejado de comprar casi de todo, menos arroz, pasta, arroz, pasta…

Responder a IFeelCook Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *